La guerra entre CP/M y MS-DOS, y los mitos de la conquista del IBM PC La guerra entre CP/M y MS-DOS, y los mitos de la conquista del IBM PC
El 12 de agosto de 1981 IBM lanzó al mercado su nueva arquitectura de ordenadores IBM PC, donde el gigante de la informática buscó... La guerra entre CP/M y MS-DOS, y los mitos de la conquista del IBM PC

El 12 de agosto de 1981 IBM lanzó al mercado su nueva arquitectura de ordenadores IBM PC, donde el gigante de la informática buscó crear una arquitectura estándar aunque, al mismo tiempo, no buscó crear un sistema de ordenadores compatibles.

Al principio de la década de los años ochenta IBM era la empresa de informática más potente del mundo, y con la nueva arquitectura PC buscó alianzas con otras grandes empresas fabricantes de hardware… y en el apartado del software no fue diferente. En aquellos años iniciales de la informática personal, el sistema operativo CP/M creado por Digital Research bajo la dirección de Gary Kildall era popular; el CP/M era considerado el rey de las máquinas de 8 bits, y no faltó la razón en ello porque realmente fue un sistema operativo estable y de calidad.

El sistema operativo CP/M nació —comercialmente— en el año 1977 de la mano de Gary Kildall con su nueva empresa; era un sistema operativo monousario y monotarea creado para el microprocesador Intel 8080 y totalmente compatible con el Zilog Z80, ideal para esas pequeñas máquinas de 8 bits de la informática personal que estaba naciendo durante aquellos años. El CP/M creció rápidamente debido, entre otros factores, a ser el sistema operativo de los primeros ordenadores personales de éxito como, por ejemplo, el Altair 8800.

Gary Kildall hizo esperar a IBM y mandó a su esposa para no asistir él en persona mostrando poco interés en negociar con IBM.

En el año 1980 IBM decidió recurrir a Gary Kildall para que el CP/M fuera el sistema operativo oficial del nuevo mundo PC. Gary Kildall envió a negociar con IBM a Dorothy McEwen Kildall —esposa de Gary—. Y aquí radica un mito sobre la negociación: Gary Kildall hizo esperar a IBM y mandó a su esposa para no asistir él en persona mostrando poco interés en negociar con IBM. La esposa de Gary ocupó el puesto de representante de licencias de Digital Research, por lo que aquella negociación fue parte de su responsabilidad oficial, no hubo ni desprecio ni desgana por negociar con IBM.

En aquellos años Digital Research era una gran empresa de éxito y la negociación fue complicada ya que la empresa de Kildall se negó a aceptar dos puntos concretos exigidos por IBM: No estaba de acuerdo en el contrato de confidencialidad propuesto, y se negó a aceptar el pago único por el uso del sistema operativo, en su lugar buscaban el habitual sistema de cobro de un «royaltie» por cada licencia de CP/M adjuntada a cada equipo IBM PC.

Rotas las negociaciones entre IBM y Digital Research, la primera recurrió a una empresa pequeña, pero en gran crecimiento, llamada Microsoft para cubrir la necesidad concreta del sistema operativo del IBM PC. La empresa Microsoft era famosa en aquella época por haber creado el BASIC del Altair 8800, y el mismo lenguaje en la versión personalizada para el Apple II.

Microsoft no contaba con ningún proyecto en activo para desarrollar un sistema operativo pero, ante la existencia de IBM, salió a relucir el QDOS creado por Tim Paterson para la compañía Seattle Computer Products. Aquí también surge otro mito: que Microsoft aseguró a IBM que contaba con un sistema operativo, y a espaldas de la segunda compró el QDOS para modificarlo y renombrarlo.

En realidad Microsoft reconoció a IBM desde el primer momento que no tenía sistema operativo, y fue Paul Allen, que conocía a Tim Paterson y su sistema operativo, el que sacó a relucir la posibilidad de utilizar aquel sistema de terceros. Aquí surge otro mito: Microsoft compró el QDOS para cumplir las exigencias de IBM de un sistema operativo. En realidad fue IBM el que sugirió a Microsoft la adquisición del QDOS.

Microsoft compró la totalidad de los derechos del QDOS a Seattle Computer Products por 50.000 dólares.

Finalmente, y a petición de IBM por su urgencia en contar con el producto, Microsoft compró el QDOS por la cantidad de 50.000 dólares, un coste bajo y, a priori, el primer gran acierto de Microsoft en la operación. En realidad Microsoft compró una licencia no exclusiva del QDOS en diciembre de 1980 por 25.000 dólares; en Mayo de 1981 Microsoft contrató a Tim Paterson para portar el QDOS al mundo PC del Intel 8088; en Julio de 1981, un mes antes del lanzamiento del IBM PC, Microsoft compró la totalidad de los derechos del QDOS a Seattle Computer Products por 50.000 dólares. Por lo tanto el gasto inicial sobre el QDOS fue de 75.000 dólares; precio que posteriormente sería aumentado en una cantidad muy superior.

Finalmente, IBM y Microsoft llegan a un acuerdo con el que nació el PC-DOS 1.0: el sistema operativo para el mundo PC. En ese acuerdo Microsoft aceptó el pago único y las condiciones del contrato de confidencialidad, pero se reservó el derecho de vender el sistema operativo a terceras empresas… entonces nació también el MS-DOS 1.0.

Una vez cerrado el acuerdo, y cuando el IBM PC se transformó en un éxito mundial, surgieron los primeros problemas judiciales: la empresa Seattle Computer Products demandó judicialmente el acuerdo alegando que Microsoft había ocultado la participación de IBM en la venta del QDOS, logrando un precio muy bajo en la compra del producto. Finalmente Seattle Computer Products logró un millón de dólares gracias a esa demanda. Por lo tanto otro mito es la creencia popular de que la compra del QDOS fue un chollo de 50.000 dólares; la realidad es que la compra, finalmente, superó el millón de dólares.

