Connect with us

Hardware

Una historia sobre el montaje de un ordenador «clónico» a finales de los años noventa

Publicado

en

montaje de un ordenador

Los fabricantes que decidieron crear ordenadores «PC Compatibles» hablaron de «clones» del IBM PC pero, en realidad, eran ordenadores ensamblados en una fabrica mediante un proceso industrial y utilizando los correspondientes controles de calidad.

El concepto de ordenador «clónico» (montaje de un ordenador) comenzó a ganar fuerza en España en los primeros años noventa y con el nacimiento, en primer lugar, de los ordenadores «PC Compatibles». En realidad un «clon» era un ordenador compatible con los IBM PC originales creados a partir de la «clonación legal» de la BIOS de IBM mediante ingeniería inversa… historia conocida bajo el nombre de la «La Habitación Limpia».

Los fabricantes que decidieron crear ordenadores «PC Compatibles» hablaron de «clones» del IBM PC pero, en realidad, eran ordenadores ensamblados en una fabrica mediante un proceso industrial y utilizando los correspondientes controles de calidad. Posteriormente, y a finales de los años ochenta, algunas distribuciones de fabricantes de ordenadores vieron la posibilidad de establecer una línea de negocio diferente: dejar de distribuir ordenadores, para comprar los componentes por separado y ensamblar sus propios ordenadores; todo gracias a que la arquitectura PC era totalmente modular por decisión de IBM, y se había estandarizado gracias a la «clonación» de la BIOS.

Aquella nueva visión de negocio no tardó en pasar, también, del distribuidor hacia el pequeño negocio final de informática ¿Por qué no ensamblar ordenadores «PC Compatibles» propios en una tienda de informática de ciudad? A partir del año 1990 muchas tiendas de informática, además de vender ordenadores ensamblados en fábrica, comenzaron a comprar componentes sueltos y a ensamblar sus propios ordenadores… había nacido el ordenador «clónico» tal y como se conoce en la actualidad.

Con una base media de conocimiento sobre software y hardware, cualquier persona se podía enfrentar al ensamblado de su propio ordenador.

A mediados de los años noventa, y en plena fiebre comercial de los ordenadores PC «clónicos», el sistema de auto-ensamblaje comenzó a ser popular más allá de la pequeña tienda de informática… llegó al usuario final. En realidad, con una base media de conocimiento sobre software y hardware, cualquier persona se podía enfrentar al ensamblado de su propio ordenador… o a actualizar un equipo más antiguo.

En el último lustro de la década de los años noventa se extiende una fiebre del «homemade» o «hecho en casa» en el mundo de la informática donde los usuarios se aventuran a comprar los componentes y a montar —o actualizar-ampliar— sus propios ordenadores. En realidad solo era necesario un conocimiento medio sobre hardware y software, un destornillador de estrella y, como mucho, unas pinzas parecidas a las de depilar. En el aspecto de las ampliaciones, lo más común era la sustitución de placa base, microprocesador, y memoria RAM.

En el año 1998 el AMD K6-2 era uno de los microprocesadores más vendidos.

Nos situaremos en el año 1998… a finales de los noventa el gran debate al montar un ordenador «clónico» estaba en si se debía elegir un microprocesador Intel o AMD; Intel ofrecía el Pentium II mientras AMD ofrecía la novedosa serie K6 nacida gracias a la compra de la empresa NexGen, y el posterior uso de su tecnología. En el año 1998, por ejemplo, el AMD K6-2 era uno de los microprocesadores más vendidos; buen rendimiento y precio más económico que la histórica empresa Intel… AMD buscó ocupar el mercado del Pentium II. La comunidad estaba muy dividida entre los defensores de Intel y los de AMD, y la segunda empresa había quitado un porcentaje de mercado a la primera que nadie había logrado restar hasta ese momento.

