La abstracción al eterno debate en la informática La abstracción al eterno debate en la informática
La informática vivió varios años sumida en la polémica  —incrustada entre diferentes bandos— y durante algunos años pareció ser algo habitual que cada avance... La abstracción al eterno debate en la informática

La informática vivió varios años sumida en la polémica  —incrustada entre diferentes bandos— y durante algunos años pareció ser algo habitual que cada avance tecnológico terminaba por crear, mediante «generación espontánea», nuevos bandos donde «beligerar», pacíficamente hablando.

Quizás el primer gran debate entre bandos fue el generado entre seguidores de los «PC» y los de «Apple», seguido muy de cerca por algunos años de debate con los microprocesadores como objeto central… ¿cuáles eran los mejores?… ¿«Intel» o «AMD»?

La separación entre los bandos de Linux y Windows no es un mero debate entre qué sistema operativo es mejor, sino que conlleva también la creación de los bandos enfrentados del software libre y software cerrado.

La rápida ebullición del Linux a mediados de la década de los años noventa del siglo pasado, provocó un nuevo debate con los sistemas operativos en total protagonismo… quizás el debate más extenso y más vigente. La separación entre los bandos de Linux y Windows no es un mero debate entre qué sistema operativo es mejor, sino que conlleva también la creación de los bandos enfrentados del software libre y software cerrado, y los bandos a favor y en contra del capitalismo informático… y una guerra encubierta contra lo que algunos consideraban monopolios.

Posteriormente, la evolución de la tecnología nos trasladó a todos a nuevos debates cuyo centro era la portabilidad tecnológica; la telefonía móvil y el acceso global a Internet desde cualquier ubicación. Un nuevo debate entre «iOS» y «Android», y la polémica popular entre Apple y el resto de fabricantes.

De todos los debates surgen los protagonistas: Microsoft, Apple, Google, Intel, AMD, y un largo etcétera. Pero también podemos centrar los debates en personas físicas: Bill Gates, Steve Jobs, Linus Torvalds, o Richard Stallman. Aplaudidos y odiados al mismo tiempo —mitificados en algunos momentos y demonizados en otros—.

Para mucha gente Bill Gates o Steve Jobs son la proyección del mal en la informática, para otros son personas imprescindibles en esta especialidad de la ciencia.

Los debates no tienen por qué ser negativos, ya que generan vías interesantes para compartir conocimientos. Pero todo dentro de unos límites, ya que los debates y las polémicas señaladas en este artículo terminan por ser totalmente estériles, y no llevan a ninguna parte que no sea el puro intercambio de pareceres, o una guerra sin final a la vista. Por ejemplo, para mucha gente Bill Gates o Steve Jobs son la proyección del mal en la informática, para otros son personas imprescindibles en esta especialidad de la ciencia.

Si hablamos de Bill Gates, de Microsoft, o de Windows, solo cabe decir que sus aportaciones son esenciales para la evolución en la informática. La aportación de Microsoft a esta ciencia es espectacular y el sistema operativo Windows sigue siendo un sistema elemental para todas aquellas personas que únicamente desean ser usuarios sin  complicarse la vida con las tareas más sencillas de un ordenador. El sistema operativo Linux es una evolución del UNIX hacia el código abierto y la gratuidad… Dennis Ritchie afirmó: «UNIX es muy simple, solo que se necesita ser un genio para entender su simplicidad»… ahí está la grandeza de Windows y Microsoft.

En el caso de Linux, poco se puede añadir para ensalzar su prestigio. Es un sistema operativo basado en UNIX que es sencillamente espectacular, sobre todo en los aspectos de redes de comunicación y servidores, que es donde marca la diferencia. Es el sistema operativo que reina en su especialidad, además de ser el «padre» de otro sistema de gran éxito como es el «Android». Linus Torvalds inició un movimiento que cada día tiene más adeptos y las aportaciones de Torvalds, así como las del sistema operativo Linux, fueron fundamentales para que la tecnología informática se encuentre dónde está ahora.

Sobre Steve Jobs y Apple hay que destacar que siempre han aportado a la tecnología informática el concepto de imagen, integración, y calidad… y la preocupación por el diseño, poco presente en sus competidores; los productos además de ser buenos tienen que parecer buenos.

Apple no fue el primero en la mayoría de sus productos, pero sí fue el primero en lograr el éxito para terminar por convertirlos en elementos globales en el día a día de la humanidad.

Las manías y rarezas de Steve Jobs lograban que todos sus ingenieros obtuvieran un rendimiento por encima del casi imposible. Steve Wozniak es un genio de la electrónica, imprescindible en los inicios de Apple, pero  sin la visión y el afán de superación de Jobs nunca hubiera alcanzado la cima del éxito. Para muchas personas Steve Jobs, con sus sistemas cerrados, era la encarnación del mal en la informática; pero la realidad es muy diferente porque revolucionó la música con el «iPod», resucitó los ingresos en la industria de la música con la perspectiva que aportó «iTunes», y revolucionó el mundo de la telefonía con el «iPhone» al crear el «smartphone». También revolucionó el mundo de la portabilidad con el «iPad». Seguramente algunos lectores pensarán que el «iPhone» no fue el primer «smartphone» y el «iPad» no fue el primer «Tablet». Completamente cierto, Apple no fue el primero en la mayoría de sus productos, pero sí fue el primero en lograr el éxito para terminar por convertirlos en elementos globales en el día a día de la humanidad. Los dispositivos que precedieron al «iPod», «iPhone», o «iPad»,  no sobrevivieron y terminaron por desaparecer; les faltaba la visión y el diseño necesario para alcanzar el éxito.

Henry Ford dijo: «Si hubiera preguntado a la gente qué quería, me hubiesen dicho que caballos más rápidos». Esa frase define la mayor cualidad de Jobs y Apple.

Richard Stallman, con el manifiesto GNU, aportó una nueva visión al mundo del desarrollo de software, logrando «universalizar» las creaciones en comunidad.

Con respecto a Richard Stallman, el manifiesto GNU, el software libre y el código abierto inherente, aportaron una nueva visión al mundo del desarrollo de software, logrando «universalizar» muchas aplicaciones creadas en comunidad, la mayoría con la característica añadida de ser gratuitas, elemento ajeno al software libre.

Pero el código cerrado sigue siendo fundamental en muchos aspectos, ya que las grandes empresas y las instituciones necesitan el rigor, el orden y organización, los plazos, y la responsabilidad que aporta el código cerrado con su característica inherente de ser software de pago.

El debate entre el Linux y Windows, software libre o cerrado, los sistemas cerrados y los abiertos, y cualquier otro que enfrente a diferentes tecnologías y diferentes visiones, son inútiles. No existen ni ángeles ni demonios, todos aportan, todos han sido factor clave en la evolución de la tecnología informática, y todos ellos disponen de su propio ámbito de influencia o actuación. Por eso la mayoría de los informáticos nos abstraemos de la esterilidad de aquellas polémicas, e intentamos elegir la tecnología correcta en función de cada necesidad concreta.

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…