Connect with us
Manuel Llaca

Opinión

Imprimiendo con un ordenador a finales de los años ochenta y principios de los noventa

Publicado

en

HP Deskjet 500

En el año 1987 tuve mi primera experiencia con una impresora para ordenador, concretamente con una impresora de marca NewPrint conectada a mi ordenador Amstrad CPC6128. Aquella impresora de matriz de 8 puntos, o también conocida como impresora de aguja, eran capaz de imprimir diferentes tipos de letra e incluso gráficos, pero de baja calidad, bajo una lenta impresión, y haciendo bastante ruido.

De todas formas, en ese mismo año de 1987, era raro encontrar una impresora en un domicilio particular, así que cualquier cosa que pudiera hacer aquella máquina era totalmente «memorable». Existían en aquellas impresoras de aguja diferentes elementos comunes… una cinta que duraba mucho —pero que también parecía estar la tinta gastada nada más estrenar una nueva—, un rodillo del estilo a las máquinas de escribir, y unos conectores como «pinchos» para «enganchar» el papel continuo o papel pijama

El papel continuo tenía a ambos lados el borde con los agujeros por donde la impresora «enganchaba» el papel para ser introducido en el rodillo.

¡Sí! La impresión de los años ochenta y noventa estaba directamente asociada al papel continuo o papel pijama; aquel característico papel que venía en una caja de cartón, se abría por la parte superior, se colocaba en el suelo alineado con el rodillo, y se podía imprimir hojas y hojas sin que aquello pareciera terminar nunca. El papel pijama era un papel continuo que, en vez de venir en blanco, venía con franjas horizontales alternadas por fondo blanco y azul, y que también solía lleva líneas horizontales marcadas. Y el papel continuo tenía a ambos lados el borde con los agujeros por donde la impresora «enganchaba» el papel para ser introducido en el rodillo; todavía recuerdo la habilidad que requería coger un taco de hojas de papel continuo recién impreso, para quitar todo el borde en todas las hojas a la vez sin pasarse de la línea troquelada y sin romper ni una sola hoja en su parte principal.

Pero quizás me esté adelantando… ¿por qué hablar de las impresoras matriciales primero? Antes de existir las impresoras matriciales existieron las impresoras de margarita. Es importante comentar que, en los años ochenta, el uso de la informática para el procesamiento de textos todavía no se había globalizado, hubo un largo periodo de tiempo en el que las empresas se fueron habituando a la informatización ¿Qué era lo más usado en las oficinas? Las máquinas de escribir electrónicas, que llegaron a ser realmente potentes y complejas al incorporar una pantalla LED donde se podía corregir el texto antes de imprimir. Y las máquinas de escribir llevaban una «margarita» con toda la tipografía; aquellas máquinas contaban con mucha calidad de impresión, pero si querías cambiar de letra, debías cambiar la pieza de la margarita por otra con nueva tipografía. De ese tipo de máquinas de escribir electrónicas provienen las impresoras de margarita.

Aún siendo la impresora de margarita más rápida y de mayor calidad de impresión, la posibilidad de imprimir en la misma hoja diferentes tipos de letra, e incluso gráficos, hizo evolucionar a la impresora matricial sobre la impresión de margarita.

Para finales de los años ochenta era muy raro encontrar una impresora de margarita operativa: en las oficinas se podían encontrar impresoras matriciales, o máquinas de escribir electrónicas. No obstante, allá por el año 1989, pude trabajar con una impresora de margarita que estaba conectada a un PC en una academia donde estuve aprendiendo a programar en COBOL. Utilicé la impresora margarita para imprimir los programas en COBOL. Aún siendo la impresora de margarita más rápida y de mayor calidad de impresión, la posibilidad de imprimir en la misma hoja diferentes tipos de letra, e incluso gráficos, hizo evolucionar a la impresora matricial sobre la impresión de margarita, ésta última, en realidad, murió cuando la informatización hizo desaparecer a las máquinas de escribir de las oficinas.

