Connect with us

Hardware

Las unidades de disco perdidas en la historia de la informática personal

Publicado

en

Iomega Zip

Hablar de unidades de disco portables cuando existen discos duros de alta capacidad, Internet y sistemas en la nube («cloud»), o «pendrives» minúsculos de gran capacidad, es como hablar del pasado… es hablar de algo primitivo.

En el pasado, allá por la década de los años ochenta y noventa, los discos portables eran esenciales, quizás imprescindibles; todos teníamos la mayor parte del software en discos externos, y solo instalado en disco duro aquello que era más utilizado.

En la informática personal los discos más usados en los años ochenta fueron los flexibles de 5¼ pulgadas primero, y los de 3½ pulgadas después —a finales de aquella década—. En los años noventa los discos más habituales fueron los de 3½ pulgadas de alta densidad de 1440 Kilobytes de capacidad, porque el espacio de baja densidad de 720 Kilobytes comenzaba a ser escaso. Los discos duros empezaron un rápido y progresivo crecimiento en lo que a capacidad refiere, y la mejora en el hardware, y en el software en lo que a sistemas operativos gráficos se refiere, empezó a requerir una mayor demanda de espacio externo ajeno al disco duro. Fue necesario buscar otras alternativas parar aumentar un espacio centrado en la portabilidad que era muy reducido… un cuello de botella se estaba gestando.

Varias empresas se aventuraron a crear nuevos dispositivos de almacenamiento externo y portable con la idea de estandarizar nuevos medios que hicieran olvidar a los viejos discos flexibles que contaban con muy poco espacio en una informática personal que evolucionaba muy rápido. Pero, en realidad, ninguna de aquellas empresas logró estandarizar sus productos. En este artículo vamos a recordar algunas de aquellas unidades de almacenamiento que no alcanzaron el estándar.

Iomega Bernoulli Box

En el año 1983, cuando todavía no existían unas grandes necesidades de almacenamiento en la informática personal, una empresa joven llamada Iomega y dedicada al almacenamiento, desarrolló y lanzó al mercado una unidad llamada Iomega Bernoulli Box. Cada disco era de grandes dimensiones, 8 pulgadas de tamaño, y contaba con una capacidad —en el modelo original— de 5, 10, y 20 Megabytes; con el tiempo llegaron hasta los 230 Megabytes ce capacidad en el año 1994. Fue la unidad de disco precursora del Iomega Zip. No era fácil de encontrar unidades y discos Iomega Bernoulli, y nunca llegó a ser una unidad estandarizada.

Disco magneto-óptico

El disco magneto-óptico apareció en el mercado a finales de los ochenta en versión de 5¼ pulgadas, contando con una tecnología de grabación magnética combinada con un rayo láser, y una lectura óptica. Los ordenadores Next, empresa creada por Steve Jobs cuando fue despedido de Apple, fueron los primeros en usar aquella tecnología. En la década de los años noventa aparecieron los magneto-ópticos de 3½ pulgadas, y fue cuando mayor popularidad obtuvieron. Pero nunca se llegó a estandarizar como unidad de disco, quizás por el éxito del Iomega Zip, y también porque la tecnología CD-RW creada por Philips y Sony en 1996 y lanzada en 1997, fue la que logró un estándar como medio de almacenamiento de grandes cantidades de información. No fue fácil ver equipos que usaran la tecnología magneto-óptica, y en la actualidad todavía existen unidades magneto-ópticas evolucionadas, pero son poco usadas.

Iomega Zip

En el año 1994, la empresa Iomega lanzó al mercado una unidad llamada Iomega Zip de discos de formato 3½ pulgadas y una capacidad de 100 Megabytes inicialmente, aunque posteriormente existieron unidades internas y externas que pudieron leer discos más avanzados de capacidad de 250 o 750 Megabytes. El producto Zip de Iomega fue el que dio a la empresa fama a nivel mundial, y fue la unidad de disco no estandarizada de mayor éxito en los años noventa. Fue muy popular y estuvo cerca de ser un estándar, sobre todo por su flexibilidad y rapidez en la grabación si era comparada a los CD-R y CD-RW de la época, o a los magneto-ópticos. Muy habituales fueron aquellas unidades externas de color azul que se conectaban al puerto paralelo y que inundaron el mercado de la informática personal.