El asunto del microprocesador se había convertido en un dolor de cabeza para el usuario final en el aspecto de la elección… los zócalos de Intel habían cambiado. Hasta la llegada del Pentium II, tanto AMD como Intel, utilizaban el mismo Socket 7, pero con el la nueva serie de Intel nació el microprocesador en «Slot», en detrimento del «Socket» —no mucho después volvería al «socket»—. Por lo tanto un Pentium II requería una placa base con «Slot 1», y un AMD K6 requería el nuevo zócalo «Super Socket 7». Al elegir un microprocesador, quedaba muy condicionada la elección de la placa base… se había creado una bifurcación inexistente hasta el momento. Y el hecho de cambiar de fabricante de procesador implicaba cambiar la placa base también. El siguiente paso después de elegir el procesador era la elección de un buen disipador y ventilador para el microprocesador, elementos imprescindibles para aquella época debido a la alta emisión de calor.

Lo común en 1998 para la velocidad del FSB en el montaje de un ordenador era disponer de velocidades 66 Mhz o 100 Megahercios, que eran las velocidades usadas para los microprocesadores de la época.

Una vez elegido el microprocesador, que lo común en el año 1998 era comprar un AMD K6-2 o un Intel Pentium II, tocaba elegir la placa base… y el asunto se complicaba un poco. La velocidad del bus (FSB o «Front Side BUS») variaba según el tipo de placa base, solían contar con varias velocidades; y el microprocesador era configurado mediante un multiplicador sobre el FSB. Por ejemplo: un Intel Pentium II a 300 Megahercios de velocidad era montado sobre una placa base de 66 Megahercios de velocidad y un multiplicador para el microprocesador de 4,5. Si ejecutamos el cálculo del FSB sobre el multiplicador obtenemos los 300 Megahercios de velocidad. Lo normal era configurar ambos valores mediante el uso de dos juegos de «jumpers» existentes en la placa base. En lo referente al FSB de la placa base, lo común en 1998 era disponer de velocidades 66 o 100 Megahercios, que eran las velocidades usadas para los microprocesadores de la época. Mas tarde llegarían placas base de 133 Megahercios.

Para facilitar la labor de montaje del ordenador «clónico» existían placas base que se configuraban los valores en BIOS y, para mayor facilidad del usuario, también existían algunas placas que autodetectaban la configuración correcta, por ejemplo las placas base QDI. En realidad, los amantes del montaje de ordenadores «clónicos», preferían una placa base con «jumpers» que también permitían la posibilidad de hacer «overclocking».

Elegir un buen «chipset» para la placa base era otro de los factores clave, ya que el juego de chips determina las diferentes posibilidades de nuestra placa base y qué microprocesadores admite. En 1998 era muy popular el «chipset» Intel Triton que, curiosamente, también soportaba microprocesadores AMD; algunos muy populares fueron:  Intel 430VX o 430 HX. En el caso del «chipset» propio de AMD se podía encontrar el AMD-640 «chipset».

En lo referente a la tarjeta gráfica, se utilizaba el puerto AGP y lo normal era comprar una buena tarjeta gráfica con aceleración 3D via hardware.

En el apartado de la memoria RAM no había lugar a mucha elección que no fuera la cantidad de memoria, lo normal era elegir módulos DIMM SDRAM de 168 contactos de la misma velocidad que el FSB de la placa base elegida (66 o 100 Megehercios). En lo referente a la tarjeta gráfica, se utilizaba el puerto AGP y lo normal era comprar una buena tarjeta gráfica con aceleración 3D via hardware… las famosas aceleradores popularizadas por 3dfx Interactive con su Vo0doo. En el año 1998, entre las tarjetas gráficas más deseadas por los usuarios en España se encontraban los modelos Matrox Mystique y Matrox Millenium, aunque muchos usuarios se tenían que conformar con la económica S3 Virge o, quizás, una ATI 3D Rage gastando algo más de dinero.