Con mi impresora NewPrint y mi ordenador Amstrad CPC6128 podía hacer poco más que imprimir una decena de tipos de letra, y unos sencillos gráficos que dibujaba con una aplicación Paintbrush. Para finales del año 1987 tenía en casa un Amstrad CPW8256 que era, en realidad, una máquina de escribir informatizada. Aquel equipo se compraba con monitor, teclado, e impresora bajo una unidad indivisible. Y también incorporó un fabuloso procesador de textos llamado LocoScript. Aquella máquina contaba con la circuitería y las unidades de disco integradas en el monitor, y no llevaba el BASIC pregrabado en ROM, como era habitual en las máquinas de 8 bits de la época; se arrancaba mediante las disqueteras y por medio de un disquete de tres pulgadas que contenía al estupendo sistema operativo CP/M. Existían videojuegos desarrollados para el equipo, pero aquel ordenador estaba destinado para ser un procesador de textos informatizado y para ser una máquina de trabajo. Con aquel ordenador descubrí lo que era un procesador de texto, y las diferentes posibilidades… un número elevado de tipos de letras, diferentes tamaños, cursiva, negrilla… etcétera.

Para el año 1988 ya había entrado en el mundo PC —que comenzaba a dominar el mercado europeo de la informática personal—. Con mi Dynadata PC fabricado por Daewoo, ordenador compatible de estética IBM 5150,  compré una impresora matricial de 9 agujas Amstrad DMP-3000… y con ello permanecí en el mismo mundo matricial que no había cambiado en nada… con la salvedad de que aquel modelo de impresora era innovador al no llevar rodillo para recoger el papel. Para aquellas fechas ya se estaban popularizando las impresoras de 24 agujas, de mayor calidad, y las costosas impresoras de carro ancho que poblaban todas las oficinas donde se ejecutaban labores administrativas. El ruido de las impresoras matriciales era tan particular —estridente diría yo— que para las oficinas se compraban campanas acústicas, y las impresoras matriciales se «encerraban» dentro de ellas para minimizar el ruido; se buscaba que el empleado no terminara «desquiciado» por un ruido molesto y continuo en la oficina.

El sistema de impresión matricial en color se basó en una cinta con hasta siete bandas de tinta de diferentes colores.

Posteriormente existieron impresoras matriciales que imprimían hasta en 7 colores como, por ejemplo, algún modelo de impresora Star, que fue una gran marca que fabricó muchos modelos matriciales diferentes en aquellos años ochenta y primeros noventa. Aquel sistema de impresión en color se basó en una cinta con hasta siete bandas de tinta de diferentes colores, y la impresora impactaba las agujas en cada color deseado, utilizando la misma tecnología que las antiguas cintas de dos colores —negro y rojo— utilizadas por las clásicas máquinas de escribir mecánicas.

En el año 1990 la empresa Hewlett-Packard lanzó una campaña en España para promocionar un nuevo tipo de impresora de inyección de tinta o chorro de tinta, y el modelo más popular —que no fue el primero de la tecnología— fue la impresora HP Deskjet 500. Pero antes de hablar de ese modelo, he de comentar que la primera impresora de chorro de tinta que vi funcionar fue una HP PaintJet de color en la Feria de Informática celebrada en la Feria Internacional de Muestras de Asturias en Gijón en el año 1989; presencié en directo el proceso de impresión de una máquina que era capaz de imprimir en una amplía gama de colores bajo una nunca vista resolución de 180 DPI. Aquella impresora era de chorro de tinta, pero mantenía estructuras de la impresión matricial como el rodillo, y el papel continuo. Y, además, era necesario comprar un papel especial para imprimir con aquella impresora. Los gráficos que pude ver impresos en aquella Feria eran, sencillamente, espectaculares… nunca vistos. Pero aquella impresora fue un fracaso comercial, ya que en el año 1989 costaba en torno a las 280.000 pesetas, una cantidad de dinero que no era accesible para la informática personal o de usuario.

Volvamos a la impresora HP Desket 500; para el año 1990 había nacido un nuevo concepto de impresión de chorro de tinta solo en negro que alcanzó los 300 DPI de resolución… aquello era una gran resolución, y todos los que estábamos acostumbrados a la impresión matricial, aquella nueva tecnología nos dejaba boquiabiertos. Las impresoras de inyección de tinta eran rápidas, silenciosas, y de gran calidad de impresión. La primera impresora de chorro de tinta que tuve fue, precisamente, una HP Deskjet 500 que compré a finales de 1990 en el El Corte Inglés al precio de 99.000 pesetas; en aquellos años una impresora por ese precio era un chollo. Posteriormente, y cuando el color en chorro de tinta todavia no había evolucionado, compré en 1991 una HP Painjet gracias a su caída en el precio provocado por el nulo éxito comercial de la máquina… me costó 90.000 pesetas, y a los tres o cuatro años la vendí de segunda mano por 30.000 pesetas.