Llegados a este punto de la historia, es conveniente aclarar otro de los grandes mitos sobre este asunto: el QDOS era una copia pirata del CP/M. En realidad el sistema operativo se asemejaba mucho al CP/M, y Gary Kildall investigó el acuerdo y amenazó con demandar por el posible plagio. Entonces IBM accedió a dejar entrar en el acuerdo a Digital Research, y comenzó a ofrecer los sistemas operativos PC-DOS y CP/M-86 en sus equipos IBM PC. Inicialmente pudo parecer que Digital Research con ese movimiento corrigió los errores en la negociación inicial pero, en realidad, aquello no sirvió a la empresa de Kildall porque el MS-DOS era ofrecido a los clientes a un precio de 40 dólares, y el CP/M-86 a 240 dólares ¿Por qué esa diferencia de precio? Porque la negativa de Kildall a aceptar el pago único provocó que el excesivo valor del «royaltie» encareciera el producto en comparación al de Microsoft con su cobro único. El CP/M-86 no tardó mucho en desaparecer del negocio de IBM, ya que los clientes compraban por un precio muy inferior un sistema operativo parecido. Aquí emerge otro mito: muchos afirmaron que IBM perjudicó voluntariamente a Digital Research evitando la igualdad de condiciones con Microsoft; la realidad es que la propia Digital Research se perjudicó a si misma por no ceder ante el asunto del «royaltie» que fue lo que realmente el factor que le impidió competir en igualdad con Microsoft.

También es importante aclarar el mito del plagio del QDOS sobre el CP/M. En realidad, nadie ha demostrado a día de hoy que el QDOS fuera una copia pirata del CP/M, y en el año 2012 fue publicado en la revista IEEE Spectrum un artículo donde el consultor Bob Zeidman, miembro de la «Analysis and Forensic Engineering Corporation», confirma que en el MS-DOS no se encontró rastro alguno del CP/M. En el año 2016 Bob Zeidman llegó más lejos aún y ofreció 200.000 dólares a cualquier persona que fuera capaz de demostrar que el MS-DOS partió de una copia pirata de CP/M. El asunto de la copia ilegal se complica más todavia porque se llegó a rumorear que Gary Kildall había dejado escondido  en el código fuente del CP/M un aviso de derechos de autor que llegó al código fuente del MS-DOS por depender del QDOS. Respecto a este asunto Bob Zeidman ofreció 100.000 dólares a la persona que pudiera encontrar ese sello oculto en el código fuente del MS-DOS.

En el «Computer History Museum» existe una versión del código fuente del MS-DOS 2.0 donada por Microsoft, y también el código fuente del MS-DOS 1.1 aportado por el creador del QDOS Tim Paterson.

Buscamos otros estudios de investigación sobre el asunto del plagio, y encontramos un artículo en inglés publicado en la revista Embedded donde utilizaron técnicas forenses para comparar el software binario del MS-DOS contra el código fuente del CP/M. El resultado fue negativo, no se encontraron evidencias de copiado. Posteriormente, y teniendo en cuenta que la comparación binaria no era la más adecuada o fiable y que el «Computer History Museum» dispone de una versión del código fuente del MS-DOS 2.0 donada por Microsoft y también el código fuente del MS-DOS 1.1 aportado por el creador del QDOS Tim Paterson, realizaron una nueva prueba totalmente efectiva comparando ambos códigos fuente. Nuevamente, no se encontró evidencias de copia ilegal. Por lo explicado en párrafos anteriores, y mientras nadie demuestre lo contrario, el QDOS no era una copia ilegal del CP/M… cae otro falso mito.

Con la aparición de los ordenadores compatibles al IBM PC gracias a la estrategia de La Habitación Limpia, sumado a la buena negociación de Microsoft que se reservo el derecho de vender el PC-DOS por su cuenta a través del producto MS-DOS, se produjo la gran eclosión mundial de la empresa Microsoft. El gigante IBM erró al permitir que Microsoft vendiera por su cuenta el sistema operativo; estaba claro que nunca pensaron en la posibilidad de que otros fabricantes tuvieran la posibilidad de comercializar equipos compatibles usando la propia arquitectura IBM PC.

Años después, en 1988, fue Gary Kildall quién quiso emular al MS-DOS 3.31 creando el DR-DOS 3.31 en base a rehacer su CP/M-86 original e igualar a las nuevas características del primero… su baza la mayor estabilidad y el rendimiento mejorado. Llegó tarde ya que la posición de Microsoft en aquel mercado era inmensa… la batalla de Kildall fue perdida en el año 1980 por un cúmulo de errores de negociación, y ganada por Microsoft justo a la inversa: gracias una buena negociación. No hay que olvidar que la negociación por el sistema operativo del IBM PC fue el principio del fin de Digital Research, así como fue el punto de inflexión que transformó a Microsoft en la mayor empresa de software del mundo.

En nuestra opinión, y haciendo balance global de lo expuesto, debemos destacar a Digital Research como el gran perdedor; a Seattle Computer Products como el aparente perdedor que gracias a una demanda judicial cambió su suerte; a IBM, que de haber bloqueado el desarrollo de los compatibles PC hubiera sido el gran ganador; y a Microsoft, el gran ganador que con una mezcla de hábil negociación y algo de suerte con la aparición del compatible PC, cambió su rumbo para pasar a dominar el área de los sistemas operativos en la arquitectura de mayor éxito de la historia de la informática personal: la arquitectura PC.

 

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…