En lo referente a las unidades de disco se incorporaba de serie a unidad de 3½ pulgadas, un lector de CD-ROM (las grabadoras comenzaban a tener presencia pero eran caras), y un disco duro de 3,2 Gigabytes de capacidad. Todas las unidades eran conectadas mediante el estándar IDE —pocos se podían permitir unidades y controladora SCSI—.

Las tarjetas de expansión a insertar utilizaban los zócalos PCI que, para aquella época, ya eran ranuras «Plug and Play» que permitían la autoconfiguración… ya no era necesario configurar los «jumpers» de la tarjeta de expansión para elegir manualmente el canal de comunicación con el microprocesador (IRQ), y el canal de acceso directo a memoria (DMA). Lo normal era añadir al ordenador una tarjeta de sonido, por ejemplo una Ensoniq AudioPCI para un coste menor, o una Sound Blaster Live! para mayor coste y calidad del producto. También se solía insertar en las ranuras de expansión PCI un módem de 56600 bits por segundo, necesario para la conexión a la emergente red Internet. Es importante comentar que, a finales de los noventa, comenzaron a proliferar placas base con algunos componentes integrados como, por ejemplo, la tarjeta de sonido. Con el paso del tiempo se integró también en placa base la tarjeta de red Ethernet con conexión RJ45… apenas usada en los domicilios en 1998 debido a que las redes de banda ancha y los «routers» no habían llegado a los hogares.

Los usuarios mas eruditos utilizaban una muñequera conectada a tierra para descargar la corriente electrostática durante el proceso de montaje del ordenador.

Una vez definidos todos los componentes del equipo, solo era necesario un destornillador de estrella y unas pinzas de depilar en el caso de necesidad de configurar los «jumpers». Los usuarios mas eruditos utilizaban una muñequera conectada a tierra para descargar la corriente electrostática durante el proceso de montaje. El primer paso, antes de introducir la placa base, era configurar, mediante los «jumpers» oportunos, la velocidad FSB y el multiplicador correcto para el microprocesador a insertar.

Durante el proceso de montaje del equipo, posiblemente, lo más delicado era la colocación de la placa base sobre la carcasa, ya que debía quedar totalmente aislada para no generar una derivación de corriente. En ese punto había que combinar la colocación de los tornillos metálicos elevadores en, al menos, cuatro puntos, junto con la correcta sujeción de la placa base mediante tornillos colocados en esos mismos elevadores. Además, era necesario utilizar elevadores de plástico que impedían que la placa base tocara la carcasa en puntos donde no existía sujeción. En este proceso era donde se hacía necesario encajar todos los agujeros en posiciones estándar de la placa base, en los agujeros en posiciones estándar de la carcasa… en algunos casos había que hacer malabares para lograr la coincidencia de los mejores puntos de sujeción… no siempre encajaba placa y carcasa a la perfección.

El gran «drama» de los usuarios instaladores menos experimentados era conectar todos los pines «led» y botones de la carcasa en la placa base.

Una vez sujeta la placa base, el gran «drama» de los usuarios instaladores menos experimentados era conectar todos los pines «led» y botones de la carcasa en la placa base (luz disco duro, luz «power», botón «reset», etcétera). En realidad no era tan difícil, solo era necesario conocer las abreviaturas en inglés de cada pin en la placa base y dejar a la suerte que tanto fabricante de la carcasa, como el de la placa de base, hubieran tenido a bien etiquetar correctamente cada elemento. Además, junto con la placa base, se acompañaba una hoja descriptiva de esas conexiones a modo de manual.

El siguiente paso era insertar las unidades de disco en los zócalos libres de la carcasa más adecuados, de tal forma que pudiera entrar el microprocesador con su ventilador y disipador dejando algo de hueco libre. Posteriormente, se conectaban todas las unidades de disco a la controladora IDE mediante las oportunas mangueras, y se insertaban las tarjetas de expansión: gráfica, tarjeta de sonido, módem.