La impresión de chorro de tinta evolucionó hacia una gran calidad en color, y a la tecnología que había puesto Hewlett-Packard en el mercado español llegaron otros fabricantes a competir como EPSON, CANON, BROTHER, LexMark…

Al mismo tiempo que las impresoras de chorro de tinta en negro habían proliferado, también lo habían hecho las primeras impresoras láser, pero las segundas eran mucho más caras, aunque contaban con mayor calidad y el coste de mantenimiento era inferior: al tóner se le sacaba más rendimiento que a los cartuchos de tinta. Dos o tres años después de la aparición de la impresora HP DeskJet 500, la familia siguió aumentando al ser lanzadas al mercado impresoras de chorro de tinta de color; primero con un único cartucho de color que simulaba el negro haciendo mezclas, y después con cartucho de negro y de color independientes. La impresión de chorro de tinta evolucionó hacia una gran calidad en color, y a esa tecnología que había puesto Hewlett-Packard en el mercado español llegaron otros fabricantes a competir como EPSON, CANON, BROTHER, LexMark, etcétera. Las impresoras láser a color tardaron mucho tiempo en llegar a los domicilios, y no es hasta el año 2002 o 2003 cuando se empieza a ver un uso destacable de esa gran calidad aportada por el láser a color en la informática personal. Sobre otro tipo de impresoras muy utilizadas actualmente, como las impresoras multifunción, no hablamos porque comienzan a proliferar una vez entrado en el nuevo siglo… a partir del año 2000.

Para el año 1995 el escenario en España era el siguiente: en los hogares dominaban las impresoras chorro de tinta en negro y color, en la oficinas dominaban las impresoras láser de negro, en algunos casos impresoras casi industriales como el modelo HP Laserjet 4Si MX, pero sin renunciar a la eliminación de las impresoras matriciales ya que todavía eran necesarias para la impresión de formularios. Y en ambos casos, Hewlett-Packard dominaba el mercado de la impresión en España con total solvencia, dinámica que fue cambiando en favor de otros fabricantes al finalizar el década de los años noventa.

Nacido en Asturias, y residente en el País Vasco desde el año 2005, soy Arquitecto de Software, y desarrollo mi labor profesional en Ingeniería de Software desde hace más de veinticinco años, tanto en el sector industrial (Ingeniería I+D) como en la administración pública. Hasta la fecha he publicado cinco libros en formato papel entre los años 2009 y 2019, y he ganado varios premios nacionales e internacionales con asuntos relacionados con Internet. También realizo una labor de recuperación de la historia de la informática, y en el año 2018 publiqué el libro Crónica de la Informática Personal, donde profundizo en la historia de la informática clásica. En mi web personal se puede encontrar más información sobre mí (https://manuel-llaca.com).

Opinión

Un museo de la informática clásica en una central térmica

Publicado

en

central términa

En el año 2005 impartí en una central térmica formación técnica en hardware personalizada para dos  de sus empleados, y en aquella central tuve acceso a una habitación que sería el deseo de cualquier amante de la informática clásica.

En el año 2005, cuando contaba treinta y un años, trabajaba en una empresa de informática donde, principalmente, impartía formación en cursos técnicos tanto de software como de hardware… programación, montaje y reparación de ordenadores, instalación y mantenimiento de redes informáticas

Me asignaron una formación personalizada a dos empleados técnicos de una central térmica perteneciente a una de las empresas de energía más importante de España.

Corría el mes de abril y contrataron a mi empresa para dar una formación personalizada a dos empleados técnicos de una central térmica perteneciente a una de las empresas de energía más importante de España. La formación debía ser impartida en la propia central térmica. Me asignaron el curso, en realidad era el único profesor de cursos técnicos en mi empresa, y durante dos meses me desplacé diariamente a la central para formar a los empleados en todo aquello que ellos me pidieran en cada jornada.

Los sistemas de hardware empleados allí no eran comunes o habituales, pero primero empecé por enseñarles a montar y desmontar un ordenador PC estándar… primero un clónico, y después algunos ordenadores de marca que tenían por allí, como por ejemplo ordenadores Hewlett-Packard. Pero allí había equipamiento más complejo y muy enfocado al sector industrial.