Si bien el Zip era más flexible en lo que al medio de grabación refiere, la bajada de precios de los sistemas de almacenamiento del CD-R y el CD-RW, junto con su estandarización —en todos los equipos existía, al menos, lector de CD—, y la necesidad de tener que llevar encima la unidad lectora de Iomega para leer los discos Zip en otros ordenadores, iniciaron un declive del Iomega Zip, siendo rematado definitivamente con la aparición de las memorias USB Flash o pendrive.

SyQuest

En el año 1995 una empresa llamada SyQuest Technology lanzó al mercado una unidad de disco de 135 Megabytes de capacidad dispuesta a pelear contra la novedosa Iomega Zip que comenzaba a tener un importante éxito. Un año después, en 1996, SyQuest Technology lanzó al mercado una nueva unidad llamada SyQuest EZFlyer que podía leer, además, discos de 230 Megabytes de capacidad. La tecnología SyQuest fue superior a la de Iomega en varios factores como la rapidez y la mayor capacidad, pero sucumbió al empuje de la unidad Zip en el mercado. Finalmente, Iomega compró la tecnología SyQuest. La unidad SyQuest tuvo una discreta incidencia en la informática personal, y nunca llegó a ser un estándar.

SuperDisk

En el año 1997, y debido al éxito del Iomega Zip, la división de almacenamiento Imation del fabricante 3M diseñó y lanzó una unidad de disco llamada SuperDisk o LS-120 en formato de 3½ pulgadas y de 120 Megabytes de capacidad. Posteriormente fue lanzada una evolución con el nombre de LS-240 de 240 Megabytes de capacidad creada por Matsushita, el fabricante de las primeras unidades lectoras LS-120. Un dato curioso es que la tecnología del SuperDisk está basada en una tecnología desechada por la propia Iomega al lanzar el 1994 la unidad Zip.

Imation buscó, principalmente, dos objetivos: ser la alternativa al Iomega Zip, y crear un estándar que definitivamente sustituyera a la clásica disquetera de 3½ pulgadas. No logró ni el primer, ni el segundo objetivo, ya que no alcanzó la notoriedad de la unidad Zip, ni logró la ansiada estandarización.

Iomega Jaz

En el año 1997 la empresa Iomega lanzó al mercado una nueva unidad de disco de alta capacidad… la de más alta capacidad hasta aquella fecha. La primera versión de la unidad contó con con nada menos que 1 Gigabyte de capacidad; la segunda 2 Gigabytes de capacidad. La unidad Iomega Jaz no tuvo el éxito de la unidad Zip, posiblemente por el elevado coste de la unidad y de los discos. Fue una unidad que tuvo, principalmente, presencia en empresas, y fue mayoritariamente utilizada como una unidad destinada a copias de seguridad.

Castlewood Orb o Disco Orb

En el año 1999 una empresa llamada Castlewood Systems lanzó al mercado una unidad removible de almacenamiento masivo en formato de 3½ pulgadas que podía leer discos de 2,2 Gigabytes de capacidad. En el año 2001 fue lanzada una segunda versión que operaba sobre discos de 5,7 Gigabytes; todo un «record» de almacenamiento en un disco removible en aquellos años.

La idea de la empresa Castlewood Systems fue competir directamente con la unidad Iomega Jaz, pero poco tiempo después, el giro del mercado hacia memorias flash, además de la enorme dependencia del bajo coste de la utilización del CD-R y CD-RW, terminaron por acabar con ese tipo de mercado de unidades removibles de alta capacidad y alto coste. Como dato curioso se hace necesario comentar que la empresa Castlewood Systems estuvo formada por varios empleados de SyQuest Technology, y aquello terminó en litigios judiciales entre ambas compañías. Posiblemente los discos Orb son los más desconocidos por el público, y es importante comentar que en el mercado español apenas tuvo presencia aquel producto llamado Orb.