Una vez montado el equipo, tocaba encenderlo por primera vez, configurar la BIOS, y empezar el proceso de instalación del sistema operativo y los «drivers» necesarios para hacer funcionar en el sistema operativo algunos dispositivos como el «chipset», la tarjeta gráfica, el módem, la tarjeta de sonido, etcétera. La instalación de «drivers» era otro de los momentos complicados para el usuario, ya que dependiendo del hardware y del sistema operativo, a veces surgían mil conflictos.

No solía dar buen resultado ampliar un ordenador más antiguo cambiando solo placa base y microprocesador si previamente no se había valorado la potencia de la fuente de alimentación antigua.

Para la ampliación de un equipo informático en el año 1998, debido a la separación de zócalos provocada por Intel, era necesario sustituir placa base y microprocesador. Y en muchas ocasiones la memoria RAM también. El proceso era desconectar todo y extraer solo placa base y microprocesador, para insertar los nuevos componentes. Pero las ampliaciones que se solían hacer eran ejecutadas por usuarios «amateur» y, en ocasiones, no se tenían en cuenta aspectos como la potencia de la fuente de alimentación, ya que las necesidades energéticas de ordenadores más completos iban en aumento al utilizar más componentes (aunque los microprocesadores redujeran su voltaje progresivamente); no solía dar buen resultado ampliar un ordenador más antiguo cambiando solo placa base y microprocesador si previamente no se había valorado la potencia de la fuente de alimentación antigua, o el espacio libre en la carcasa para una posible necesidad mayor de ventilación —cuanto más moderno el microprocesador más emisión de calor—.

Ahora llegamos a la parte más fea del ensamblado de un ordenador en el año 1998… la parte en la que los componentes nuevos llegaban defectuosos. En el año 1998, y dependiendo de los canales de distribución de los componentes y su control de calidad, al usuario final llegaban muchos componentes defectuosos: placas base, tarjetas gráficas, memoria RAM, etcétera. Encontrar un microprocesador defectuoso era más complicado, pero no era imposible.

Era muy común devolver componentes informáticos que llegaban al usuario final defectuosos.

El resultado final de varios años de experiencia es que el porcentaje de componentes que llegaban defectuosos al comprador final era tan grande, que los que ensamblábamos muchos ordenadores «clónicos» a finales de los noventa, siempre teníamos un juego extra de placa base, microprocesador, y memoria RAM totalmente contrastado en el correcto funcionamiento. Aquel juego extra se utilizaba, únicamente, para averiguar qué componente venía defectuoso cuando el ordenador no funcionaba. Era muy común devolver componentes informáticos que llegaban al usuario final defectuosos; el más devuelto, sin duda alguna, era la placa base seguida de las tarjetas módem PCI que eran extraordinariamente delicadas.

Aunque muchos aspectos de este artículo serían comunes para el montaje de un ordenador «clónico» en la actualidad, el sentido es retornar a la época donde, seguramente, mayor vigencia tuvo el montaje y ampliación de ordenadores por parte del usuario final. Y por ello hemos intentado lograr, mediante este texto, que el lector respire el ambiente de aquellos años en el aspecto del montaje de un ordenador «clónico».

Nacido en Asturias, y residente en el País Vasco desde el año 2005, soy Arquitecto de Software, y desarrollo mi labor profesional en Ingeniería de Software desde hace más de veinticinco años, tanto en el sector industrial (Ingeniería I+D) como en la administración pública. Hasta la fecha he publicado cinco libros en formato papel entre los años 2009 y 2019, y he ganado varios premios nacionales e internacionales con asuntos relacionados con Internet. También realizo una labor de recuperación de la historia de la informática, y en el año 2018 publiqué el libro Historia de la Informática Personal, donde profundizo en la historia de la informática clásica. En mi web personal se puede encontrar más información sobre mí (https://manuel-llaca.com).

