Killer App: la importancia de la Aplicación Asesina Killer App: la importancia de la Aplicación Asesina
Una Aplicación Asesina se define, oficialmente, como una aplicación informática determinante, es decir, que su implantación supone la definitiva asimilación por los usuarios. En... Killer App: la importancia de la Aplicación Asesina

Una Aplicación Asesina se define, oficialmente, como una aplicación informática determinante, es decir, que su implantación supone la definitiva asimilación por los usuarios. En inglés se le conoce con el nombre Killer Application y, usualmente, como Killer App. Con el paso de los años, y con la evolución de la tecnología, se suele utilizar el término Aplicación Asesina para anunciar la próxima aplicación que romperá esquemas. En Internet se pueden encontrar preguntas del estilo ¿Cuál será la próxima Killer App de Internet? ¿Y del Internet de las Cosas (IoT)? ¿Y la Killer App en aplicaciones para móviles?

Una Killer App es una aplicación que arrasa entre los usuarios, se convierte en una aplicación bajo un uso masivo a nivel global y que, en muchos casos, marca el inicio de una nueva corriente de software. Pero si retrocedemos treinta años el concepto Aplicación Asesina va mucho más allá de lo que es una aplicación global de éxito mundial, podía ser el desencadenante del éxito de un ordenador personal.

Crear una Aplicación Asesina era vital para el éxito de una máquina concreta en el mercado.

En los primeros años ochenta la informática personal, nacida la década anterior, comienza a evolucionar, y diferentes fabricantes diseñan y comercializan ordenadores bajo una arquitectura propietaria solo compatible con otros equipos del mismo fabricante, incluso llegando a ser más restrictiva porque diferentes modelos del mismo fabricante podían ser incompatibles entre sí. Y este asunto se complica más cuando valoramos que, en aquellos primeros años, el fabricante de un ordenador también desarrollaba el software para la máquina directamente o por medio de empresas subcontratadas. Debido a esto, crear una Aplicación Asesina era vital para el éxito de una máquina concreta en el mercado. El fabricante que lograba crear una Aplicación Asesina, disparaba las ventas de sus ordenadores.

Si recurrimos a la empresa Apple y a su famoso ordenador Apple II —el equipo que les hizo dar el primer gran impulso—, aquel modelo tuvo una Killer App llamada VisiCalc, la primera hoja de cálculo de la historia. Aquella aplicación revolucionó el concepto del uso de un ordenador para realizar tablas de cálculos, situando al Apple II en la órbita del éxito mundial. Para muchos VisiCalc fue la primera Killer App de la historia.

En aquellos primeros años de la informática, el desarrollo de una Aplicación Asesina iba de la mano del diseño de los ordenadores… era un objetivo a buscar, pero difícil de lograr. En la serie de televisión Halt and Catch Fire, que relata la informática de los años ochenta, se habla en uno de los capítulos finales de la primera temporada de la necesidad de crear una Aplicación Asesina para acompañar al lanzamiento de un ordenador personal que los protagonistas creen que puede ser el futuro de la informática, siempre dentro de la trama de la serie.

Con el nacimiento de Activision, nació la idea de desarrollar software para ordenadores personales de forma independiente al fabricante.

El primer gran cambio dentro de la dualidad Ordenador personal-Software vino de la mano de los empleados de Atari David Crane, Larry Kaplan, Alan Miller, y Bob Whitehead, que abandonaron su puesto de trabajo para crear un distribuidor/desarrollador de software llamado Activision. Con el nacimiento de esa empresa, nació la idea de desarrollar software para ordenadores personales de forma independiente al fabricante. El nuevo modelo de negocio en el desarrollo de software separó, definitivamente, la relación existente entre diseñar un ordenador y crear, por parte del propio fabricante, las aplicaciones para el mismo equipo.

Aunque, inicialmente, la propia Atari se ofendió por la salida de parte de sus trabajadores para crear una empresa externa y vivir del software desarrollado para sus máquinas, en poco tiempo se vio el claro beneficio de centrarse en el diseño de los ordenadores, y conseguir que muchas empresas externas e independientes desarrollen software para el hardware… cuánto más software disponga un ordenador, más fácil será de vender.

En el año 1981 el escenario se complicó aún más cuando IBM decidió crear una arquitectura abierta basada en componentes de terceros, todos ellos gestionados bajo una BIOS propietaria y protegida intelectualmente. Pero aquel movimiento atrajo a otros fabricantes e IBM, accidentalmente y sin intención alguna, creó la compatibilidad entre los ordenadores personales, naciendo así la arquitectura PC. La independencia del desarrollo del software, sumada a la invasión de la informática compatible basada en arquitectura abierta, terminó por restar importancia a las Aplicaciones Asesinas. No obstante, y dentro del mundo PC, se considera como la primera Aplicación Asesina a la hoja de cálculo Lotus 1-2-3, software que no solo igualó a Visicalc sino que superó notablemente.

Para destacar el gran aspecto gráfico del Apple Macintosh fue necesario desarrollar dos Killer Apps como fueron Aldus Pagemaker y Adobe Photoshop.

Por catalogar algunas de las Aplicaciones Asesinas más famosas podemos elegir al Apple Macintosh, un ordenador de éxito en América y no tanto éxito en Europa, que centró sus virtudes en la demostración de una superior gestión gráfica al ser comparado con otros ordenadores como, por ejemplo, el IBM PC. Y para destacar ese aspecto gráfico fue necesario desarrollar dos Killer Apps como fueron Aldus Pagemaker y Adobe Photoshop.

El concepto Killer App se mantiene vivo, y se puede llevar más allá de lo que es puramente un software alcanzando, incluso, a la definición de «aplicación» con significado de «servicio». Por ejemplo, para muchos los mensajes SMS fueron la Aplicación Asesina de la telefonía móvil anterior al «smartphone», y también lo fue para Internet el servicio del correo electrónico. Dentro del apartado de Internet podríamos considerar —también— al navegador de Internet como una Killer App que entró en la vida de todo el mundo, sobre todo con la llegada de Internet a la telefonía móvil.

Según la definición «oficial», en ningún caso una Aplicación Asesina es una aplicación de éxito mundial, sino que sería, más bien, una aplicación que crea un modo de vida, o un método de trabajo… la Aplicación Asesina va más allá del número de aplicaciones vendidas. En cambio, para otros, una Aplicación Asesina es, simplemente, un software revolucionario y popular.

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…