Recuperada una recreativa española 22 años después de su creación Recuperada una recreativa española 22 años después de su creación
Tras más de 22 años en el armario, Last KM vuelve a la carretera de la mano de RetroAcción, una asociación que tiene por... Recuperada una recreativa española 22 años después de su creación

Tras más de 22 años en el armario, Last KM vuelve a la carretera de la mano de RetroAcción, una asociación que tiene por fin divulgar tanto los videojuegos como la informática clásica. Last KM fue un título de ciclismo desarrollado por el estudio Zeus Software en 1995, entre otros, por Ricardo Puerto, programador donostiarra que ha facilitado la placa de la recreativa para su conservación.

Ricardo Puerto añadió un protocolo y un cableado muy rudimentario para poder conectar dos bicicletas estáticas.

La placa no solo funciona, sino que se conserva en un estado excelente y ofrece una versión muy avanzada del juego. Sobre un el hardware Jamma de la empresa catalana Gaelco, Ricardo Puerto añadió un protocolo y un cableado muy rudimentario para poder conectar dos bicicletas estáticas. Ese fue el encargo que recibieron en Zeus por parte de Luis Jonama, uno de los tres socios fundadores de Gaelco, en 1995. En paralelo, según comenta Julen Zaballa, periodista e investigador, Zeus desarrollaba otro proyecto para Gaelco, Biomechanical Toy, lo que no fue motivo para que el proceso de creación y prueba del software se completase en apenas cuatro semanas.

Last KM se aprovechó de todo el trabajo de creación de herramientas realizado para Biomechanical Toy, pero el apartado gráfico no resultó tan sencillo. En los tiempos del píxel más artesano, los diseñadores gráficos se las tuvieron que ver con un sinfín de fotografías de distintas zonas de Donostia para levantar los escenarios del juego, un aspecto importante en un título que no destacaba por la acción de sus protagonistas en pantalla. Hablamos de un juego de scroll lateral con grandes píxeles y que sustituía la técnica de machacar botones por el pedaleo frente a la pantalla. Pese a su sencillez, estas mecánicas eran tremendamente populares en la época, y se habían podido ver en varios títulos de la mítica Topo Soft.

Aquellos arcades que no contaban con un despliegue de accesorios llamativos corrían el riesgo de caer en el ostracismo de la zona B del salón recreativo.

Con esta máquina y la instalación de dos bicis estáticas se pretendía dar el salto a un modelo de recreativa más espectacular y llamativo, al estilo japonés de SEGA. De la misma manera que había sucedido con el cambio al modelo electrónico de las máquinas de frutas, aquellos arcades que no contaban con un despliegue de accesorios llamativos corrían el riesgo de caer en el ostracismo de la zona B del salón recreativo.

La puesta de largo de Last KM estaba planeada para celebrarse en Barcelona, hasta donde se desplazó Puerto con la intención de realizar la instalación y arranque de la recreativa. El sitio elegido, según comentan, había sido el New Park de Las Ramblas, pero nunca llegó a recibir ni una sola moneda. Al menos no en su versión para salones de juego, ya que sí hubo una versión para gimnasios, seguramente un espacio más apropiado para un concepto tan físico como el de esta propuesta.

Veintidós años después, y con la XI edición de RetroMañía como telón de fondo, los visitantes de las actividades de la X Semana de la Ingeniería y Arquitectura, evento que organiza la Universidad de Zaragoza, pudieron descubrir esta joya de la arqueología del videojuego español. Eso sí, sin bicicletas estáticas. Tras su exposición, pasará a engrosar los fondos del catálogo del Museo de Informática Histórica, museo que la asociación RetroAcción se encarga de gestionar.

Desde la asociación consideran este legado como imprescindible para que futuras generaciones puedan acercarse a los albores de la industria del entretenimiento digital desarrollado en España.

Desde 2006 RetroAcción se encarga de proteger y documentar joyas como este Last KM, un trabajo que tiene por finalidad ayudar a documentar la historia del videojuego de este país. Desde la asociación consideran este legado como imprescindible para que futuras generaciones puedan acercarse a los albores de la industria del entretenimiento digital desarrollado en España, una época muy diferente en cuanto a los mercados y espacios de consumo en la que las limitaciones tecnológicas se compensaban con creatividad y talento.

Leo Redactor

Intrépido desarrollador de aplicaciones, también muy cercano al área de sistemas, y apasionado de la historia de la informática. Siempre en búsqueda de la innovación, Leo es redactor en ParcelaDigital.

Artículos antiguos…