Hardware

La industria doméstica de Apple y el mito del nacimiento en un garaje

Publicado

en

industria doméstica

El concepto de industria doméstica lo ví por primera vez en el libro Steve Jobs & Apple de Michael Moritz. Allí se describen los primeros años de Apple donde el carácter doméstico del trabajo dispuso de momentos estelares.

Siguiendo la estela de Hewlett-Packard siempre se ha afirmado que Apple Computer fue fundada en un garaje. En realidad la fundación se produjo el 1 de Abril de 1976 mediante un contrato informal basado en diez párrafos firmado por Steve Wozniak, Steve Jobs, y Ron Wayne… los inicios de la empresa se redujeron al ámbito de amistades y conocidos, y la labor de la entidad no fue iniciada en un garaje. Además, había nacido una industria doméstica.

Steve Jobs buscó un lugar donde la empresa Apple Computer pudiera iniciar su labor: la casa de la familia Jobs.

Alice Robertson, casada con Steve Wozniak entre 1976 y 1980, se cansó de ver por su casa a Jobs, y también se hartó de toda la electrónica de Wozniak destinada a crear el primer Apple I que ocupaba una parte importante de su hogar… así que Steve Jobs buscó un lugar donde la empresa Apple Computer pudiera iniciar su labor: la casa de la familia Jobs en Los Altos (California).

Así que los inicios de Apple no se dieron en un garaje, sino en la casa de los padres de Steve Jobs: Clara y Paul Jobs ¿Dónde exactamente? En la habitación que había dejado libre Patty Jobs, hermana menor de Steve que había abandonado el hogar al casarse. Entonces, el inicio de la empresa Apple Computer se dio, en realidad, en la habitación de la hermana pequeña de uno de sus fundadores.

Steve Jobs contrató a Patty Jobs para ejecutar el proceso conocido como relleno de placas.

Y precisamente con Patty Jobs empezó la industria doméstica de Apple Computer, ya que su hermano Steve le contrató para ejecutar el proceso conocido como relleno de placas, que consistía en insertar los semiconductores y demás componentes en sus correspondientes agujeros en la placa base; su hermano le pagaba un dólar por cada placa rellenada del primer pedido hecho por Paul Terrell para su tienda Byte Shop. Patty realizaba esa tarea por toda la casa… viendo la televisión, por ejemplo.

La labor de Apple Computer era tan casera en sus inicios que Steve Jobs contrató un servicio de contestador telefónico y alquiló una dirección de correo en Palo Alto con la idea de dar una impresión de empresa seria y establecida que fuera más allá de la habitación de una hermana.

La actividad de Apple Computers pasó al garaje en la segunda remesa del pedido de Paul Terrell.

Una vez finalizada la primera remesa de cincuenta placas Apple I para Paul Terrell, Paul Jobs sugirió que para ejecutar la segunda remesa pendiente debían pasar al garaje y continuar allí la actividad de Apple Computers… la influencia de la actividad había salido de la demarcación de la habitación de Patty Jobs para invadir otras zonas, además de entrar y salir gente todos los días. Así la empresa Apple empezó su actividad en el garaje de la familia Jobs.

Y la industria doméstica continuó… Clara Jobs recogía las llamadas de teléfono y los mensajes del contestador, y servía café a las visitas que, normalmente, eran de proveedores y clientes. Para la contabilidad Steve Jobs contrató a Elizabeth Holmes, amiga de la Universidad y talladora de joyas en San Francisco… Holmes pasaba con la casa de los Jobs una vez por semana para llevar la contabilidad y los gastos, y cobraba cuatro dólares por hora. Y Paul Jobs, además de adecentar el garaje, construyó en madera un banco de pruebas para los ordenadores.

En 1976 ninguna otra entidad creía que Apple fuera una amenaza comercial.

