Halt and Catch Fire, una serie de televisión de éxito que relata una gran historia de la informática Halt and Catch Fire, una serie de televisión de éxito que relata una gran historia de la informática
El 1 de Junio de 2014 se emitió en el canal de televisión AMC el primer capítulo de una serie de televisión llamada Halt and... Halt and Catch Fire, una serie de televisión de éxito que relata una gran historia de la informática

El 1 de Junio de 2014 se emitió en el canal de televisión AMC el primer capítulo de una serie de televisión llamada Halt and Catch Fire, cuyo hilo central es la informática de los primeros años ochenta —concretamente centrada en Texas en el año 1983—. La serie comienza explicando brevemente qué es un Halt and Catch Fire y, por ello, entiendo que debo hacer lo mismo.

En los años sesenta, cuando todavia se utilizaban memorias de núcleo magnético, los ingenieros aumentaban las velocidades de lectura/escritura sobre sus delgados alambres para lograr que las memorias fueran más ágiles. Al ejecutar cualquier programa todo funcionaba correctamente, pero al ejecutar un programa HALT de carácter recurrente —un salto continuo sobre la misma dirección de memoria—, terminaba por sobrecalentar los alambres hasta el punto de echar humo en la zona de exposición. De esa historia nace la frase Halt and Catch Fire que viene a ser traducida como: «Halt y prenderse fuego». No obstante, es necesario aclarar que esa historia sobre las memorias de núcleo magnético y el comando HALT no es veraz… es una leyenda urbana todavía por confirmar. Lo que sí está claro es que la expresión Halt and Catch Fire existe desde aquella época.

Cualquier instrucción creada en lenguaje de bajo nivel no documentada y con ciertos resultados anormales, era etiquetada como HCF por los usuarios descubridores.

Tiempo después corrió como la pólvora otro rumor que afirmaba que existió una instrucción ficticia HCF, abreviatura de la frase, desarrollada por IBM en el modelo System/360. A partir de ahí, cualquier instrucción creada en lenguaje de bajo nivel, no documentada, y que pudiera provocar ciertos resultados anormales, era etiquetada como HCF por los usuarios descubridores.

El primer caso real documentado de creación de una instrucción HCF se dio en el microprocesador Motorola 68000, que incluyó esa instrucción para realizar ciclos continuos de lectura, bloqueando el equipo que no volvía a responder hasta ser reiniciado. La finalidad de aquella instrucción era probar el funcionamiento del microprocesador en el proceso de fabricación. En cierto modo, también podían ser incluidas en el grupo de instrucciones Halt and Catch Fire algunas leyendas urbanas como el «RANDOMIZE de la muerte» del Inves Spectrum+; aunque aquella historia concreta demostró ser falsa.

Los creadores de la serie de televisión eligieron un título muy sugerente haciendo un homenaje a aquellos microprocesadores de los años ochenta, y a la informática de aquella época tan diferente a la actual. El argumento central de la serie es la informática personal, pero no desde su nacimiento, sino desde el punto de vista de la «arquitectura abierta» planteada en el primer IBM PC lanzado al mercado en el verano del año 1981. En el primer PC la empresa IBM planteó una arquitectura de ordenador en la cual apenas nada era suyo, todo eran piezas fabricadas por terceras empresas y ensambladas de forma similar a un «kit». Dentro del ordenador PC solo existe un dispositivo diseñado y patentado por IBM: la BIOS… el director de orquesta de todos los componentes que componían el ordenador. La idea de IBM fue patentar aquella pequeña parte del ordenador y así pensaron que el IBM PC estaría protegido, al mismo tiempo que podían contar con una arquitectura flexible para el resto de componentes que dependía totalmente de terceras empresas.

Crear una arquitectura abierta universal y, con ello, crear un estándar que no dependiera de una sola empresa.

La serie no solo se centra en la «arquitectura abierta» y en el ordenador IBM PC, sino que el hilo central «vital» de la serie no es otro que el hecho conocido popularmente como «La Habitación Limpia», cuyo contenido era el objetivo concreto de algunos competidores de replicar «legalmente» la BIOS de IBM, para terminar por fabricar ordenadores que fueran 100% compatibles con el IBM PC… en la serie de televisión es el sueño perseguido por los dos protagonistas principales: crear una arquitectura abierta universal y, con ello, crear un estándar que no dependiera de una sola empresa.

