WordPerfect 5.1… aquella pantalla de fondo azul… WordPerfect 5.1… aquella pantalla de fondo azul…
Cuando nació la informática personal –o doméstica– en la década de los años setenta y ochenta del siglo pasado, uno de los primeros usos... WordPerfect 5.1… aquella pantalla de fondo azul…

Cuando nació la informática personal –o doméstica– en la década de los años setenta y ochenta del siglo pasado, uno de los primeros usos que se dio a los micro-ordenadores, además del lúdico, fue el procesamiento de textos.

Con la proliferación de los equipos informáticos de uso personal y las impresoras, las pequeñas y medianas empresas comenzaron a desterrar las máquinas de escribir mecánicas y eléctricas para usar las primeras aplicaciones informáticas que permitían procesar textos. Poco a poco el uso empresarial también se fue trasladando a los domicilios particulares.

Hubo grandes aplicaciones para procesar textos como «WordStar» o «Writing Assistant», pero hubo una aplicación llamada «WordPerfect» que rompió esquemas y dominó el procesamiento de textos durante muchos años. Y dentro de aquella aplicación concreta, nos centramos en una única versión que fue un auténtico huracán en la informática; «WordPerfect 5.1».

Aquella versión nació en el año 1989 de la mano de «WordPerfect Corporation» y dominó el procesamiento de textos durante muchos años.

El texto se mostraba en la mítica pantalla «sin gráficos» con un exclusivo fondo de color azul.

Cuando el procesamiento de textos seguía siendo muy básico, aquella versión de «WordPerfect» permitía crear y editar tablas muy fácilmente, añadir gráficos  o fotografías, fusionar texto con base de datos, utilizar múltiples tipos de letras, efectos nuevos como el tachado, y un montón de funciones inexistentes hasta el momento. El texto se mostraba en la mítica pantalla «sin gráficos» con un exclusivo fondo de color azul, pero permitiendo ver –con mayor claridad que sus antecesores– donde se aplicaban los diferentes formatos especiales. Y después disponía de una vista previa en modo gráfico para ver el resultado.

El funcionamiento de la aplicación estaba basado en combinaciones de teclas para llamar a las diferentes opciones o formatos, y su uso llegó a ser tan habitual que muchos usuarios diseñaban plantillas en papel que se colocaban sobre las teclas de función para saber lo que se podía hacer con cada tecla de función en combinación con otras teclas de control.

La empresa desarrolladora del WordPerfect no supo adaptarse al nuevo mundo gráfico.

La decadencia de «WordPerfect 5.1» comienza, más o menos, hacia el año 1995 justo con la llegada del primer sistema operativo gráfico de Microsoft: el «Windows 95». La empresa desarrolladora del procesador de textos no supo adaptarse al nuevo mundo gráfico, y el procesador «Word» acabó por desbancar a «WordPerfect» en la cima de la popularidad.

En el año 1996 «Corel Corporation» adquiere a «WordPerfect Corporation» y continúa desarrollando la saga «Corel WordPerfect», pero más enfocado a ser una «suite» como «Microsoft Office». En la actualidad, todavía permanece en el mercado la «suite» pero con una cuota de mercado y una popularidad muy inferior a lo que en su época logró «WordPerfect 5.1».

La aplicación «WordPerfect 5.1» es, sin duda alguna, una auténtica leyenda de la informática, y llegó a ser tan popular como lo es hoy «Microsoft Word». Su pantalla con fondo azul sigue almacenada en la retina de muchas personas que durante muchos años convirtieron aquella herramienta en un software imprescindible en el día a día de la informática.

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…