Trabajando como profesional de la informática en la década de los años noventa Trabajando como profesional de la informática en la década de los años noventa
¿Qué se podía encontrar un joven informático al iniciar la carrera profesional en el año 1994? En este artículo exponemos una experiencia real sobre... Trabajando como profesional de la informática en la década de los años noventa

¿Qué se podía encontrar un joven informático al iniciar la carrera profesional en el año 1994? En este artículo exponemos una experiencia real sobre la labor de un informático en los primeros años noventa. Lógicamente esta experiencia no tiene por qué coincidir con otras vividas por otras personas en el mismo periodo, pero sí puede servir para «palpar» una parte del ambiente profesional informático de aquellos años… está basada en una experiencia personal y concreta que podría ser, perfectamente, complementada con otras líneas de vida que hubieran discurrido por otros derroteros.

En primer lugar es importante saber que en el año 1994 España estaba inmersa en una crisis, y no era fácil encontrar trabajo en el área de la informática para una persona sin experiencia profesional… en la actualidad más o menos sucede lo mismo, a todos los niveles, después de la última gran crisis…

En segundo lugar, un buen método para iniciar la carrera profesional en la informática de los primeros años noventa era convertirse en profesor en el área de la formación a usuarios básicos. Las academias proliferaron a partir de 1992, y existió un «boom» informático en los años 1994 y 1995 gracias a la explosión de la venta de ordenadores «clónicos» que coincidió con un importante abaratamiento de precios en lo que a hardware refiere —muchos decidieron informatizar su hogar en aquellos años—. Por lo tanto, en los primeros noventa, un centro de formación en informática era un negocio muy rentable; la informática empezó a ser considerada como una temática a dominar para superar las asignaturas de informática en algunas de las carreras universitarias más demandadas, así como para cualquier persona que pudiera desear enfrentarse al mundo profesional relacionado con labores propias de una oficina. Existieron muchas academias de informática, y alumnos para cubrir todas las plazas lectivas disponibles, en unos años dorados donde un profesor de academia de informática, con poca experiencia, podía ganar bastante dinero trabajando, incluso, menos de una jornada completa estándar.

El paquete formativo más demandado por los usuarios de informática estaba conformado por: MS-DOS, WordPerfect 5.1, dBASE III Plus, y Lotus 1-2-3.

En el año 1994 el paquete formativo más demandado por los alumnos que buscaban ser usuarios de una informática que comenzaba, realmente, a ser muy popular, era el formado por el MS-DOS como sistema operativo, WordPerfect 5.1 como procesador de textos, dBASE III Plus como gestor de bases de datos, y el Lotus 1-2-3 como hoja de cálculo. Así que un profesor, normalmente, impartía cursos en aquellas materias. La formación no enfocada al usuario contaba con menor demanda.

El hecho de ser profesor servía para ganar un dinero interesante en los primeros años de profesión, y para presentar, en otras ofertas profesionales, un currículum que no estuviera vacío… pero no servía para dar el salto a programador o analista-programador profesional, o ser administrador de sistemas.

Una vez logrado el salto al mundo de la programación profesional o al área de sistemas… ¿qué se podía encontrar un informático? En los centros de trabajo de pequeño tamaño se podía encontrar ordenadores PC sin red local alguna. Normalmente se desarrollaban las aplicaciones de gestión en dBASE III Plus o en Clipper (compilador del primero), e incluso existían profesionales que desarrollaban programas en Turbo BASIC, y los más expertos incluían en el propio desarrollo en BASIC rutinas más complejas desarrolladas en Ensamblador. También existían desarrollos en COBOL pero, normalmente, más relacionados con empresas de suficientes recursos para centrar su informática en «mainframes» como, por ejemplo, los fabricados por IBM.

El medio físico de la red se tiraba mediante un cable coaxial lineal conectando la tarjeta de red de cada equipo a una «T» y poniendo en cada extremo —inicial y final— una resistencia de cierre.

En centros de trabajo de mayor tamaño eran habituales las redes locales cuya conectividad estaba basada en el cable coaxial y la topología BUS, usando conectores BNC para el cable RG58 bajo una distribución de red «en-línea»… si fallaba el cable en un ordenador, se caía toda la red. El medio físico de la red era el cable coaxial de 50 ohmios de resistencia (también se utilizaba un cable grueso RG8 o RG11 en algunas redes de mayor distancia, en algunos casos más extraños cables para 80 ohmios de resistencia) de estructura lineal conectando la tarjeta de red de cada equipo a una «T» y poniendo en cada extremo —inicial y final— una resistencia de cierre, comúnmente llamada «tapón», de la misma resistencia del cable. Para tumbar una red entera, solamente era necesario retirar uno de los dos tapones.

Dentro de las redes cableadas mediante coaxial RG58 y conectores BNC, existían diferentes sistemas para gestionar las conexiones entre terminales. Es necesario tener en cuenta que en aquellos años existían redes basadas en el sistema operativo UNIX, incluso en el año 1994 existían bastantes redes basadas en el sistema Xenix —que era el UNIX de Microsoft— pero, en realidad, la mayor parte del software de gestión de los años noventa se desarrollaba para el sistema operativo MS-DOS… para el usuario convencional era más sencillo trabajar en MS-DOS que en UNIX. Pero el MS-DOS no era multitarea, ni multiusuario, por lo tanto no podía trabajar en red.

