Connect with us

Leyendas

Conectarse a un mundo nuevo en trescientos baudios de velocidad

Publicado

en

En el año 1989 las comunicaciones entre equipos informáticos formaba parte del cine de ciencia-ficción, Internet se reducía a un uso académico y gubernamental y todavía tardaría casi tres años en liberalizarse… y otros tres más en estar accesible en España para el uso público y particular.

En 1989 tenía catorce años de edad —apunto de cumplir quince años— y era uno de los pocos privilegiados que en mi zona disponía de un «módem» con el que podía convertir señales digitales del ordenador en analógicas para la línea telefónica, y viceversa: modular y demodular señales. Aquello quería decir que podía usar mi ordenador para utilizar la señal telefónica para conectarme con otros ordenadores localizados en cualquier parte del mundo.

Aquél módem que tenía era externo, costaba unas sesenta mil pesetas de la época —que actualmente podríamos transformar en unos seiscientos euros si tenemos en cuenta el aumento del coste de la vida—, y disponía de dos velocidades de transmisión: trescientos baudios, y mil doscientos baudios; pero cuidado, ya te avisaban que pocas líneas telefónicas de la época podían alcanzar la velocidad más alta, era necesario esperar a la evolución tecnológica mientras te conectabas a los trescientos baudios. Y en aquellos años las evoluciones tecnológicas llegaban… cuando llegaban. Es importante aclarar que en 1989 hablar de trescientos «baudios» era hablar de bits por segundo de transferencia, ya que los «baudios» y los «bps» se igualan en velocidades bajas.

Aquel módem no servía de nada si no lo conectaba al puerto serie de mi ordenador, concretamente al de veinticinco pines, porque el de nueve era demasiado moderno ¿Qué es un puerto serie? Pues algo que se utilizaba muchísimo hace tres décadas y que en la actualidad no existe en los equipos informáticos, ya que fue sustituido por puertos más modernos como el «USB» —sin olvidar que en la informática industrial todavia se utilizan puertos serie—.

Retomando el asunto del puerto serie, si quería conectar el módem a mi ordenador necesitaba la conexión a ese puerto concreto, y por lo tanto necesitaba crear un cable con las conexiones y cruces necesarios para lo que espera un terminal de comunicaciones. Busqué una persona experta en soldaduras para que me hiciera el cable; lo hizo por cinco mil pesetas de la época. Con el paso de los años los cables que necesitaba para cualquier fin, me los hacía yo mismo… en el año 1989 y con mis catorce años todavia me faltaba madurar muchos conocimientos.

Contaba con el módem externo y el cable, el siguiente paso era usar un software de terminal para ejecutar las comunicaciones. Pongamos el escenario: en aquellos años no existían en el mundo «PC» los sistemas operativos con entorno gráfico, en un «PC» la mayoría usábamos el «MS-DOS» de Microsoft, que era un sistema operativo en modo texto y todo se ejecutaba mediante complicados  comandos de gran abstracción. Tampoco existían navegadores de Internet, ni existían direcciones donde abrir páginas ¿Cómo funcionaba aquello de las comunicaciones? Pues era necesario conocer los números de teléfono directos de cada ordenador al que ibas a conectarte, y dicho ordenador debía contener una «BBS» o «Bulletin Board System», que es una especie de aplicación en modo texto (sin gráficos) que es el origen de la información; digamos que cada página web que conocemos en la actualidad, sin gráfico alguno, estaría en un ordenador concreto en un domicilio concreto y conectado a un número de teléfono a la espera de recibir llamadas entrantes. Esos ordenadores es lo que ahora llamaríamos «servidores de Internet». Los números de teléfono de las «BBSs» eran fáciles de localizar en las revistas de informática que se publicaban con periodicidad mensual. Pero… ¡cuidado!… si llamabas a una «BBS» de Estados Unidos, había que pagar el coste de la llamada desde tu domicilio al destino como si estuvieras hablando de voz. Por eso buscaba «BBSs» provinciales o locales, cuya tarifa era más barata.

Disponía de mi ordenador (un Dynadata PC 8088 XT), un módem externo, el cable serie, el terminal de software —pongamos por ejemplo el «Carbon Copy»—, y contaba con números de teléfono de diferentes «BBSs». Una vez que tenía todo… ya está… encender el ordenador, abrir el navegador, y poner una dirección… pues no. Una vez todo en marcha era necesario abrir el terminal de comunicaciones y ejecutar todo el proceso de descuelgue, llamada, conexión, cuelgue mediante comandos de texto con una sintaxis concreta. Una vez ejecutados los comandos, podíamos acceder concretamente a la «BBS» asociada al número de teléfono marcado. Y lo que podíamos ver era un pequeño mundo de letras y gráficos simulados con caracteres de tipo texto, pudiendo acceder a la información que aportaba dicha «BBS».