Al terminar el año 1976, y cuando ninguna empresa de tecnología ni ningún directivo de entidades dedicadas a la informática creía que Apple fuera una amenaza comercial, la entidad creada por Jobs y Wozniak comenzó a perder ese carácter doméstico para convertirse en una de las empresas de informática más importantes de la historia. No obstante, y durante algún tiempo, permanecieron vivas algunas características de la industria doméstica como, por ejemplo, la línea de producción y calidad gestionada por Hildy Licht.

Ya en 1977, y con el ordenador Apple II en marcha, Mark Scott —director ejecutivo de Apple contratado por Mike Markkula en 1976—, contrató a Hildy Licht —esposa de un conocido de Wozniak del Homebrew Computer Club— para ayudar tanto en la producción como en la parte de calidad. En la parte de producción recibía en su domicilio las piezas y las distribuía entre los montadores. En la parte de calidad recibía de vuelta las placas montadas y comprobaba su montaje y acabado. Finalmente llevaba en el maletero de su propio coche el producto final a Apple. Licht contrató a otras amas de casa del vecindario para trabajar en el montaje del producto.

El primer empleado contratado por Apple Computers fue Bill Fernández, amigo de Steve Wozniak.

Así fueron los primeros años de Apple Computer, una empresa con un carácter muy doméstico que, principalmente, se rodeó de conocidos y amigos. El primer empleado contratado por Apple Computers fue Bill Fernández, amigo de Steve Wozniak, y que fue el empleado número cuatro detrás de Wozniak, Jobs, y Markkula.

Continuar leyendo...

Hardware

Jupiter Ace, la influencia de Sinclair que fracasó por no incluir el BASIC

Publicado

en

Jupiter Ace

En el año 1981 dos empleados de Sinclair fundaron la empresa Jupiter Cantab, y en aquella empresa se diseñó un ordenador llamado Jupiter Ace que terminó por fracasar por incorporar en la ROM un lenguaje de programación, llamado FORTH, más potente y eficiente que el BASIC.

En el año 1981 la empresa Sinclair ya contaba con importante éxito gracias a sus microordenadores Sinclair ZX-80 y ZX-81, y estaba en la órbita de lanzar al mercado el famoso Spectrum ZX. Entonces dos empleados de la entidad británica decidieron fundar su propia empresa y diseñar un ordenador personal de 8 bits claramente influenciado por los diseñados en la entidad Sinclair… el ordenador personal Jupiter Ace.

Richard Altwasser y Steven Vickers crearon en 1981 la empresa Jupiter Cantab.

Richard Altwasser y Steven Vickers habían terminado en 1981 el desarrollo del Sinclair ZX-81 y habían participado en el desarrollo del ZX Spectrum a punto de ser lanzado al mercado. Con el conocimiento del que disponían, y viendo un mercado del ordenador personal muy emergente, crearon la empresa Jupiter Cantab —abreviatura de Cantabridgian—. Y se lanzaron a diseñar un ordenador personal de 8 bits partiendo de la base de ideas de los proyectos en los que trabajaron en Sinclair.

En 1982 fue lanzado al mercado un ordenador llamado Jupiter Ace que era muy similar al Sinclair ZX-81, pero con alguna diferencia importante. Por ejemplo, el Jupiter Ace incorporó un puerto de usuario que permitía la posibilidad de emitir sonido, algo que no podía hacer el ZX-81. También podían utilizar las expansiones de memoria creadas para el ZX-81, siempre y cuando su capacidad no fuera superior a los 64 Kilobytes.

Altwasser y Vickers decidieron innovar a la hora de elegir el lenguaje de programación a incorporar en la ROM del Jupiter ACE.