El software más común en la gestión de redes locales en 1994 era el Novell NetWare o, en menor medida, el software de red punto a punto de Lantastic; dos sistemas que permitían el trabajo en red sobre el MS-DOS estándar. La parte servidor del software era instalada en un ordenador de gran capacidad, y podía ser instalada en dos versiones: dedicada o no-dedicada (la opción no-dedicada permitía utilizar el propio ordenador servidor como terminal de usuario, pero el rendimiento de toda la red era inferior). Los servidores solían contar con más memoria RAM, varios discos duros, y todas las unidades bajo controladora SCSI. Posteriormente se instalaba en cada terminal unos controladores en el CONFIG.SYS y el AUTOEXEC.BAT del MS-DOS… la red local ya estaba en marcha.

Respecto al protocolo de comunicaciones, en el año 1994 el famoso TCP/IP todavía no era popular, el protocolo más popular era el IPX de las redes Novell, pero en aquellos años también existió una alternativa más básica por medio del Microsoft Windows 3.11 (una versión del entorno gráfico Windows 3.10 que incorporó el trabajo en grupo) mediante un protocolo —que se hizo muy popular— llamado Netbeui, que terminó por sucumbir ante el empuje del TCP/IP con la popularización de Internet. Pero el Windows 3.11 solo podía operar en red para las gestiones básicas del propio entorno operativo, ya que todavia apenas nadie desarrollaba software para aquellos entornos basados en una interfaz gráfica. Para los profesionales de la informática el protocolo IPX, en ocasiones, se podía convertir en un tormento, siendo necesario probar varios «drivers», y jugar con la optimización de la memoria RAM.

El software de Novell, el sistema de red más común, disponía de gran estabilidad y calidad; lo normal era desarrollar software en el lenguaje preferido, bajo MS-DOS, basando la gestión de la información en el bloqueo manual de registros para simular el trabajo en red, así como era habitual trabajar con unidades de disco «mapeadas» a modo de recurso compartido desde el servidor, con los famosos «queues» de impresión, y con los comandos que permitían, por ejemplo, enviar mensajes de un terminal a otro.

También se popularizó, en aquellos años, la programación en dBASE IV que incluyó de serie la gestión de los datos para trabajo en grupo, aunque los programas desarrollados dependían de un pesado «runtime» para su ejecución… era un software más lento en proceso que otros lenguajes populares. En 1994 muchas empresas basaron sus aplicaciones en desarrollos para dBASE IV.

Era habitual trabajar con «mainframes» como, por ejemplo, el IBM AS/400 desarrollando por medio de lenguajes de programación como RPG o COBOL.

Cuando el tamaño de la empresa, o del cliente, era importante, era habitual trabajar con «mainframes» como, por ejemplo, el IBM AS/400, desarrollando por medio de lenguajes de programación como RPG o COBOL. En realidad, en aquellos años, existía mucha demanda para trabajar con «mainframes» de ese estilo, y muchos profesionales centraron su preparación profesional apuntando hacia los sistemas IBM AS/400.

Y… ¿qué hay de los «dinosaurios» informáticos todavía operativos en los primeros años de la década de los noventa? Se podían encontrar en las empresas algunos «dinosaurios» informáticos todavía operativos como, por ejemplo, el mini-ordenador Nixdorf Computer 8890 que contaba con un voluminoso armario —estilo «cajonera» de escritorio— a modo de unidad central, un monitor fósforo ámbar con un peculiar filtro de pantalla de serie, y el extraño teclado sin teclas de función. La serie Nixdorf 8890 contaba con el sistema operativo Nidos/VSE —compatible con el DOS/VSE de IBM— y con el Nixdorf’s Editor, un lenguaje de programación de alto nivel de gran paralelismo al COBOL. Algún ordenador de aquellos, todavia operativo pero obsoleto, terminó en algún punto limpio… literalmente tirado en la basura.

Con respecto a los medios de entrada y salida, en 1994 se comenzaron a popularizar los escáneres de mesa —aunque todavia eran muy caros—, las impresoras láser ya eran un elemento imprescindible para trabajar en oficinas y en la pequeña-mediana empresa, incluso ya existían impresoras de gran envergadura —muy rápidas— que podían imprimir por las dos caras; sin olvidar que las impresoras matriciales de carro ancho y el papel continuo eran otros elementos imprescindibles hasta el punto que incluso las impresoras se metían dentro de campanas acústicas para no desesperar a los empleados cercanos por el ruido emitido por la tecnología matricial.

El método para pasar ficheros de un ordenador a otro era el disquete de 3½ pulgadas, o el uso de las unidades compartidas en las redes locales; todavía no habían proliferado las grabadoras de CD, ni las unidades de disco más avanzadas como Iomega ZIP. Las copias de seguridad de los sistemas informáticos se realizaban en citas especiales de alta capacidad —y de muy lenta grabación—, similares a las cintas de música, pero de mucho mayor tamaño, que utilizaban una unidad externa conectada al puerto paralelo del ordenador… no mucho después llegaron unidades rápidas de alta capacidad como la Iomega Jaz. Tampoco existían los puertos USB, y toda la conectividad externa era muy lenta, conexiones realizadas mediante el conector paralelo de 25 pines, usado normalmente por la impresora, o el lento puerto serie de 25 o 9 pines.

La informática para un profesional era muy diferente en el año 1994 si comparamos en la época actual, una tecnología mucho más primitiva y mucho más «manual». Pero, además, en aquellos años, básicamente solo existían dos tipos de informáticos, el programador, y el de sistemas. En la actualidad existen programadores «back-end», «front-end», web, aplicaciones servidor/cliente, aplicaciones para móviles, administrador de sistemas, técnicos de virtualización… etcétera. De la misma forma que la informática, en la actualidad, es mas sencilla que hace veintitrés años (aprender informática sin tener Internet era todo un reto), la profesión de informática se ha vuelto más compleja y especializada con el paso de los años.

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…