• Personas

Ramón Verea... el español que se negó a ser pionero en la informática

  • por Manuel Llaca
  • 23 feb 2017
  • 650 Visualizaciones
  • ¿Te ha gustado este artículo? Haz clic en el corazón ...  0


Ramón Verea Aguiar y García fue un periodista, ingeniero, escritor, e inventor nacido en Galicia que cuenta con el honor de ser el inventor de la primera calculadora mecánica que podía realizar las cuatro operaciones de aritmética de forma directa.


Ramón Verea, nacido en Curantes (Pontevedra) en el año 1838, cuenta con el honor de ser el inventor de la primera calculadora mecánica que podía realizar las cuatro operaciones de aritmética de forma directa.

En la Isla de Cuba trabajó de maestro y publicó sus dos primeros libros.



Ramón Silvestre Verea Aguiar y García fue un periodista, ingeniero, escritor, e inventor nacido en Galicia que, además, fue un viajero incasable ya que vivió en Cuba, Puerto Rico, Estados Unidos, Guatemala, y Argentina. En la Isla de Cuba trabajó de maestro y publicó sus dos primeros libros; y allí también comenzó a trabajar de periodista y aprendió inglés.

Además de publicar dos libros en Cuba, allí creó una máquina para plegar periódicos, y el invento le hizo emigrar a Nueva York, previa breve estancia en Puerto Rico, para intentar vender el producto en una ciudad tan moderna como era Nueva York en el siglo XIX. Logró vender la máquina allí  y, además, trabajó como traductor, fundó una imprenta, y creó su propia revista llamada «El Progreso».

El invento de Verea llegó más lejos que ninguno al permitir realizar las cuatro operaciones aritméticas de forma directa.



En 1878 Ramón Verea registró en Estados Unidos la patente número 207.918 de una calculadora mecánica que bautizó con el nombre de «Verea Direct Multiplier», invento con el que había ganado previamente una medalla en la Exposición Mundial de Inventos de Cuba. En la fecha del invento ya existían, desde algunas décadas antes, calculadoras mecánicas, pero solo permitían realizar una operación aritmética y el resto de operaciones se hacían en combinación con la primera. El invento de Verea fue más allá al permitir realizar las cuatro operaciones aritméticas de forma directa.

El invento fue realmente importante, y fue un gran avance para la época, pero a Ramón Verea le faltó el carácter comercial ya que, aunque tuvo muchas ofertas,para adquirir aquel producto, siempre se negó a explotarlo comercialmente. Diversas fuentes afirman que Ramón Verea decidió inventar aquella máquina mecánica con una única intención: demostrar que un español podía realizar grandes inventos de fama universal.

La férrea oposición de Ramón Verea a la política de Estados Unidos le llevó al exilio.



Posteriormente, su férrea oposición a la política de Estados Unidos -por su apoyo a la igualdad de razas y a la abolición de la esclavitud, y su rechazo al colonialismo norteamericano- le obligó a exiliarse en el año 1895 en Guatemala primero, y en Buenos Aires después, donde escribió y publicó una serie de cartas que pretendían hacer frente a la mala prensa vertida sobre España desde importantes medios norteamericanos en tiempos de disputa entre España y Estados Unidos por el asunto de la independencia de Cuba. Y allí, en Buenos Aires, falleció en el año 1899.

No obstante Ramón Verea, de cara a la historia, es un gran desconocido y sus inventos no han sido tan «populistas» como otros inventos e inventores que la historia, con el paso del tiempo, se encargó de llevar a la cima de la popularidad mundial.

La empresa IBM fue clave dentro de la revolución de la informática que llegaría en el siglo XX.



¿Qué tiene que ver Ramón Verea con la informática? Pues, en cierto modo, tiene mucho que ver si se valoran algunos determinados aspectos. La empresa IBM se fundó a partir de otras tres empresas existentes, y en sus primeros años se dedicaron a crear máquinas registradoras y otros productos relacionados con el cálculo. Posteriormente la empresa IBM fue clave dentro de la revolución de la informática que llegaría en el siglo XX siendo además, durante muchos años, la empresa de informática más potente del mundo.

Posiblemente, si Ramón Verea hubiera desarrollado su sentido comercial, su invento «Verea Direct Multiplier» hubiera sido un total éxito ya que fue un dispositivo superior a cualquier otro existente del mismo tipo en aquellas fechas. Y seguramente se hubiera creado a su alrededor un imperio empresarial de estilo al generado por IBM, y aquella supuesta empresa hubiera sido factor clave, por las características de su invento, en la revolución informática que estaba por llegar.

La propia IBM conserva la máquina «Verea Direct Multiplier» en la sede central de la empresa en White Plains.



La relación entre IBM y Ramón Verea es tan directa como demuestra el hecho de que la propia IBM conserva la máquina «Verea Direct Multiplier» en la sede central de la empresa en White Plains (Nueva York), formando parte de una colección iniciada por Thomas J. Watson en el año 1930.

Etiquetas del artículo

Artículos relacionados