Commodore 65, el desconocido ordenador de los veinte mil euros Commodore 65, el desconocido ordenador de los veinte mil euros
En los años ochenta, los ordenadores fabricados por Commodore International triunfaron gracias a un gran hardware gráfico y de sonido; equipos como el Commodore... Commodore 65, el desconocido ordenador de los veinte mil euros

En los años ochenta, los ordenadores fabricados por Commodore International triunfaron gracias a un gran hardware gráfico y de sonido; equipos como el Commodore 64 y 128 fueron un éxito —sobre todo el primero, por ser el ordenador personal más vendido de la historia—.

Pero también hubo lugar, dentro de la gran empresa Commodore International, para crear algún prototipo entre unos y otros modelos: el Commodore 65, también llamado C64DX, es un modelo de ordenador personal muy poco conocido diseñado por Fred Bowen y los miembros del equipo de Commodore Business Machines («CBM»)… un modelo de ordenador que cuenta con gran valor en el mercado de la «retroinformática». El modelo Commodore 65 fue diseñado entre los años 1991 y 1992 siendo un ordenador a medio camino entre el Commodore 64 y la famosa serie Amiga de la misma empresa.

El Commodore 65 fue una mejora del Commodore 64, siendo totalmente compatible con ese modelo y, al mismo tiempo, utilizó tecnología de la serie Amiga.

En realidad, afirmar que el Commodore 65 está a medio camino no quiere decir que fuera un modelo puente del Commodore 64/128 hacia el Commodore Amiga, ya que ambos modelos están muy solapados en tiempo de diseño y comercialización: la serie C64/C128 tuvo presencia en el mercado desde 1982 hasta 1994 y la serie Amiga desde 1985 hasta el año 1995. Lo que quiere decir es que el Commodore 65 fue una mejora del Commodore 64 siendo totalmente compatible con ese modelo y, al mismo tiempo, utilizó tecnología de la serie Amiga.

La primera característica destacable fue la incorporación de una unidad de disco de 3½ pulgadas a la derecha del teclado, integrando todo el sistema en lo que se corresponde al teclado. Esta característica recuerda claramente al Amstrad CPC 6128. También incorporó un chip gráfico de tercera generación que mejoró las prestaciones gráficas con respecto al C64. También fue destacable la incorporación del Commodore BASIC 10 que suprimió las limitaciones aplicadas en lo que a los comandos gráficos refiere sobre las versiones C64/C128 por culpa de la estrategia de la empresa Commodore International para el ahorro de «royalties» a pagar a Microsoft.

La mayoría de las unidades del C65 salieron de Commodore International en el año 1994, cuando la empresa fue liquidada al entrar en bancarrota.

El Commodore 65 es un modelo de ordenador difícil de encontrar porque nunca fue comercializado y se estima que únicamente fueron fabricadas entre 50 y 200 unidades de las que, en la actualidad, solo se han reportado la existencia de unas pocas de ellas. En el ambiente de Internet se rumoreó que el proyecto Commodore 65 no fue comercializado por culpa del gerente financiero de Commodore International Irving Gould, que no vio interés comercial en la salida de aquel modelo. La mayoría de las unidades salieron de Commodore International en el año 1994, cuando la empresa fue liquidada al entrar en bancarrota. El gran inconveniente que tienen que afrontar los escasos usuarios del C65 es la nula existencia de software para ese modelo concreto, solo es utilizable aquel software de C64/C128 que pudiera ser compatible.

En la actualidad, se estima la existencia de no más de 60 ordenadores C65 que sobrevivieron al paso del tiempo, y algunos de ellos fueron vendidos a través de plataformas de subastas como eBay por importantes cantidades económicas. En octubre de 2015 se reportó la venta de un Commodore 65 por 22.827 euros; en noviembre de 2016 se reportó la venta de otro C65 por 17.000 dólares. No hay duda que el Commodore 65 es una «rareza» de importante valor para los coleccionistas «retro» de la informática.

El ordenador C65 ha creado, a lo largo del tiempo, una comunidad de entusiastas muy importante hasta el punto de existir un proyecto abierto llamado Mega65.org que busca construir un ordenador de 8 bits llamado Mega65 bajo licencia «LGPL» —tanto en hardware como en software—; el equipo Mega65 está totalmente basado en el Commodore 65.

 

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…