En la actualidad nada del mundo «BBS» y los «módems» sorprendería al público en general, estamos «demasiado interconectados», pero en aquellos años no existía ningún tipo de conectividad fuera de la linea de voz del teléfono, y cuando la gente veía aquello, quedaba perpleja sin entender como un ordenador se podía conectar con otro a miles de kilómetros de distancia… un mundo nuevo a trescientos baudios de velocidad.

El módem y la «BBS» forman parte de las leyendas de la informática.

Nacido en Asturias, y residente en el País Vasco desde el año 2005, soy Arquitecto de Software, y desarrollo mi labor profesional en Ingeniería de Software desde hace más de veinticinco años, tanto en el sector industrial (Ingeniería I+D) como en la administración pública. Hasta la fecha he publicado cinco libros en formato papel entre los años 2009 y 2019, y he ganado varios premios nacionales e internacionales con asuntos relacionados con Internet. También realizo una labor de recuperación de la historia de la informática, y en el año 2018 publiqué el libro Historia de la Informática Personal, donde profundizo en la historia de la informática clásica. En mi web personal se puede encontrar más información sobre mí (https://manuel-llaca.com).

Leyendas

Bugaboo, el primer videojuego español y un hito en la historia del software

Publicado

en

Bugaboo

Bugaboo, La Pulga, The Flea… un videojuego de desarrollo español nacido en 1983, y que fue el primer gran éxito internacional de un software español, abriendo una época conocida como La Edad de Oro del Software Español. En este artículo, y con la ayuda de Paco Portalo, co-desarrollador del videojuego, voy a profundizar un poco más en aquel software.

En el año 1983 nació en España una empresa llamada Indescomp cuya finalidad era el desarrollo y distribución de videojuegos para los ordenadores de 8 bits que empezaban a despuntar en aquellos primeros años ochenta. Indescomp asumió, en su inicio, la distribución en España de Spectrum, y un tiempo después también la de Amstrad CPC, que fueron las dos grandes marcas que arrasaron en España en la segunda mitad de los ochenta en un creciente mercado del ordenador personal.

El origen del software español estuvo en las manos de Indescomp y dos talentosos desarrolladores: Paco Suárez y Paco Portalo.

En realidad Sinclair, propietaria del Spectrum, y Amstrad eran empresas británicas de éxito masivo en aquellos años… el olimpo de la informática personal era, sin duda, Reino Unido. Y el éxito de aquellos ordenadores, junto con un software destacable, llevaron a Indescomp a convertirse en una gran empresa en un corto espacio de tiempo. El origen de todo aquello estuvo en las manos de Indescomp y dos talentosos desarrolladores: Paco Suárez y Paco Portalo, creadores de un fabuloso videojuego conocido en España como La Pulga, y en el extranjero como Bugaboo (The Flea). El videojuego fue un éxito internacional sin precedentes.

Con Paco Suárez hablé en alguna ocasión en el pasado por asuntos ajenos a La Pulga, llegando a publicar, en este mi blog, una entrevista personal. Con Paco Portalo he disfrutado, en los últimos dos años, de un interesante intercambio de mensajes de correo electrónico; de aquello nació una entrevista, y un estupendo artículo de su autoría publicado en este blog. En una de nuestras últimas conversaciones me propuso publicar un artículo dedicado a Bugaboo… una idea que me pareció realmente estupenda, porque Bugaboo es un software leyenda dentro de la informática clásica mundial. Y así nació este artículo…

Paco Suárez y Paco Portalo desarrollaron para Indescomp el considerado primer videojuego español de la historia.

En el año 1983 dos jóvenes extremeños llamados Paco Suárez (Cáceres, 1954) y Paco Portalo (Badajoz, 1958) desarrollaron para Indescomp el considerado primer videojuego español de la historia. La idea inicial del videojuego partió de lo que, en la actualidad, se considera una innovación revolucionaria en aquel incipiente mundo de los videojuegos: un interfaz con el usuario, una idea de Paco Suárez esbozada en un programa para el Sinclair ZX81 que envió a Indescomp bajo el nombre de La Pulga, y también un novedoso enfoque fílmico en su presentación que sumergía al jugador en una historia de la cual era protagonista. En la actualidad se considera que Bugaboo fue uno de los primeros videojuegos a nivel mundial que incluyó una cinemática en su presentación. Indescomp encargó a Paco Suárez portar la idea de su programa La Pulga desde el microordenador Sinclair ZX81 hacia el Sinclair ZX Spectrum —no comercializado todavía en España en ese momento—.

