Dynabook y Smalltalk… la gran influencia de esos proyectos en la tecnología actual Dynabook y Smalltalk… la gran influencia de esos proyectos en la tecnología actual
En el año 1968, un informático estadounidense llamado Alan Kay tuvo una idea sobre un concepto destinado a crear un pequeño ordenador para el... Dynabook y Smalltalk… la gran influencia de esos proyectos en la tecnología actual

En el año 1968, un informático estadounidense llamado Alan Kay tuvo una idea sobre un concepto destinado a crear un pequeño ordenador para el uso educativo en los niños. Aquella idea fue bautizada con el nombre de Dynabook. La idea era crear un dispositivo electrónico que fuera el perfecto asistente en la educación, pero era necesario crear un interlocutor entre máquina y usuario… un lenguaje de programación. En el año 1969 Alan Kay comenzó a trabajar en el Smalltalk, el lenguaje de programación del Dynabook.

En el año 1970 fue creado el famoso departamento de investigación de la empresa Xerox, llamado Xerox PARC. Y Alan Kay terminó allí en 1970, y en aquel departamento de investigación se unió a otros grandes profesionales que tuvieron importante repercusión en las ideas de Alan Kay, ya nacidas antes de la existencia del Xerox PARC.

Las investigaciones desarrolladas en el Xerox PARC bajo la tutela de Alan Kay fueron vitales para el desarrollo posterior de la mayoría de lenguajes de programación orientada a objetos.

En realidad, la programación orientada a objetos tan utilizada hoy en día nació de la mano de Ole-Johan Dahl y Kristen Nygaard cuando crearon el lenguaje de programación Simula 67, pero fue el Smalltalk, y en el Xerox PARC, donde aquello de la programación orientada a objetos fue refinada. Para aquella labor Alan Kay tuvo la asistencia de Dan Ingalls, Ted Kaehler, y Adele Goldberg dentro del desarrollo de Smalltalk bajo una clara influencia del Simula 67. El desarrollo de aquel lenguaje, y las investigaciones desarrolladas en el Xerox PARC bajo la tutela de Alan Kay, fueron vitales para el desarrollo y evolución posterior de la mayoría de lenguajes de programación orientada a objetos.

El proceso de diseño del Dynabook permaneció en la mente de Alan Kay y llegó a ser materializado en algunos prototipos en cartón. La idea era crear un ordenador del tamaño de un libro con dos tercios del equipo destinado a pantalla, y el tercio restante para el teclado integrado. Aquel diseño era lo más parecido a lo que hoy conocemos como una «tablet».

Si hay algo que siempre ha caracterizado al mítico Xerox PARC fue la falta de apoyo de su empresa matriz, Xerox. No hay ninguna duda que aquel centro de investigación fue fundamental en el desarrollo de muchas tecnologías usadas en la actualidad, pero la propia Xerox apenas dio validez comercial a aquellos proyectos —de aquella falta de apoyo se beneficiaron terceros como la empresa Apple o Microsoft—. La falta de apoyo se vio reflejada en el Dynabook, ya que fue un concepto nunca materializado para la comercialización… ni siquiera fue construido un prototipo definitivo.

No obstante Chuck Thacker y Butler Lampson utilizaron el concepto de Alan Kay para crear, en el seno del Xerox PARC, un ordenador cercano al concepto del Dynabook pero con un destino final que iba más allá de la idea de asistente educativo; un ordenador global. Y así nació el Xerox Alto, el primer ordenador de la historia que incluyó un entorno gráfico.

Xerox aprobó el lanzamiento del Xerox Star, una evolución del Xerox Alto que se convirtió en el primer ordenador comercial de la historia que incorporó un entorno gráfico.

El Xerox Alto llegó más lejos que el Dynabook al nacer un prototipo, pero tampoco fue finalmente comercializado… Xerox mantenía la política de no confiar en la comercialización de las creaciones de su propio centro de investigación. Finalmente, en el año 1981, Xerox aprobó el lanzamiento del Xerox Star, una evolución del Xerox Alto que se convirtió en el primer ordenador comercial de la historia que incorporó un entorno gráfico; pero para cuando fue comercializado, otras empresas como Apple y Microsoft contaban con la misma tecnología que fue proporcionada por la propia Xerox en negociaciones de despacho.

Aunque las principales premisas tecnológicas del Dynabook se vieron reflejadas en los ordenadores Xerox Alto y Xerox Star, en realidad el concepto de ordenador portable «estilo libro» nunca se vio reflejado en el mercado… hasta el año 2001.  Unos viejos conocidos llamados Chuck Thacker y Butler Lampson, creadores del Xerox Alto, fueron los protagonistas del proyecto de ordenador Microsoft Tablet PC que fue presentado en el año 2001, pero ésta vez, evidentemente, trabajando para Microsoft. El ordenador Tablet PC fue lo más parecido al Dynabook que salió al mercado, aunque fue un fracaso de ventas.

No hay duda alguna de que el concepto Dynabook, nacido en la cabeza de Alan Kay en 1968, fue una corriente imprescindible para otros desarrollos paralelos que han permitido la evolución de tecnologías como la programación orientada a objetos o el interfaz gráfico.

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…