Virtualmin y los servidores de Internet low-cost Virtualmin y los servidores de Internet low-cost
El «hosting» es un servicio muy de moda en la actualidad, ya que muchas personas basan sus proyectos en Internet. Por lo tanto muchas personas... Virtualmin y los servidores de Internet low-cost

El «hosting» es un servicio muy de moda en la actualidad, ya que muchas personas basan sus proyectos en Internet. Por lo tanto muchas personas necesitan tener una web en Internet operando las veinticuatro horas al día. Actualmente la oferta de empresas que ofrecen servicios de «hosting» es incontable; hay para todos los gustos.

Existe un grupo de personas —cada vez más extenso— que no les sirve un «hosting» estándar para sus objetivos, ya que necesitan tener a su disposición un servidor entero bajo su control. Normalmente este grupo de personas suelen ser profesionales de la informática, aunque a veces puede ser que también haya personas con un nivel de usuario que requieran un servidor para sus necesidades.

En la actualidad, a pocas personas les sale rentable montar su propio servidor a no ser que se vayan a convertir en proveedores de ese mismo servicio.

Hace unos años no era raro montar servidores en los propios domicilios, ya que alquilar uno en un centro de datos era realmente costoso. Pero con el paso del tiempo y la proliferación de servicios de Internet se ha logrado que los precios hayan disminuido mucho. En la actualidad, a pocas personas les sale rentable montar su propio servidor a no ser que se vayan a convertir en proveedores de ese mismo servicio.

Entonces, ¿qué opciones quedan? Por ejemplo… contratar un servidor dedicado, el cual estará totalmente bajo nuestro control. Pero esta modalidad sigue siendo costosa económicamente hablando, superando los 500 ó 600 euros al año ¿Existen otras opciones? Pues sí, desde que se ha avanzado tecnológicamente en el mundo de la virtualización, podemos contratar un VPS (Virtual Private Server) en lugar del servidor dedicado real ¿Y qué es un VPS? En un servidor real se montan varios servidores virtuales usando máquinas virtuales, y repartiendo los recursos según se necesitan. Con un único hardware, y con menor consumo eléctrico, se simulan varios servidores en uno.

En proyectos que no cuenten con un tráfico descomunal, un VPS puede ser más que suficiente.

La virtualización abarata costes hasta el punto de disponer de servidores VPS por una cuarta parte de lo que cuesta un servidor dedicado. Y el rendimiento y el funcionamiento a efectos del cliente es totalmente transparente. Lógicamente para proyectos muy grandes y con un tráfico descomunal, quizás sea necesario un servidor dedicado —no vamos a meter al buscador de Google en un VPS—, pero en proyectos que no cuenten con un tráfico descomunal, el VPS puede ser más que suficiente.

El VPS también es un buen medio para aquellos profesionales de Internet que están empezando y desean aprender lo más rápido posible sobre el mundo de la gestión de servidores; es un buen lugar para aventurarse en el aprendizaje.

Aunque el VPS es mucho más barato que el servidor dedicado, para muchos bolsillos sigue teniendo un coste elevado. Estamos hablando de un grupo de personas que quieren subir múltiples páginas web, pero no reciben ingresos ni viven de sus proyectos, por lo tanto el coste económico es esencial para determinar el éxito o el fracaso. Existe la opción de contratar un hosting multi-dominio en lugar de un VPS, pero con el hosting multi-dominio no existe control total sobre el servidor, ya que no se está contratando el servidor entero, solo la parte que hace referencia al espacio web y bases de datos. Para aquellas personas que desean tener su propio servidor puede ser muy interesante el VPS, pero hay que aclarar que hay dos modelos de contratación: el VPS gestionado, y el no gestionado.

El VPS gestionado es entregado con un panel de control licenciado como CPanel o Plesk, por ejemplo, y además el propio personal de la empresa que proporciona el servidor se encarga de la gestión de errores, seguridad, instalación, etcétera. Todo eso tiene un coste, la licencia del panel de control más el servicio que prestan los empleados del proveedor. Estamos hablando de 300 o 400 euros al año. Esta opción requiere menos conocimientos y menos gestión por parte del contratante, pero no es mucho más barata que el servidor dedicado.

En un VPS no gestionado, el propio contratante tendrá que encargarse de instalar el panel de control, configurar todo lo necesario, gestionar la seguridad, y de resolver todos los errores que puedan surgir en cualquier momento.

El VPS no gestionado es la opción más económica de todas para disponer un servidor entero bajo nuestra disposición y control. Pero… ¡cuidado!… al no ser gestionado, el proveedor te entregará un servidor virtual con el núcleo de Linux instalado y poco más. Por lo tanto el propio contratante tendrá que encargarse de instalar el panel de control, configurar todo lo necesario, gestionar la seguridad, y de resolver todos los errores que puedan surgir en cualquier momento. Este paso requiere conocimientos muy fuertes del mundo Linux (si el servidor contratado está basado en Linux, que es lo más común).

Y aquí llegamos al eje central de este artículo. Para gestionar un servidor VPS «vacío», lo ideal es montar un panel de control que nos hará la vida mucho más fácil en la mayoría de casos, e incluso nos podrá convertir en «resellers» creando cuentas y espacio web para terceros. Los dos paneles de control más famosos en la actualidad son Plesk y CPanel, pero ambos requieren abonar una cantidad por la licencia de uso. Por lo tanto de nuevo estamos gastando más dinero. Pero existen otros paneles de control sin coste…

Virtualmin es un panel de control de código abierto y gratuito en su versión «GPL» —existen versiones más completas de pago—. La versión gratuita permite alojar un número de dominios ilimitados y se puede descargar de su web oficial (http://www.virtualmin.com). Virtualmin es un excelente panel de control, que constantemente es actualizado y mejorado, y que nos permite controlar absolutamente todos los aspectos de nuestro servidor desde un entorno gráfico que incluye muchísimas opciones. También hay que tener claro que gráficamente no tiene la calidad de CPanel o Plesk, ni tiene el manejo tan sencillo e intuitivo como los productos de pago. Pero es un producto excelente, gratuito, y en constante mejora.

Un VPS, sin la debida protección, será un foco de continuos ataques informáticos a través de Internet.

Para hacerse una idea, un VPS completo no gestionado (gestionado por el contratante) con Virtualmin se puede conseguir por unos 80 o 90 euros al año (por ejemplo ver planes TMZVps), solo hay que asumir que los errores y toda la seguridad de nuestro servidor dependerá de nuestros propios conocimientos de Linux. El VPS con Virtualmin nos permitirá tener un servidor entero a nuestra disposición por un precio muy económico, pero será necesario contar con grandes conocimientos en seguridad informática para que todo lo que alojemos allí no peligre. Un VPS, sin la debida protección, será un foco de continuos ataques informáticos a través de Internet.

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…