• Hardware

Euro PC de Schneider, un éxito fugaz

  • por Manuel Llaca
  • 22 nov 2016
  • 625 Visualizaciones
  • ¿Te ha gustado este artículo? Haz clic en el corazón ...  0


En el año 1989, cuando los ordenadores IBM PC compatibles comenzaban a imponerse a los sistemas basados en el Zilog Z-80 Spectrum, Amstrad, o MSX, un fabricante alemán llamado Schneider Computer Division lanza al mercado un ordenador con importantes innovaciones a un precio muy popular.

El mundo PC se había creado en torno a una torre, un monitor, y un teclado, a diferencia de los ordenadores basados en el procesador Zilog Z-80 que contaban con un teclado «todo en uno» y un monitor, Schneider lanza un equipo bautizado con el nombre de Euro PC que no contaba con torre... todo integrado en el espacio del teclado.

El primer dato curioso sobre  Schneider es que fue una empresa creada para fabricar y distribuir los productos de Amstrad en Alemania, y al crear su propia gama de ordenadores PC tuvo que romper sus acuerdos con la empresa británica.

El Euro PC fue un equipo que tuvo bastante éxito en España durante un corto espacio de tiempo gracias a varios factores. El primer factor era que contaba con un microprocesador Intel 8088 con una velocidad un poco superior a los primeros PCs: en total 9,54 megahercios de velocidad.

En segundo lugar contaba con una disquetera de 3 ½ pulgadas cuando todavia apenas se podían encontrar en otros equipos por su novedad... la disquetera habitual era de 5 ¼ pulgadas.

En tercer lugar contaba con 512 kilobytes de memoria RAM, que no estaba nada mal para el año 1989.

En cuarto lugar el equipo venia acompañado de un monitor de color, y el equipo contaba con la tarjeta gráfica «CGA» desarrollada por IBM, la tarjeta gráfica más estándar de la época. Tampoco era habitual en 1989 disponer de un ordenador PC que pudiera mostrar colores, aunque solo fueran cuatro simultáneos en baja resolución.

En aquellos años cambiar de tarjeta gráfica era un problema ya que los monitores eran mono-frecuencia, por lo tanto sustituir la gráfica venía acompañado de tener la obligación de cambiar el monitor, y ninguno de los dos componentes eran baratos en el año 1989.

Si a todos los factores descritos en este artículo sumamos que el ordenador contaba con un precio de venta al público muy inferior a lo que se podía esperar en la época, el Euro PC creó el caldo de cultivo necesario para alcanzar el éxito. En España fue un ordenador vendido en los mejores grandes almacenes. Pero también es cierto que el éxito fue muy fugaz, el equipo rápidamente desapareció del mercado.

El fabricante Schneider siguió fabricando en los siguientes años otros modelos de PC más avanzados, pero la llegada del mundo «clónico» terminó por rematar a la división de informática, y su empresa matriz, con el paso del tiempo, terminó por abandonar el área de la informática.

 

Etiquetas del artículo

Artículos relacionados