El gran golpe de efecto que querían dar Altwasser y Vickers venía de la mano del lenguaje de programación a incorporar en la ROM del Jupiter ACE… en aquellos años los equipos de 8 bits solían incorporar un intérprete de programación en ROM que arrancaba al encender la máquina, y en casi todos el elegido era el lenguaje BASIC, por su sencillez. Pero para el Jupiter Ace decidieron elegir al lenguaje Forth en lugar del BASIC, un lenguaje de programación más eficiente y potente. El lenguaje Forth era diez veces más rápido que el lenguaje BASIC, pero mucho más complicado de aprender. Aquella incorporación fue valorada positivamente por los profesionales del diseño de ordenadores de la época.

Existió un segundo modelo de Jupiter Cantab, conocido bajo el nombre de Jupiter Ace 4000, destinado al mercado americano, pero ambos modelos, aun siendo interesantes desde el punto de vista de diseño y especificaciones, fracasaron en el mercado ¿Por qué? Con certeza no se puede saber, pero los expertos están de acuerdo en señalar la no elección del BASIC como lenguaje en ROM como el principal factor de su fracaso.

Es importante comentar que el hecho de elegir un componente mejor no implica éxito, ya que en la informática la estandarización es vital, y fue el BASIC el lenguaje estandarizado y el que marcó el camino del éxito en los ordenadores de 8 bits. Así que, finalmente, todo apunta a que la elección del lenguaje Forth como desmarque del Jupiter Ace sobre la serie Sinclair fue la piedra en el camino que impidió el éxito de un ordenador personal más que aceptable.

Para el año 1983 Jupiter Cantab ya había entrado en quiebra, siendo adquirida por Boldfield Computing.

El trayecto de la empresa Jupiter Cantab fue breve… para el año 1983 ya había entrado en quiebra, siendo adquirida por Boldfield Computing, entidad que no buscó reflotar, sino liquidar todo el almacén de la empresa original para terminar por cerrar definitivamente el proyecto empresarial de Altwasser y Vickers. Se calcula que en el breve tiempo de actividad de la empresa fueron vendidas ocho mil unidades de Jupiter Ace.

El ordenador Jupiter Ace es un equipo muy raro de encontrar, y los pocos que se encuentran están a la venta por cantidades muy elevadas… son equipos muy cotizados por los coleccionistas. No obstante, y gracias a que el equipo utiliza componentes que todavía se pueden adquirir, existe en Internet una página web que explica como construir un ordenador Jupiter Ace casero (http://trastero.speccy.org/cosas/droy/jupiter/jupiter_s.htm).

En el proyecto Gutenberg 3.0 está disponible un recopilatorio de manuales de usuario donde se puede encontrar el correspondiente al ordenador Jupiter Ace.

También existen en Internet varios emuladores del ordenador Jupiter Ace, así como existe la página web del proyecto Gutenberg 3.0 donde está disponible un recopilatorio de manuales de usuario de ordenadores clásicos donde se puede encontrar el manual de usuario del Jupiter Ace.

Continuar leyendo...
Advertisement

¡Suscríbete!

¡Suscríbete y recibe los artículos en tu email!

Si lo deseas, puedes suscribirte a ParcelaDigital.com y recibir en tu correo electrónico los artículos ¡Es gratis!



Premios Obtenidos



- Blog ganador del Premio Web Internacional OX en dos ocasiones (años 2016 y 2017) a la mejor web de Informática e Internet en Europa
- Ganador del Premio Blog del Día (19 de Octubre 2018)
- Dos veces finalista (3 primeros) en los Premios Buber Sariak a la Mejor Web del País Vasco (ediciones 2017 y 2018).

Advertisement

Historia de la Informática

Historia de la Informática Personal

Premios Web en español

Advertisement
Ana Nayra Gorrín
Entrevistashace 1 día

Ana Nayra Gorrin, bloguera y escritora de novela actual.

Zaltair
Misceláneahace 2 días

Historia de una broma: El ordenador Zaltair-150 y el lenguaje BAZIC de Steve Wozniak

Marta Lobo
Entrevistashace 6 días

Marta Lobo, autora de romántica y bloguera

industria doméstica
Hardwarehace 2 semanas

La industria doméstica de Apple y el mito del nacimiento en un garaje

ordenador para casa
Opiniónhace 3 semanas

¿Qué ordenador compro para casa?