Allí trabajaban con armarios que en su interior albergaban tarjetas backplane.

Una vez trabajado sobre los conceptos más fundamentales de un ordenador PC, nos metimos de lleno en el mundo industrial… allí trabajaban con armarios que en su interior albergaban tarjetas backplane ¿Qué es una tarjeta backplane? Pues es, en si misma, un ordenador complejo. Cada tarjeta backplane contaba con su procesador, su memoria RAM, su bus de conexión… en cada armario se introducían varias tarjetas en serie… aquello era un armario de ordenadores.

Aquellos armarios eran utilizados para las mediciones de la central térmica… había sensores, y cada tarjeta backplane tenía una función muy concreta de recoger información en serie de los sensores. En su interior [backplane] contaba con los primeros discos sólidos que pude ver en la informática, unos chips de pequeña capacidad para almacenar la información, ya que las vibraciones del lugar impedían el correcto funcionamiento de un disco duro mecánico estándar. Y debido a la pequeña capacidad de esos primitivos discos sólidos, en cada backplane se instalaba el kernel de Linux y poco más.

Contaban con algunos servidores muy potentes para otros menesteres que rodaban bajo un sistema operativo poco habitual como era el VMS.

Así que allí trabajaban mucho con equipamiento industrial y con Linux, después contaban con algunos servidores muy potentes para otros menesteres que rodaban bajo un sistema operativo poco habitual, como era el sistema operativo VMS, diseñado en su momento para el famoso ordenador DEC VAX, y que en el año 2005 utilizaban montado en un servidor con procesadores Intel Xeon… un equipo con lo último en hardware… en aquellos años DEC ya formaba parte de Hewlett-Packard. Para utilizar el sistema operativo VMS se utilizaba un emulador de consola VAX-VMS.

Un día, en el descanso de unas clases, los dos alumnos me invitaron a conocer una sala donde guardaban todo aquel producto informático retirado de la central térmica. Me llevaron a una habitación de unos cien metros cuadrados donde, en perfecto orden, estaba almacenado todo aquello que iban retirando… y estaba almacenado criterio y esmero.

Cuando accedí a aquella habitación quedé maravillado…

A lo largo de muchos años, y no sé con qué intención, guardaban todo y no se deshicieron de absolutamente nada, y cuando accedí a aquella habitación quedé maravillado… ¡era un auténtico museo de la informática clásica! Allí había ordenadores realmente antiguos, armarios de cinta magnética, discos duros gigantescos —de aquellos que pesaban unos cuántos kilos— había muchos armarios de backplane retirados, muchas tarjetas backplane, teclados, ratones, monitores antiguos —aquellos de fósforo ámbar—, incluso componentes sueltos. Uno de los alumnos me comentó que algunas cosas las abría para experimentar con ellas, de hecho tenían allí un enorme disco duro totalmente abierto donde era evidente que alguien había revuelto en su interior.

Nunca he vuelto a acceder a una habitación privada con tanto valor histórico de la informática, pero catorce años después no he olvidado aquellos minutos que estuve por allí dando vueltas y mirando todo lo que allí había, que era de incalculable valor para cualquier amante de la historia de la informática clásica.

Continuar leyendo...

Opinión

Conseguir cuatro millones de páginas vistas en Internet

Publicado

en

parceladigital

¿Cómo conseguir cuatro millones de páginas vistas? ¿Cómo conseguir un millón de visitas reales? Parece muy fácil, aunque es de lo más difícil de conseguir; yo lo sé porque lo he conseguido con ParcelaDigital… quizás tarde… y con mucho esfuerzo.

El 18 de Marzo de 2016 inicié un proyecto de medio digital dirigido a la informática llamado BitActual (bitactual.es), y lo inicié con el simple deseo de lanzarme a escribir artículos sobre informática sin una idea fija, sin un camino preestablecido. Solo escribir y mirar hacia delante. Y siete meses después de aquello, en Octubre de 2016, tuve que empezar de nuevo, cambiar de nombre para disponer de los mejores dominios, y nació ParcelaDigital.

¡Consigue millones de visitas en tu web!