La serie de televisión Halt and Catch Fire es una suerte de ficción repleta de realidad… se crea una historia ficticia pero dentro de una atmósfera de total realidad. De primera mano cabe destacar que el concepto de «Habitación Limpia» en la serie se llama «Sala Blanca». La ficción enmarcada en la realidad en la serie es mucho más descarada todavia. Por ejemplo, si nos ceñimos a los hechos reales, la primera empresa que logró clonar la BIOS del IBM PC utilizando un método legal —para sortear a los abogados de la importante IBM— fue Compaq en marzo de 1983 cuando lanzó al mercado el Compaq Portable; aquella empresa había nacido un año antes, en 1982,  llegando a ser el mayor fabricante de ordenadores del mundo PC allá por los primeros años noventa ¿Dónde nació la empresa Compaq? En Houston (Texas) ¿De dónde provenían los tres fundadores de Compaq? De la famosa e histórica empresa Texas Intruments. En la serie de televisión la empresa que intenta clonar la BIOS es Cardiff Electric, una entidad ficticia que la serie sitúa, casualmente, en Texas. Además, la mujer de uno de los personajes principales, Gordon Clark, precisamente es en la serie de ficción una empleada de Texas Instruments. Por último, el protagonista principal Joe MacMillan persigue la idea de construir un equipo portable donde incluir la BIOS clonada del IBM PC, de la misma forma que Compaq hizo debutar su BIOS clonada en el que es considerado el segundo equipo portable comercial de la historia.

Nada más comenzar la serie, ya en el primer capítulo, los que vivimos la informática de los años ochenta podemos respirar la misma atmósfera que se vivía por aquellos años, personalmente me puso la piel de gallina oír en ese primer capítulo el ruido de una impresora matricial en pleno proceso de impresión… ¡ya había olvidado aquel ruido tan peculiar!

El protagonista principal de la serie es Joe MacMillan, un antiguo trabajador de IBM que vio en la arquitectura abierta el futuro de la informática, decidiendo embarcarse en la persecución de un sueño basado en construir un ordenador más barato que el PC y basado en una BIOS clonada sobre un ordenador IBM. Y para lograr el fin persigue al segundo protagonista de la serie, Gordon Clark, un talentoso Ingeniero de Sistemas que es la mano ejecutora de la replicación de la BIOS mediante ingeniería inversa.

El personaje de MacMillan es la viva imagen de un híbrido entre Bill Gates y Steve Jobs, en ciertos momentos se puede atisbar en Joe la famosa «distorsión de la realidad» utilizada por Steve Jobs.

En mi opinión, Joe MacMillan representa en la serie la viva imagen de un implacable perseguidor de sus sueños «cueste lo que cueste», rozando la locura por momentos y acercándose en momentos puntuales al despotismo; pero tiene un objetivo, sabe lo que quiere, también sabe lo que quieren los usuarios, y está dispuesto a hacer lo que sea necesario para llevar a buen puerto el proyecto, por las buenas o por las malas, y sin pensar en los daños colaterales que aquello pueda provocar. El personaje de MacMillan es la viva imagen de un híbrido entre Bill Gates y Steve Jobs, en ciertos momentos se puede atisbar en Joe la famosa «distorsión de la realidad» utilizada por Steve Jobs. Se puede destacar el capitulo de la serie en el que Joe MacMillan llega en coche, alterado, con una mezcla de pasión y efusividad, una especie de locura por una idea que desea compartir con sus compañeros, y a todos les parece absurda en primera instancia… aquella escena podría ser una representación de la biografía de Steve Jobs. Para rematar el gran parecido, el protagonista MacMillan comparte en ciertos momentos de la serie de una problemática infancia con episodios de violencia sufrida, comparable en cierto grado con la dura infancia de Steve Jobs al ser un niño huérfano adoptado por una familia norteamericana, hecho traumático que arrastró durante toda su vida.

En cambio Gordon Clark representa todo lo contrario, una persona en principio apática por haber sufrido un fracaso auto-considerado vital para su desempeño profesional, y un genio talentoso de la electrónica pero dudoso ante la idea de perseguir un sueño, también preocupado por los daños colaterales de todo lo que pueda hacer. Perfectamente se puede ver representado en Gordon la antítesis de Steve Jobs, que no es otro que Steve Wozniak.

Recientemente se emitió la cuarta temporada de la serie al mismo tiempo que se anunció que ya no se van a rodar más capítulos. Todos los que tenemos pasión por la informática y disfrutamos de la «retroinformática» hemos admirado esta serie pero, al mismo tiempo, entendemos que no se trata de extender sin más un rodaje hasta llegar a una rutina «guionizada»… más vale que termine habiendo dejado unas sensaciones tan sobresalientes. No tengo ninguna duda de que es la mejor serie dedicada a la informática que he visto hasta la fecha, destacando el logro de parce muy interesante el hilo argumental incluso a los que huyen de la informática y lo que le rodea.

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…