Paco Portalo y Paco Suárez exploraron a fondo un nuevo conocimiento que fue vital para el desarrollo posterior de La Pulga.

Bajo la influencia de un AIM-65 de Rockwell de la Escuela de Ingenieros Técnicos donde Paco Portalo realizaba su proyecto de fin de carrera, y el equipo ZX81 de su hermano, Portalo accedió por primera vez a ese fabuloso mundo de 8 bits que estaba naciendo. Con aquellos equipos y unos cuántos proyectos relacionados con sus estudios, y con la ayuda de un Paco Suárez al que ya conocía tiempo atrás, tanto Paco Portalo como Paco Suárez exploraron a fondo un nuevo conocimiento que fue vital para el desarrollo posterior de La Pulga.

El juego de La Pulga consistía en un pequeño asterisco saltarín situado al fondo de un pozo escalonado, siendo el objetivo sacarlo de allí con el menor número de saltos posibles. Un aspecto que pasó bastante desapercibido para la historia, ocurrencia de Suárez, fue obtener más información de cada pulsación, contando el tiempo que el jugador tenía pulsada la tecla. Aquella invención no fue debidamente valorada, y supuso un descubrimiento muy utilizado posteriormente en infinidad de videojuegos.

En el año 1983 Paco Suárez fue reclutado en Madrid por José Luis Domínguez, máximo responsable de Indescomp, para desarrollar la idea de La Pulga dentro de un ZX Spectrum cercano a su debut en el mercado. En Julio de 1983 Paco Portalo fue a Madrid, con su titulo de ingeniería debajo del brazo, y aprovechó para visitar a su amigo en las oficinas de Indescomp. Allí vio el estupendo trabajo que estaba desarrollando su amigo para el nuevo videojuego, y allí mismo José Luis Domínguez le ofreció un trabajo para colaborar con Paco Suárez en el desarrollo de ese software. Ambos alquilaron una vivienda cerca de la oficina de Indescomp y trabajaron a destajo en el proyecto tanto en la oficina como en la vivienda.

Indescomp contrató a Pedro Ruíz para versionar La Pulga en otro gigante de la historia del ordenador personal… el Commodore 64.

Según avanzó el desarrollo de Bugaboo, Indescomp contrató a Pedro Ruíz para versionar La Pulga en otro gigante de la historia del ordenador personal… el Commodore 64. En el apartado comercial del videojuego participó Federico Fritzsch, y también hubo pequeñas ayudas como la de Ángel Domínguez, hermano de José Luis, que ayudó con los rótulos.

Ya con el desarrollo avanzado, el responsable de Indescomp propuso llamarlo Bugaboo,al mismo tiempo que el desarrollo fue concibiendo la idea de una presentación inicial para introducir al jugador en la historia… una aportación de Portalo. Y así nació lo que los propios autores denominaron «el videocuento interactivo»; aquello fue un hito mundial y seguramente el mayor logro alcanzado por el videojuego.

Llegados a este punto ya se pueden comentar las primeras curiosidades. Las estrellas que aparecían nada más comenzar el juego corresponden a las que había en el cielo el día 7 de Julio de 1983, justo en coincidencia con el viaje que hizo Paco Portalo de Badajoz a Madrid buscando un nuevo futuro. La sonda exploradora «Cebolla-X7» es un homenaje a un amigo músico llamado Jesús Fernández Medina.

El videojuego original fue terminado en Septiembre de 1983 y lanzado al mercado en el siguiente mes de Octubre.

La programación de Paco Suárez era estructurada y organizada, la de Paco Portalo era más anárquica, y aquello, en cierto modo, y como reconoció el propio autor, provocó que los 48 Kilobytes de memoria del ZX Spectrum se quedaran cortos. No obstante fueron solventados todos los problemas, y el videojuego original —que fue la versión inglesa— fue terminado en Septiembre de 1983 y lanzado al mercado en el siguiente mes de Octubre. En Inglaterra el producto fue comercializado bajo el nombre de Bugaboo (The Flea) por la empresa Quicksilva, y en España salió a la venta poco después, en las navidades, bajo la denominación de La Pulga, siendo distribuido por la famosa entidad, en aquellos años, llamada Investrónica. Lo que se debe dejar claro ante tanta pluralidad nominativa es que el único nombre que apareció en los créditos en todas las versiones fue Bugaboo.