Han pasado dos años y medio desde el renacer y estos días he alcanzado los cuatro millones de páginas vistas en ParcelaDigital, sumando un valor cercano al millón de visitas reales… mentiría si dijera que no estoy contento, pero esos números me llevan inevitablemente al arquetipo de mensajes de marketing en la red del estilo a… ¡Consigue millones de visitas en tu web! ¡Dirige tráfico real hacia tu página web! ¡Multiplica por diez el tráfico de tu web!… estimados lectores, no saben ustedes lo complicado que es arañar cada visita, y arañarla en forma de fidelización, que es lo que de verdad vale.

Porque a mí no me vale hacer Black Hat SEO… a la larga traerá problemas… y tampoco me vale comprar visitas que, en su mayoría, son automatizadas o por intercambio de ellas entran a una web para ni mirar lo que allí pone y terminando por salir corriendo. No me vale copiar textos de terceros, publicar notas de prensa de otros que pienso que son mejores que yo o, sencillamente, más conocidos. En ParcelaDigital siempre tuve, en su mayoría, un contenido propio, pero también exploré el mundo del contenido de terceros, las notas de prensa de orígenes de cierto prestigio, y las invitaciones para recibir contenido externo. Por ahí no fidelizo a nadie… por el camino de comprar visitas tampoco.

En el contenido radica el principal factor para llegar a los cuatro millones de páginas vistas.

De todo ello, y con el SEO aplicado con mayor o menor acierto, y después de probar un montón de estrategias, lo que siempre me ha funcionado son dos cosas: contenido propio y contenido de calidad. De ahí ha crecido ParcelaDigital, y ahí radica el principal factor de éxito para llegar a los cuatro millones de páginas vistas. Y no son cuatro millones de páginas vistas de España, sino que son, además, de toda Latinoamérica… una audiencia fiel que desea obtener información y aprender lo máximo posible.

Desde un inicio pasé de escribir informática generalista en un carácter de medio digital, a terminar con un enfoque totalmente dedicado a la informática clásica o retro-informática en un carácter de blog personal, fueron las diferentes etapas que fui probando hasta encontrar lo que no conocía al principio, el lugar ideal para mí. Además, siempre me ha motivado en la historia de la informática ver más allá de Intel, Microsoft, y Apple… más allá de lo que sabe todo del mundo… Gates, Jobs, Torvalds… y terminar en un nicho tan reducido implica también enfocar el contenido a una audiencia mucho más concreta y reducida… un menor espacio donde arrancar cada visita, tocando sudar mucho más para alcanzar a cada lector.

Lo que siempre he buscado es crear artículos para tocar temas de interés, aunque sea para un grupo sectorial reducido.

Lo que siempre he buscado en ParcelaDigital no es lograr un millón de visitas al mes —me parece imposible lograr eso con un blog—, lo que siempre he buscado es crear artículos para tocar temas de interés, aunque sea para un grupo sectorial reducido, y aprovechar para recuperar una historia de la informática que pienso que es excepcional, no desmereciendo con respecto a otros apartados de la historia.

De ParcelaDigital nacieron dos de mis libros publicados en papel, El Experimento Orwell y Crónica de la Informática Personal, y creo haber intentado, con más acierto o menos acierto, una labor de recuperación de una historia de la informática que tanto ha aportado a la humanidad en los últimos años.

El lugar exacto donde he trabajado muchas horas exprimidas al máximo con el mayor sentido posible para conseguir cada visita.

La foto que encabeza este artículo se corresponde a mi mesa, a mi ordenador, el lugar exacto donde he trabajado muchas horas exprimidas al máximo con el mayor sentido posible para conseguir cada visita, cada lector, lugar dónde he celebrado cada correo electrónico que he recibido de lectores de ParcelaDigital que agradecieron la labor desinteresada prestada por medio de mis textos —he recibido muchos más correos de los que pudiera pensar en Marzo de 2016 que iba a recibir—.

Y hoy ha llegado el día en el que he alcanzado los cuatro millones de páginas vistas en ParcelaDigital, y miro atrás pensando todo lo que me ha costado conseguir ese número tan redondo, y pienso que lo he hecho a base de exprimir cada letra y cada palabra… tengan en cuenta estimados lectores, que en ParcelaDigital no hay publicidad… no se busca dinero… y en cada una de esas cuatro millones de páginas vistas lo único que he buscado es que ustedes leyeran lo que yo escribí, y que hubieran sacado provecho de ello.

Continuar leyendo...

¡Suscríbete!

¡Suscríbete y recibe los artículos en tu email!

Si lo deseas, puedes suscribirte a ParcelaDigital.com y recibir en tu correo electrónico los artículos ¡Es gratis!



