Intel Overdrive… curiosidades sobre el extraño microprocesador «parche» de los años noventa Intel Overdrive… curiosidades sobre el extraño microprocesador «parche» de los años noventa
En los primeros años noventa el mundo PC se había instalado en los hogares y experimentaba un gran crecimiento y, al mismo tiempo, una... Intel Overdrive… curiosidades sobre el extraño microprocesador «parche» de los años noventa

En los primeros años noventa el mundo PC se había instalado en los hogares y experimentaba un gran crecimiento y, al mismo tiempo, una importante bajada de precios… el factor más importante para que lograr la ansiada popularización sinónimo de éxito para un producto comercial. Eran los años iniciales de los ordenadores «clónicos», y era la época donde antes de comprar un ordenador nuevo, se sustituía o se ampliaba el equipo viejo.

En el año 1993 los precios en la informática, en lo que a hardware refiere, habían bajado bastante, pero los costes seguían siendo importantes. Para el verano de 1993 Intel tenía previsto el lanzamiento de un microprocesador que buscaba incorporar una diferente filosofía… estaba a punto de nacer el Intel Overdrive. Finalmente, sufrió 18 meses de retraso y en Estados Unidos fueron lanzadas las primeras unidades al mercado en Febrero de 1995.

¿Qué pretendía el Intel Overdrive? Actualizar la potencia de los microprocesadores Intel 80486 (486) para rendir en valores similares a los de un Pentium. La idea era insertar el procesador Overdrive sobre un equipo 486 de arquitectura más antigua en la búsqueda de mejorar las prestaciones. Dos opciones: se podía retirar el antiguo procesador para poner el nuevo Intel Overdrive, o en el caso de las placas base que contaban con un Intel 486 soldado directamente en placa (por ejemplo algunos 486sx) —si contaban con un zócalo «Socket 1» extra—  se podía insertar el Overdrive en el zócalo, quedando anulado automáticamente el procesador antiguo. Por eso existieron dos tipos de Overdrive: uno de 168 pines para insertar en el zócalo de aquellos 486 que no venían soldados; y otro modelo con 169 pines, un pin más, para ser insertado en el zócalo «Socket 1» específico de las placas con procesador principal fijo.

En el año 1995 fueron lanzados al mercado dos procesadores Intel Overdrive, uno de 63 Megahercios de velocidad preparado para soportar los 25 Megahercios de velocidad FSB («Front Side Bus») de algunos 486; otro de 83 Megahercios de velocidad que podía soportar indistintamente las velocidades FSB de 25 y 33 Megahercios de los 486.

Lo extraño de la primera serie de microprocesadores Overdrive tuvo que ver con la funcionalidad y la fecha en la que aparecieron por primera vez en el mercado. En el año 1995 fueron lanzados los procesadores de 63 y 83 Megahercios cuando ya existían los modelos 486Dx2 y 486Dx4 de 50, 66, 75 y 100 Megahercios de velocidad ¿Para qué lanzar un microprocesador «parche» cuando ya existían otros modelos que podían cubrir esa demanda? Además ya existían los microprocesadores Pentium para gamas altas, y las series 486Dx2 y 486Dx4 para series más económicas.

Intel aprovechó el anuncio de la salida del Overdrive para informar de una bajada de precios del 45% en los procesadores 486 y Pentium.

En realidad, los primeros procesadores Overdrive se distinguían de los Pentium por no tener el error de coma flotante, pero no alcanzaban su rendimiento. Y con respecto a los 486 se insertaban en el «Socket 1» —excepto los 486sx soldados en placa—. Entonces, ¿para qué crear una línea de procesadores Intel Overdrive? Es una pregunta a la que no tenemos respuesta, ni tampoco logramos atisbar el sentido de aquel procesador. La gran ventaja que se puede obtener de los primeros Overdrive era la sencillez en la actualización… con sustituir el microprocesador, ya podíamos disponer de una mejora de rendimiento… pero no siempre era tan fácil de ejecutar la actualización porque algunos zócalos ZIF eran duros de pelar. Con respecto a las ventajas económicas, el Overdrive podía ser más barato que otro microprocesador de Intel de aquellos años, pero también era más caro que procesadores de la competencia de Intel que comenzaban a inundar el mercado en aquella época. Lo más extraño fue el movimiento de Intel que aprovechó el anuncio de la salida del Overdrive para informar de una bajada de precios del 45% en los procesadores 486 y Pentium.

La principal diferencia del Overdrive con respecto a otros modelos es la incorporación de serie de un disipador y, además, entre el procesador y el disipador existían unos reguladores de voltaje: soportaba unos rangos de voltaje más amplios… era la única forma de mantener una compatibilidad con cualquier procesador de tecnología más antigua, y así permitir la conexión a cualquier zócalo independientemente del voltaje que discurría por el. Además, tampoco incorporaron los típicos «jumpers» en placa base para determinar el multiplicador a utilizar; el propio procesador podía determinar su multiplicador adecuado. En cualquier otro asunto de la arquitectura interna, el Overdrive era idéntico a un Pentium.

Todas las premisas definidas en los párrafos anteriores nos llevan a determinar que el único factor que podía distinguir al Intel Overdrive con respecto a los Pentium regulares o a los 486DX2 era la facilidad de actualización; solo era necesario sustituir el procesador principal por esa serie concreta sin tocar ningún otro componente. Y en cierto modo eso se traduce en dinero ahorrado también. Pero la serie Overdrive no obtuvo la repercusión comercial esperada, seguramente por la gran variedad de opciones disponibles en otras series de Intel.

La filosofía del Overdrive era mejorar el procesador sin tocar ni la placa base ni algún otro componente, pero quizás no fuera rentable en determinados casos y momentos.

¿Cual fue la opinión del mercado sobre los procesadores Intel Overdrive? No era habitual encontrar ordenadores con Overdrive. Tampoco tuvo buena acogida el concepto de procesador «parche» dentro de la crítica especializada, debido a que se consideraba que los dos primeros modelos aportaban un rendimiento igual o inferior a un 486Dx4. Además existieron problemas de compatibilidad, porque no todas las placas base permitían operar al Overdrive sin aparecer problemas con algunas partes concretas o en el conjunto entero del procesador. En algunas revistas especializadas también se habló de que las grandes mejoras en rendimiento por medio de actualizaciones de hardware venían de la mano de sustituir placa base y microprocesador; cambiar solo el microprocesador aumenta el rendimiento en valores más discretos. La filosofía del Overdrive era mejorar el procesador sin tocar ni la placa base ni algún otro componente, pero quizás no fuera rentable en determinados casos y momentos.

No era fácil encontrarse con procesadores Overdrive, el que suscribe este artículo solo recuerda haberse topado una vez con uno, pero la historia sigue siendo curiosa porque el Intel Overdrive diseñado para ser actualización del 486 y «Socket 1», cuando se apoderó el Intel Pentium del mercado, se mantuvo vivo varios años dentro ya que además de existir las actualizaciones para la arquitectura 486, posteriormente existieron nuevos modelos destinados a actualizar a la propia serie Intel Pentium. La historia del Overdrive terminó en 1998 con el «Socket 8», cuando Intel lanzó un modelo que permitió actualizar un Pentium Pro para obtener un rendimiento similar a los primeros Pentium II.

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…