Con la entrada del nuevo milenio, la proliferación de las unidades flash de memoria y la aparición de los modernos sistemas de almacenamiento en la nube, la unidad removible perdió su espacio en la informática. Si bien el DVD o el BlueRay son unidades removibles que se han estandarizado, actualmente nada se mueve de un lado para otro si no es en un pendrive o por medio de Internet. Lo que sí resulta curioso es que ninguna unidad de acceso a lectura y escritura ajena a la inflexibilidad de los discos compactos, logró una estandarización que permitiera la sustitución de la clásica unidad de disco de 3½ pulgadas de alta densidad; aquella unidad murió sin dejar heredero.

Nacido en Asturias, y residente en el País Vasco desde el año 2005, soy Arquitecto de Software, y desarrollo mi labor profesional en Ingeniería de Software desde hace más de veinticinco años, tanto en el sector industrial (Ingeniería I+D) como en la administración pública. Hasta la fecha he publicado cinco libros en formato papel entre los años 2009 y 2019, y he ganado varios premios nacionales e internacionales con asuntos relacionados con Internet. También realizo una labor de recuperación de la historia de la informática, y en el año 2018 publiqué el libro Historia de la Informática Personal, donde profundizo en la historia de la informática clásica. En mi web personal se puede encontrar más información sobre mí (https://manuel-llaca.com).

Hardware

La industria doméstica de Apple y el mito del nacimiento en un garaje

Publicado

en

industria doméstica

El concepto de industria doméstica lo ví por primera vez en el libro Steve Jobs & Apple de Michael Moritz. Allí se describen los primeros años de Apple donde el carácter doméstico del trabajo dispuso de momentos estelares.

Siguiendo la estela de Hewlett-Packard siempre se ha afirmado que Apple Computer fue fundada en un garaje. En realidad la fundación se produjo el 1 de Abril de 1976 mediante un contrato informal basado en diez párrafos firmado por Steve Wozniak, Steve Jobs, y Ron Wayne… los inicios de la empresa se redujeron al ámbito de amistades y conocidos, y la labor de la entidad no fue iniciada en un garaje. Además, había nacido una industria doméstica.

Steve Jobs buscó un lugar donde la empresa Apple Computer pudiera iniciar su labor: la casa de la familia Jobs.

Alice Robertson, casada con Steve Wozniak entre 1976 y 1980, se cansó de ver por su casa a Jobs, y también se hartó de toda la electrónica de Wozniak destinada a crear el primer Apple I que ocupaba una parte importante de su hogar… así que Steve Jobs buscó un lugar donde la empresa Apple Computer pudiera iniciar su labor: la casa de la familia Jobs en Los Altos (California).

Así que los inicios de Apple no se dieron en un garaje, sino en la casa de los padres de Steve Jobs: Clara y Paul Jobs ¿Dónde exactamente? En la habitación que había dejado libre Patty Jobs, hermana menor de Steve que había abandonado el hogar al casarse. Entonces, el inicio de la empresa Apple Computer se dio, en realidad, en la habitación de la hermana pequeña de uno de sus fundadores.

Steve Jobs contrató a Patty Jobs para ejecutar el proceso conocido como relleno de placas.

Y precisamente con Patty Jobs empezó la industria doméstica de Apple Computer, ya que su hermano Steve le contrató para ejecutar el proceso conocido como relleno de placas, que consistía en insertar los semiconductores y demás componentes en sus correspondientes agujeros en la placa base; su hermano le pagaba un dólar por cada placa rellenada del primer pedido hecho por Paul Terrell para su tienda Byte Shop. Patty realizaba esa tarea por toda la casa… viendo la televisión, por ejemplo.

La labor de Apple Computer era tan casera en sus inicios que Steve Jobs contrató un servicio de contestador telefónico y alquiló una dirección de correo en Palo Alto con la idea de dar una impresión de empresa seria y establecida que fuera más allá de la habitación de una hermana.

La actividad de Apple Computers pasó al garaje en la segunda remesa del pedido de Paul Terrell.

Una vez finalizada la primera remesa de cincuenta placas Apple I para Paul Terrell, Paul Jobs sugirió que para ejecutar la segunda remesa pendiente debían pasar al garaje y continuar allí la actividad de Apple Computers… la influencia de la actividad había salido de la demarcación de la habitación de Patty Jobs para invadir otras zonas, además de entrar y salir gente todos los días. Así la empresa Apple empezó su actividad en el garaje de la familia Jobs.