Comenzaron a llegar las críticas desde Inglaterra… la primera fue bastante fría, publicada en la revista Home Computing Weekly. A partir de ahí las críticas fueron mejorando hasta situar el videojuego entre los mejores del año a nivel internacional; la puntilla llegó en Enero de 1984 al liderar Bugaboo el TOP 20 de los mejores videojuegos en la prestigiosa revista Your Computer. A partir de ahí la sucesión de críticas positivas llegaron en cadena proviniendo de los medios más prestigiosos como, por ejemplo, el medio Crash. En otro orden, además de recibir muy buenas críticas, Bugaboo fue un éxito de ventas. Pero también corresponde destacar que Bugaboo, al ser lanzado al mercado un año antes del PEIN (Plan Electrónico e Informático Nacional), fue el detonante de que se comenzara a hablar del software español en el mundo cuando en España ni se desarrollaba ni se distribuía software propio… La Pulga fue el videojuego que abrió la época conocida como La Edad de Oro del Software Español, periodo iniciado en el año 1983 con la comercialización de La Pulga, y que terminó en 1992.

La versión Booga-boo fue el primer videojuego español distribuido en Estados Unidos.

Después de Bugaboo, y de su lanzamiento en España y Reino Unido, Paco Portalo se desvinculó del proyecto, y se hicieron otras versiones en otras plataformas. En Marzo de 1984 fue lanzada al mercado la versión de Pedro Ruíz para Commodore 64 con música de Félix Arriba rebautizada como Booga-boo; fue el primer videojuego español distribuido en Estados Unidos. En Junio de 1984 fue lanzada al mercado la versión para Amstrad CPC464 llamada Roland In The Caves. En 1991 Opera Soft lanzó al mercado Poogaboo (La Pulga II). El videojuego también fue portado a MSX y PC.

En España, y a día de hoy, Bugaboo sigue sin tener el reconocimiento que sí dispuso en Inglaterra y en otros países, siendo un software de gran éxito altamente influyente en 1983 en los apartados técnico y visual. Cabe destacar que la estatuilla de los Premios Nacionales a la Industria del Videojuego GameLab, óscar de la Industria Nacional del Videojuego, es una pulga en honor a Bugaboo. La popularidad del juego dio lugar a la publicación, en 2009, de un trabajo titulado Bugaboo, un hito en la historia del software español, realizado por Francisco Portalo Calero y publicado por la Universidad de Extremadura.

La Pulga, junto con el famoso videojuego español Fred, abrieron al mercado internacional el software español.

Es importante no obviar que Bugaboo fue el primer videojuego de origen español, y considerado entre los primeros a nivel mundial que incluyeron cinemática, y Paco Suárez, Paco Portalo, e Indescomp, participantes activos en su creación, construyeron un símbolo que forma parte de la historia de la informática personal… en realidad Bogaboo es un capítulo muy importante dentro de la historia de la informática. La Pulga, junto con el famoso videojuego español Fred, abrieron al mercado internacional el software español, generando una importante inquietud en los jóvenes programadores de la época que fundaron sus propias empresas de desarrollo, algunas de ellas de gran trascendencia posterior. En mi caso personal, en el libro Crónica de la Informática Personal que publiqué en el año 2018 a modo de recopilatorio de una desconocida historia del ordenador personal, aparece en un amplio texto La Pulga y otros participantes que fueron vitales en el desarrollo de la informática personal.

Continuar leyendo...

Leyendas

Factor-S, un miniordenador 100% español

Publicado

en

Joan Majó, un doctor en ingeniería industrial de origen catalán, y Jordi Vidal diseñaron el primer ordenador fabricado en España con tecnología y programación propia. En el año 1963 Joan Majó fundó la empresa Telesincro, y  a través de esa empresa lanzó al mercado en 1967 el ordenador Factor-P que contó con una gran influencia de la tecnología Philips del momento,—inspirado en una máquina de hacer facturas de la empresa holandesa—, como el propio Joan Majó reconocería tiempo más tarde.

Posteriormente, fueron lanzados los modelos Factor-R y Factor-S; el segundo fue el «casi último» creado por la empresa en el año 1971 , con el que alcanzó su mayor esplendor.

Lea el artículo entero pulsando aquí

Continuar leyendo...
Advertisement

¡Suscríbete!

¡Suscríbete y recibe los artículos en tu email!

Si lo deseas, puedes suscribirte a ParcelaDigital.com y recibir en tu correo electrónico los artículos ¡Es gratis!



