Ernesto Martínez de Carvajal Hedrich, Profesor de Robótica Ernesto Martínez de Carvajal Hedrich, Profesor de Robótica
En realidad, afirmar que Ernesto Martínez de Carvajal Hedrich es profesor en Robótica se queda muy corto: es Licenciado en Náutica y Transporte Marítimo, Profesor... Ernesto Martínez de Carvajal Hedrich, Profesor de Robótica

En realidad, afirmar que Ernesto Martínez de Carvajal Hedrich es profesor en Robótica se queda muy corto: es Licenciado en Náutica y Transporte Marítimo, Profesor Universitario del Máster de Negocio Marítimo (FNB) y del Grado de Logistica y Negocios Marítimos, Operador de Drones Civiles Aéreos, y Perito Judicial Informático… y todavia dejamos en el tintero otras titulaciones que no son menos importantes. Dentro del mundo tecnológico relacionado con la informática, Ernesto es autor de más de una decena de libros relacionados con la robótica, la ciencia forense informática, la aviación, o la marina. Lo que no hay duda es que Ernesto cuenta con un «curriculum» más que envidiable.

¿Quién es Ernesto Martínez de Carvajal Hedrich?

A pesar de que en una vida apenas podamos aspirar a una gota del inmenso océano del conocimiento, Ernesto es un apasionado del saber, como lo demuestra su actividad profesional multidisciplinar: Perito Judicial informático, Comisario de Averías, Profesor Universitario, Profesor de Robótica y autor de numerosos libros sobre temáticas tan diversas como la informática forense, la robótica, la aeronáutica, los drones, la impresión 3D, la náutica, etc.

Actualmente y en general, ¿cómo ve usted la robótica en España?

Si nos referimos a la «robótica educativa», sin duda está en clara expansión, tanto a nivel mundial como nacional. La avalancha de nuevos productos, tanto de fabricantes consolidados como noveles, evidencia su clara apuesta por este tipo de enseñanza, que utiliza la robótica como recurso educativo. Los centros formativos utilizan la robótica como base de sus sistemas de enseñanza interdisciplinaria, la cual potencia el desarrollo de múltiples habilidades y competencias en los alumnos. Así mismo, debido a la propia demanda de los alumnos, ofrecen talleres y actividades extraescolares de robótica, no ya como recurso, sino como materia.

¿Existe demanda en España para el aprendizaje sobre robótica?

En España existe una fuerte y creciente demanda para el aprendizaje de la robótica. Como indicaba en el apartado anterior, son muchos los centros escolares que han sabido ver el enorme potencial de la robótica como recurso educativo. Si la formación debe preparar a los jóvenes para el mundo real, no tiene ningún sentido hacer un semáforo con cartulina y tres botones, cuando hoy en día los semáforos son dispositivos electrónicos basados en la robótica, capaces de detectar el tráfico rodado y los peatones, todo ello replicable de forma muy sencilla con cualquiera de las plataformas educativas de robótica existentes. Por otro lado son cada vez más los alumnos y padres que demandan talleres formativos y actividades extraescolares para el aprendizaje de la robótica y disciplinas asociadas. Las competiciones de robótica, en las que tengo el honor de participar como Jurado, son otra clara muestra del interés creciente de la sociedad por esta materia.

Usted ha publicado muchos libros sobre Robótica e Informática Forense. En su opinión, ¿cuál destacaría?

Es difícil destacar un solo título ya que he publicado libros sobre diferentes temáticas. Los relativos a la robótica están orientados a diferentes plataformas, como LEGO, Arduino o Makeblock, habiendo tenido todos ellos muy buena acogida en el mercado. El más reciente, «Robótica Educativa con mBot y Arduino», es quizás es el que ha tenido un inicio más fulgurante, gracias al apoyo recibido por Makeblock España. El de Informática Forense es uno de los más veteranos pero atemporal, dado el interés creciente que hay sobre esta disciplina, posiblemente propiciado por al aumento de las actividades delictivas llevadas a cabo con las tecnologías de la información, lo que provoca una mayor demanda de peritos informáticos, que son los especialistas en investigar este tipo de delitos. Por su parte el libro «Piloto de Avión Ultra Ligero – Guía de Referencia» es otro de los más reconocidos en su sector. Como decía, difícil destacar solo uno de ellos.

¿Un autor puede vivir de la publicación de libros sobre informática y robótica?

El proceso de publicación y venta de un libro requiere la participación de numerosos perfiles profesionales: autor maquetador, ilustrador, diseñador, editor, impresor, distribuidor, vendedor, etcétera. El esfuerzo económico para escribir y editar un libro es enorme, y no siempre el autor se ve conveniente retribuido. Una opción, que implica mayor riesgo y esfuerzo, es asumir algunas de dichas funciones, logrando así un mayor retorno de la inversión.

¿Es difícil convertirse en Perito Judicial en Informática? ¿Qué requisitos se solicitan para ello?

En mi caso ejerzo como Perito Judicial en dos disciplinas muy diferentes: Informática y Marina Mercante. En el caso de la Marina Mercante los peritos se denominan «Comisarios de Averías». La Legislación actual estipula que cualquier persona puede ejercer como Perito. Diferente es cuando se trata de un Perito Judicial, designado por el Juzgado, en cuyo caso se exige titulación reglada específica sobre la materia a peritar. No obstante es evidente que los particulares y empresas que solicitan los servicios de un Perito seleccionan a los que, además de una adecuada titulación reglada, tengan experiencia sobrada en los procedimientos judiciales y sepan exponer los argumentos en el juicio para convencer al jurado. En respuesta a su primera pregunta, es fácil hacerse Perito Judicial. Lo difícil es mantenerse.

¿Windows, Linux, iOS, o Android?