Y la industria doméstica continuó… Clara Jobs recogía las llamadas de teléfono y los mensajes del contestador, y servía café a las visitas que, normalmente, eran de proveedores y clientes. Para la contabilidad Steve Jobs contrató a Elizabeth Holmes, amiga de la Universidad y talladora de joyas en San Francisco… Holmes pasaba con la casa de los Jobs una vez por semana para llevar la contabilidad y los gastos, y cobraba cuatro dólares por hora. Y Paul Jobs, además de adecentar el garaje, construyó en madera un banco de pruebas para los ordenadores.

En 1976 ninguna otra entidad creía que Apple fuera una amenaza comercial.

Al terminar el año 1976, y cuando ninguna empresa de tecnología ni ningún directivo de entidades dedicadas a la informática creía que Apple fuera una amenaza comercial, la entidad creada por Jobs y Wozniak comenzó a perder ese carácter doméstico para convertirse en una de las empresas de informática más importantes de la historia. No obstante, y durante algún tiempo, permanecieron vivas algunas características de la industria doméstica como, por ejemplo, la línea de producción y calidad gestionada por Hildy Licht.

Ya en 1977, y con el ordenador Apple II en marcha, Mark Scott —director ejecutivo de Apple contratado por Mike Markkula en 1976—, contrató a Hildy Licht —esposa de un conocido de Wozniak del Homebrew Computer Club— para ayudar tanto en la producción como en la parte de calidad. En la parte de producción recibía en su domicilio las piezas y las distribuía entre los montadores. En la parte de calidad recibía de vuelta las placas montadas y comprobaba su montaje y acabado. Finalmente llevaba en el maletero de su propio coche el producto final a Apple. Licht contrató a otras amas de casa del vecindario para trabajar en el montaje del producto.

El primer empleado contratado por Apple Computers fue Bill Fernández, amigo de Steve Wozniak.

Así fueron los primeros años de Apple Computer, una empresa con un carácter muy doméstico que, principalmente, se rodeó de conocidos y amigos. El primer empleado contratado por Apple Computers fue Bill Fernández, amigo de Steve Wozniak, y que fue el empleado número cuatro detrás de Wozniak, Jobs, y Markkula.

Continuar leyendo...

Hardware

Jupiter Ace, la influencia de Sinclair que fracasó por no incluir el BASIC

Publicado

en

Jupiter Ace

En el año 1981 dos empleados de Sinclair fundaron la empresa Jupiter Cantab, y en aquella empresa se diseñó un ordenador llamado Jupiter Ace que terminó por fracasar por incorporar en la ROM un lenguaje de programación, llamado FORTH, más potente y eficiente que el BASIC.

En el año 1981 la empresa Sinclair ya contaba con importante éxito gracias a sus microordenadores Sinclair ZX-80 y ZX-81, y estaba en la órbita de lanzar al mercado el famoso Spectrum ZX. Entonces dos empleados de la entidad británica decidieron fundar su propia empresa y diseñar un ordenador personal de 8 bits claramente influenciado por los diseñados en la entidad Sinclair… el ordenador personal Jupiter Ace.

Richard Altwasser y Steven Vickers crearon en 1981 la empresa Jupiter Cantab.

Richard Altwasser y Steven Vickers habían terminado en 1981 el desarrollo del Sinclair ZX-81 y habían participado en el desarrollo del ZX Spectrum a punto de ser lanzado al mercado. Con el conocimiento del que disponían, y viendo un mercado del ordenador personal muy emergente, crearon la empresa Jupiter Cantab —abreviatura de Cantabridgian—. Y se lanzaron a diseñar un ordenador personal de 8 bits partiendo de la base de ideas de los proyectos en los que trabajaron en Sinclair.

En 1982 fue lanzado al mercado un ordenador llamado Jupiter Ace que era muy similar al Sinclair ZX-81, pero con alguna diferencia importante. Por ejemplo, el Jupiter Ace incorporó un puerto de usuario que permitía la posibilidad de emitir sonido, algo que no podía hacer el ZX-81. También podían utilizar las expansiones de memoria creadas para el ZX-81, siempre y cuando su capacidad no fuera superior a los 64 Kilobytes.