Asistentes virtuales
Softwarehace 3 semanas

Una historia sobre los asistentes virtuales de voz

Ventamatic
Historiahace 4 semanas

Ventamatic, pionera en el desarrollo de la informática personal en España

bromas informáticas
Misceláneahace 1 mes

Aquellas bromas informáticas de los noventa…

Historia de la Informática Personal
Historiahace 1 mes

Historia de la Informática Personal: Segunda edición del libro

tópicos olvidados
Misceláneahace 1 mes

Diez tópicos de la informática clásica en el olvido

Bugaboo
Leyendashace 2 meses

Bugaboo, el primer videojuego español y un hito en la historia del software

Microsoft
Softwarehace 2 meses

El importante papel que jugó Microsoft en la década de los setenta

Leyendashace 2 meses

Factor-S, un miniordenador 100% español

TRS-80
Leyendashace 2 meses

Tandy Radio Shack TRS-80

Commodore Amiga 500
Leyendashace 2 meses

Commodore Amiga 500, un gran ordenador entre el dominio de la arquitectura PC

IBM PS/2
Leyendashace 2 meses

IBM PS/2, el equipo con el que IBM intentó recuperar el dominio del mundo PC

optimizar wordpress
Internethace 2 meses

Consejos para optimizar un sitio web basado en WordPress

Senderos de Ávalon
Misceláneahace 3 meses

Los Senderos de Ávalon, un libro que rememora los años dorados de la informática

central términa
Opiniónhace 3 meses

Un museo de la informática clásica en una central térmica

cloud
Internethace 3 meses

El crecimiento del cloud como solución IT para el futuro de las empresas

tópicos olvidados
Misceláneahace 1 mes

Diez tópicos de la informática clásica en el olvido

bromas informáticas
Misceláneahace 1 mes

Aquellas bromas informáticas de los noventa…

Datos curiosos sobre informática
Misceláneahace 2 años

Curiosidades de la informática (I)

blogs de informática
Internethace 5 meses

Los mejores blogs de informática (en español)

lenguajes de programación
Opiniónhace 3 años

La evolución de los Lenguajes de Programación

Fortran
Historiahace 2 años

Fortran, el primer lenguaje de programación de alto nivel y el inicio de los compiladores

programas de utilidad
Softwarehace 5 meses

Lista de 18 programas de utilidad (y gratuitos) para ordenadores PC

Bugaboo
Leyendashace 2 meses

Bugaboo, el primer videojuego español y un hito en la historia del software

Arrakis
Internethace 2 años

Arrakis, un proveedor de Internet de éxito en los años noventa

BASIC
Historiahace 2 años

BASIC, el lenguaje de programación más famoso

El Rincón del Vago
Internethace 2 años

El Rincón del Vago, la web de los apuntes

Historia de la Informática Personal
Historiahace 1 mes

Historia de la Informática Personal: Segunda edición del libro

Historiahace 3 años

La máquina Z3 de Konrad Zuse

actualizar ordenador
Hardwarehace 1 año

¿Comprar nuevo o actualizar ordenador? Mostramos un caso real

PortalProgramas
Internethace 3 años

PortalProgramas… la mejor web de descarga de software

ordenador para casa
Opiniónhace 3 semanas

¿Qué ordenador compro para casa?

Zaltair
Misceláneahace 2 días

Historia de una broma: El ordenador Zaltair-150 y el lenguaje BAZIC de Steve Wozniak

Historiahace 2 años

DEC, la serie PDP, y el primer miniordenador de la historia de la informática

Commodore Amiga 500
Leyendashace 2 meses

Commodore Amiga 500, un gran ordenador entre el dominio de la arquitectura PC

Harbour
Softwarehace 2 años

El compilador Harbour… un renacer para el Clipper