Millonarios en la informática Millonarios en la informática
Aunque la informática nació hace muchas décadas, la explosión mundial de esta ciencia se produjo mediada la década de los años noventa del siglo... Millonarios en la informática

Aunque la informática nació hace muchas décadas, la explosión mundial de esta ciencia se produjo mediada la década de los años noventa del siglo pasado. En los años ochenta se dan los primeros casos a nivel mundial de jóvenes (y no tan jóvenes) informáticos que de la noche a la mañana se convierten en multimillonarios por medio de sus ideas y proyectos.  

A lo largo de los años han seguido surgiendo nuevos talentos que se convierten en multimillonarios por una idea que han sabido llevar a buen puerto. Pero, al mismo tiempo, se ha creado un falso tópico sobre las ideas en este mundo científico. 

En la actualidad en la informática existe una concepto generalizado de que con una simple idea una persona puede pasar del más absoluto anonimato a la fama, y a convertirse en multimillonario. Podemos hablar de la primera generación de nuevos millonarios en base a explotar una idea: Bill Gates y Paul Allen con Microsoft, Steve Jobs y Steve Wozniak con Apple, etcétera. Y también podemos hablar de los nuevos millonarios, como Zuckerberg con Facebook. Todos tienen algo en común, explotaron una idea desde el inicio y consiguieron hacer que esa idea fuera imprescindible en nuestras vidas. 

Pero la realidad es muy diferente: Nadie con una pequeña idea se convierte en multimillonario de la noche a la mañana. Y las pequeñas ideas tienen que transformarse en ideas complejas para alcanzar la globalidad que aporte el éxito. 

Para que una idea sea global y tenga éxito, se requerirá una importante labor de gestión para conseguir inversores. Sin una inversión económica inicial, es imposible dar globalidad a la idea original. Microsoft, Apple, Facebook: todas estas empresas explotan después de invertir una cantidad de dinero importante. 

Las ideas simples serán globales cuando se transformen en complejas. Una red social es simple en idea, pero para poner en marcha el proyecto hace falta un gran equipo y mucho trabajo. Es muy difícil convertirse en millonario con una idea sin antes necesitar de equipo de trabajo, además de la ya comentada inversión inicial. 

Y con las premisas dictadas en párrafos anteriores, podemos llegar a una conclusión importante: en las grandes ideas de éxito pesa más el marketing y negociación (parte ejecutiva) que la parte técnica. Con el marketing consigues la inversión y difusión, y de ahí se contrata a los mejores para levantar la parte técnica.

 

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…