Altwasser y Vickers decidieron innovar a la hora de elegir el lenguaje de programación a incorporar en la ROM del Jupiter ACE.

El gran golpe de efecto que querían dar Altwasser y Vickers venía de la mano del lenguaje de programación a incorporar en la ROM del Jupiter ACE… en aquellos años los equipos de 8 bits solían incorporar un intérprete de programación en ROM que arrancaba al encender la máquina, y en casi todos el elegido era el lenguaje BASIC, por su sencillez. Pero para el Jupiter Ace decidieron elegir al lenguaje Forth en lugar del BASIC, un lenguaje de programación más eficiente y potente. El lenguaje Forth era diez veces más rápido que el lenguaje BASIC, pero mucho más complicado de aprender. Aquella incorporación fue valorada positivamente por los profesionales del diseño de ordenadores de la época.

Existió un segundo modelo de Jupiter Cantab, conocido bajo el nombre de Jupiter Ace 4000, destinado al mercado americano, pero ambos modelos, aun siendo interesantes desde el punto de vista de diseño y especificaciones, fracasaron en el mercado ¿Por qué? Con certeza no se puede saber, pero los expertos están de acuerdo en señalar la no elección del BASIC como lenguaje en ROM como el principal factor de su fracaso.

Es importante comentar que el hecho de elegir un componente mejor no implica éxito, ya que en la informática la estandarización es vital, y fue el BASIC el lenguaje estandarizado y el que marcó el camino del éxito en los ordenadores de 8 bits. Así que, finalmente, todo apunta a que la elección del lenguaje Forth como desmarque del Jupiter Ace sobre la serie Sinclair fue la piedra en el camino que impidió el éxito de un ordenador personal más que aceptable.

Para el año 1983 Jupiter Cantab ya había entrado en quiebra, siendo adquirida por Boldfield Computing.

El trayecto de la empresa Jupiter Cantab fue breve… para el año 1983 ya había entrado en quiebra, siendo adquirida por Boldfield Computing, entidad que no buscó reflotar, sino liquidar todo el almacén de la empresa original para terminar por cerrar definitivamente el proyecto empresarial de Altwasser y Vickers. Se calcula que en el breve tiempo de actividad de la empresa fueron vendidas ocho mil unidades de Jupiter Ace.

El ordenador Jupiter Ace es un equipo muy raro de encontrar, y los pocos que se encuentran están a la venta por cantidades muy elevadas… son equipos muy cotizados por los coleccionistas. No obstante, y gracias a que el equipo utiliza componentes que todavía se pueden adquirir, existe en Internet una página web que explica como construir un ordenador Jupiter Ace casero (http://trastero.speccy.org/cosas/droy/jupiter/jupiter_s.htm).

En el proyecto Gutenberg 3.0 está disponible un recopilatorio de manuales de usuario donde se puede encontrar el correspondiente al ordenador Jupiter Ace.

También existen en Internet varios emuladores del ordenador Jupiter Ace, así como existe la página web del proyecto Gutenberg 3.0 donde está disponible un recopilatorio de manuales de usuario de ordenadores clásicos donde se puede encontrar el manual de usuario del Jupiter Ace.

Continuar leyendo...
Advertisement

¡Suscríbete!

¡Suscríbete y recibe los artículos en tu email!

Si lo deseas, puedes suscribirte a ParcelaDigital.com y recibir en tu correo electrónico los artículos ¡Es gratis!



Premios Obtenidos



- Blog ganador del Premio Web Internacional OX en dos ocasiones (años 2016 y 2017) a la mejor web de Informática e Internet en Europa
- Ganador del Premio Blog del Día (19 de Octubre 2018)
- Dos veces finalista (3 primeros) en los Premios Buber Sariak a la Mejor Web del País Vasco (ediciones 2017 y 2018).

Advertisement

Historia de la Informática

Historia de la Informática Personal

Premios Web en español

Advertisement
industria doméstica
Hardwarehace 6 días

La industria doméstica de Apple y el mito del nacimiento en un garaje

ordenador para casa
Opiniónhace 1 semana

¿Qué ordenador compro para casa?