Premios Obtenidos



- Blog ganador del Premio Web Internacional OX en dos ocasiones (años 2016 y 2017) a la mejor web de Informática e Internet en Europa
- Ganador del Premio Blog del Día (19 de Octubre 2018)
- Dos veces finalista (3 primeros) en los Premios Buber Sariak a la Mejor Web del País Vasco (ediciones 2017 y 2018).

Advertisement

Historia de la Informática

Historia de la Informática Personal

Premios Web en español

Advertisement
industria doméstica
Hardwarehace 6 días

La industria doméstica de Apple y el mito del nacimiento en un garaje

ordenador para casa
Opiniónhace 1 semana

¿Qué ordenador compro para casa?

Asistentes virtuales
Softwarehace 2 semanas

Una historia sobre los asistentes virtuales de voz

Ventamatic
Historiahace 2 semanas

Ventamatic, pionera en el desarrollo de la informática personal en España

bromas informáticas
Misceláneahace 3 semanas

Aquellas bromas informáticas de los noventa…

Historia de la Informática Personal
Historiahace 4 semanas

Historia de la Informática Personal: Segunda edición del libro

tópicos olvidados
Misceláneahace 1 mes

Diez tópicos de la informática clásica en el olvido

Bugaboo
Leyendashace 1 mes

Bugaboo, el primer videojuego español y un hito en la historia del software

Microsoft
Softwarehace 1 mes

El importante papel que jugó Microsoft en la década de los setenta

Leyendashace 2 meses

Factor-S, un miniordenador 100% español

TRS-80
Leyendashace 2 meses

Tandy Radio Shack TRS-80

Commodore Amiga 500
Leyendashace 2 meses

Commodore Amiga 500, un gran ordenador entre el dominio de la arquitectura PC

IBM PS/2
Leyendashace 2 meses

IBM PS/2, el equipo con el que IBM intentó recuperar el dominio del mundo PC

optimizar wordpress
Internethace 2 meses

Consejos para optimizar un sitio web basado en WordPress

Senderos de Ávalon
Misceláneahace 2 meses

Los Senderos de Ávalon, un libro que rememora los años dorados de la informática

central términa
Opiniónhace 3 meses

Un museo de la informática clásica en una central térmica

cloud
Internethace 3 meses

El crecimiento del cloud como solución IT para el futuro de las empresas

parceladigital
Opiniónhace 3 meses

Conseguir cuatro millones de páginas vistas en Internet

Jupiter Ace
Hardwarehace 3 meses

Jupiter Ace, la influencia de Sinclair que fracasó por no incluir el BASIC

Hewlett-Packard
Leyendashace 4 meses

Hewlett-Packard, leyenda viva de la informática personal

tópicos olvidados
Misceláneahace 1 mes

Diez tópicos de la informática clásica en el olvido

bromas informáticas
Misceláneahace 3 semanas

Aquellas bromas informáticas de los noventa…

Datos curiosos sobre informática
Misceláneahace 2 años

Curiosidades de la informática (I)

blogs de informática
Internethace 5 meses

Los mejores blogs de informática (en español)

lenguajes de programación
Opiniónhace 3 años

La evolución de los Lenguajes de Programación

Bugaboo
Leyendashace 1 mes

Bugaboo, el primer videojuego español y un hito en la historia del software

Fortran
Historiahace 2 años

Fortran, el primer lenguaje de programación de alto nivel y el inicio de los compiladores

programas de utilidad
Softwarehace 4 meses

Lista de 18 programas de utilidad (y gratuitos) para ordenadores PC

Arrakis
Internethace 2 años

Arrakis, un proveedor de Internet de éxito en los años noventa

El Rincón del Vago
Internethace 2 años

El Rincón del Vago, la web de los apuntes

Historia de la Informática Personal
Historiahace 4 semanas

Historia de la Informática Personal: Segunda edición del libro

BASIC
Historiahace 2 años

BASIC, el lenguaje de programación más famoso

ordenador para casa
Opiniónhace 1 semana

¿Qué ordenador compro para casa?

Historiahace 3 años

La máquina Z3 de Konrad Zuse

actualizar ordenador
Hardwarehace 1 año

¿Comprar nuevo o actualizar ordenador? Mostramos un caso real

Commodore Amiga 500
Leyendashace 2 meses

Commodore Amiga 500, un gran ordenador entre el dominio de la arquitectura PC

PortalProgramas
Internethace 3 años

PortalProgramas… la mejor web de descarga de software

Historiahace 2 años

DEC, la serie PDP, y el primer miniordenador de la historia de la informática

Asistentes virtuales
Softwarehace 2 semanas

Una historia sobre los asistentes virtuales de voz

Leyendashace 2 meses

Factor-S, un miniordenador 100% español