Todos. Los cuatro tienen defensores y detractores, pero lo importante es que los cuatro tienen millones de usuarios. La competencia es siempre sana ya que es un aliciente para que los fabricantes dediquen esfuerzos a mejorar sus productos.

¿Software libre o software cerrado?

Ambos. Al igual que ocurre con los sistemas operativos antes mencionados, los dos tienen defensores y detractores. Aunque son varios los requisitos para recibir la denominación de «libre» (libertad de los usuarios para ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, cambiar y mejorar el software), sin duda la principal ventaja del software libre, que no debe confundirse con «gratuito», es que la propia comunidad de usuarios puede modificarlo y mejorarlo. El problema es que esto es un arma de doble filo ya que, en muchos casos, no hay un control adecuado sobre su calidad o sobre la compatibilidad de versiones. A modo de ejemplo, hay gran cantidad de «scripts» de uso libre que se puede utilizar con herramientas, también gratuitas, para el desarrollo de páginas Web, pero con frecuencia, un cambio en este último, provoca que dejen de funcionar correctamente los primeros, con lo que al final los usuarios sufren una elevada inestabilidad y no disponen del respaldo de una empresa a la que exigir una solución. El software cerrado, habitualmente de pago, es denostado por una parte de la sociedad, pero las empresas suelen apostar por esta opción para garantizar la permanente disponibilidad de sus sistemas informáticos. Lo importante es que el usuario tenga claro cuáles son sus necesidades a la hora de apostar por uno u otro.

¿Software gratuito o software de pago?

Nuevamente la respuesta es ambos. Todo depende de la calidad del software. No obstante hay un claro paralelismo entre este dilema y el relativo al «software libre o cerrado», ya que el gratuito suele ser abierto y el de pago cerrado, por lo que heredan de estos muchas de sus ventajas e inconvenientes.

¿Nos puede decir un proyecto informático de terceros que le haya marcado (o admire) a lo largo de su recorrido profesional?

Más que un proyecto informático, mencionaría la filosofía de Apple o de su carismático creador. Quede claro que yo no soy usuario de productos Apple, pero he de reconocer que admiro la calidad de sus productos, así como su capacidad para crear productos que generan en sus clientes la necesidad de adquirirlos, cuando lo tradicional y habitual es que las empresas ofrezcan productos para cubrir necesidades ya existentes. Cuando salieron al mercado los iPad bastaba con tocarlos para sentir la necesidad de tener uno y, de hecho, era y es, al igual que otros productos de la marca, un símbolo de «status» social, lo cual permite (¿o debería decir exige?) poner unos precios elevados. Es algo parecido a los coches Tesla, un prodigio tecnológico que pude probar hace poco. De hecho es una nueva filosofía del vehículo particular, con detalles como que el vehículo sea capaz de ir de forma automática a repostar a uno de los muchos puntos gratuitos de recarga de Tesla. Por ello quien quiere uno, lo quiere y punto, a pesar de que sus precios sean astronómicos. Es el obligado peaje por disponer hoy de la tecnología, en gran parte informática, que será normal dentro de 10 años.

¿Su dispositivo más utilizado: PC de escritorio, portátil, MAC, Tablet, o teléfono móvil?

Al contrario de lo que podría parecer por mis actividades profesionales, la realidad es que me niego a ser un esclavo de las nuevas tecnologías, las cuales han de estar a nuestro servicio, y no al revés. Me parece muy llamativo el incremento exponencial de usuarios, muchos nativos tecnológicos, cuyas vidas son prácticamente virtuales, incluso cuando se reúnen en un restaurante para cenar. Quizás por eso prefiera considerarme un «inmigrante tecnológico». Mi dispositivo más utilizado es el PC, seguido por la tableta, pero casi siempre como herramienta. Incluso a la hora de leer un libro lo prefiero en formato físico. Otra cosa son publicaciones como los periódicos que por muchas razones, incluso ecológicas, prefiero consumir en formato electrónico.

¿Quién es su personaje «malo» en la historia de la informática?

Más que un personaje, hablaría de ciertas comunidades que aprovechan los sistemas informáticos para delinquir, escudados en el anonimato (a veces irreal) que ofrecen las nuevas tecnologías.

¿Quién es su personaje «bueno» en la historia de la informática?

Para no volver a mencionar a Steve Jobs, mencionaría a Bill Gates. Dada la tendencia generalizada a presentar a ambos personajes como antagónicos, puede parecer contradictorio considerar a ambos como personajes «buenos» de la informática, pero la realidad es que los dos, con sus luces y sus sombras, sus aciertos y sus fracasos, han sido claves en la historia de la informática. De hecho Apple no desapareció gracias a Microsoft, en una jugada propia de la genialidad de Steve Jobs y el buen criterio de Bill Gates.

¿El mejor invento de la informática?

La informática está presente prácticamente en todos los campos. Muchos dispositivos, desde los más sencillos, como por ejemplo un GPS o un teléfono móvil, hasta los más complejos, como puede ser un vehículo autónomo, están basados en la informática. Internet y las redes sociales son informática pura. Las empresas, desde las más grandes a las más pequeñas, confían su gestión a sistemas y programas informáticos. Por lo tanto son numerosas las contribuciones de la informática a lo largo de la historia. Quizás destacaría la impresión 3D, no por ser novedosa ya que data de los años 80, pero sí por su auge reciente, que ha abierto todo un mundo de posibilidades a usuarios particulares. No obstante sería injusto quedarse simplemente con lo más novedoso ya que, a fin de cuentas, esta existe gracias a otros muchos inventos previos, empezando por uno de los primeros, que poco tiene que ver con la informática: la rueda.

Gracias a Ernesto por responder a nuestras preguntas.

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…