Asistentes virtuales
Softwarehace 2 semanas

Una historia sobre los asistentes virtuales de voz

Ventamatic
Historiahace 2 semanas

Ventamatic, pionera en el desarrollo de la informática personal en España

bromas informáticas
Misceláneahace 3 semanas

Aquellas bromas informáticas de los noventa…

Historia de la Informática Personal
Historiahace 4 semanas

Historia de la Informática Personal: Segunda edición del libro

tópicos olvidados
Misceláneahace 1 mes

Diez tópicos de la informática clásica en el olvido

Bugaboo
Leyendashace 1 mes

Bugaboo, el primer videojuego español y un hito en la historia del software

Microsoft
Softwarehace 1 mes

El importante papel que jugó Microsoft en la década de los setenta

Leyendashace 2 meses

Factor-S, un miniordenador 100% español

TRS-80
Leyendashace 2 meses

Tandy Radio Shack TRS-80

Commodore Amiga 500
Leyendashace 2 meses

Commodore Amiga 500, un gran ordenador entre el dominio de la arquitectura PC

IBM PS/2
Leyendashace 2 meses

IBM PS/2, el equipo con el que IBM intentó recuperar el dominio del mundo PC

optimizar wordpress
Internethace 2 meses

Consejos para optimizar un sitio web basado en WordPress

Senderos de Ávalon
Misceláneahace 2 meses

Los Senderos de Ávalon, un libro que rememora los años dorados de la informática

central términa
Opiniónhace 3 meses

Un museo de la informática clásica en una central térmica

cloud
Internethace 3 meses

El crecimiento del cloud como solución IT para el futuro de las empresas

parceladigital
Opiniónhace 3 meses

Conseguir cuatro millones de páginas vistas en Internet

Jupiter Ace
Hardwarehace 3 meses

Jupiter Ace, la influencia de Sinclair que fracasó por no incluir el BASIC

Hewlett-Packard
Leyendashace 4 meses

Hewlett-Packard, leyenda viva de la informática personal

tópicos olvidados
Misceláneahace 1 mes

Diez tópicos de la informática clásica en el olvido

bromas informáticas
Misceláneahace 3 semanas

Aquellas bromas informáticas de los noventa…

Datos curiosos sobre informática
Misceláneahace 2 años

Curiosidades de la informática (I)

blogs de informática
Internethace 5 meses

Los mejores blogs de informática (en español)

lenguajes de programación
Opiniónhace 3 años

La evolución de los Lenguajes de Programación

Bugaboo
Leyendashace 1 mes

Bugaboo, el primer videojuego español y un hito en la historia del software

Fortran
Historiahace 2 años

Fortran, el primer lenguaje de programación de alto nivel y el inicio de los compiladores

programas de utilidad
Softwarehace 4 meses

Lista de 18 programas de utilidad (y gratuitos) para ordenadores PC

Arrakis
Internethace 2 años

Arrakis, un proveedor de Internet de éxito en los años noventa

El Rincón del Vago
Internethace 2 años

El Rincón del Vago, la web de los apuntes

Historia de la Informática Personal
Historiahace 4 semanas

Historia de la Informática Personal: Segunda edición del libro

BASIC
Historiahace 2 años

BASIC, el lenguaje de programación más famoso

ordenador para casa
Opiniónhace 1 semana

¿Qué ordenador compro para casa?

Historiahace 3 años

La máquina Z3 de Konrad Zuse

actualizar ordenador
Hardwarehace 1 año

¿Comprar nuevo o actualizar ordenador? Mostramos un caso real

Commodore Amiga 500
Leyendashace 2 meses

Commodore Amiga 500, un gran ordenador entre el dominio de la arquitectura PC

PortalProgramas
Internethace 3 años

PortalProgramas… la mejor web de descarga de software

Historiahace 2 años

DEC, la serie PDP, y el primer miniordenador de la historia de la informática

Asistentes virtuales
Softwarehace 2 semanas

Una historia sobre los asistentes virtuales de voz

Leyendashace 2 meses

Factor-S, un miniordenador 100% español