Premios Obtenidos



- Blog ganador del Premio Web Internacional OX en dos ocasiones (años 2016 y 2017) a la mejor web de Informática e Internet en Europa
- Ganador del Premio Blog del Día (19 de Octubre 2018)
- Dos veces finalista (3 primeros) en los Premios Buber Sariak a la Mejor Web del País Vasco (ediciones 2017 y 2018).

Premios Web en español

Historia de la Informática

Historia de la Informática Personal

Historia de la Informática Personal
Historiahace 5 días

Historia de la Informática Personal: Segunda edición del libro

tópicos olvidados
Misceláneahace 1 semana

Diez tópicos de la informática clásica en el olvido

Bugaboo
Leyendashace 3 semanas

Bugaboo, el primer videojuego español y un hito en la historia del software

Microsoft
Softwarehace 3 semanas

El importante papel que jugó Microsoft en la década de los setenta

Leyendashace 1 mes

Factor-S, un miniordenador 100% español

TRS-80
Leyendashace 1 mes

Tandy Radio Shack TRS-80

Commodore Amiga 500
Leyendashace 1 mes

Commodore Amiga 500, un gran ordenador entre el dominio de la arquitectura PC

IBM PS/2
Leyendashace 1 mes

IBM PS/2, el equipo con el que IBM intentó recuperar el dominio del mundo PC

optimizar wordpress
Internethace 1 mes

Consejos para optimizar un sitio web basado en WordPress

Senderos de Ávalon
Misceláneahace 2 meses

Los Senderos de Ávalon, un libro que rememora los años dorados de la informática

central términa
Opiniónhace 2 meses

Un museo de la informática clásica en una central térmica

cloud
Internethace 2 meses

El crecimiento del cloud como solución IT para el futuro de las empresas

parceladigital
Opiniónhace 3 meses

Conseguir cuatro millones de páginas vistas en Internet

Jupiter Ace
Hardwarehace 3 meses

Jupiter Ace, la influencia de Sinclair que fracasó por no incluir el BASIC

Hewlett-Packard
Leyendashace 3 meses

Hewlett-Packard, leyenda viva de la informática personal

espías en el MIT
Leyendashace 3 meses

Folclore Hacker (III): Una historia de espías en el MIT

Z-80 SoftCard
Hardwarehace 3 meses

Z-80 SoftCard: Cuando Microsoft transformó el Apple II en un Zilog Z80

Popular Electronics
Historiahace 3 meses

Los inicios de la informática personal: Popular Electronics y Radio-Electronics

programas de utilidad
Softwarehace 4 meses

Lista de 18 programas de utilidad (y gratuitos) para ordenadores PC

3dfx
Hardwarehace 4 meses

3dfx… cuando el mundo gráfico saltó a las tres dimensiones

MSX
Leyendashace 4 meses

El misterioso origen del nombre MSX

bebé bailongo
Internethace 4 meses

El Bebé Bailongo: el icono del Internet de los años noventa

blogs de informática
Internethace 4 meses

Los mejores blogs de informática (en español)

Premios Web
Internethace 4 meses

Premios Web Sociedad de Internet… premiando a los sitios web en español

Commodore PET
Historiahace 5 meses

Breve historia del Commodore PET, considerado el primer ordenador personal completo

Antonio Serrano
Entrevistashace 5 meses

Antonio Serrano Acitores, escritor, Doctor en Derecho, y CEO de Spartanhack

SVI-318
Hardwarehace 5 meses

Cuando el sistema MSX nació del BASIC de Microsoft y del Spectravideo SVI-318

nueva máquina
Hardwarehace 5 meses

El alma de una nueva máquina

Spectravideo
Leyendashace 5 meses

Spectravideo SVI-838: El ordenador híbrido de PC y MSX-2.

Bill Gates
Historiahace 6 meses

¿El día que Bill Gates y Chuck Peddle pudieron comprar Apple por 150.000 dólares?

tópicos olvidados
Misceláneahace 1 semana

Diez tópicos de la informática clásica en el olvido

Datos curiosos sobre informática
Misceláneahace 2 años

Curiosidades de la informática (I)

blogs de informática
Internethace 4 meses

Los mejores blogs de informática (en español)

Bugaboo
Leyendashace 3 semanas

Bugaboo, el primer videojuego español y un hito en la historia del software

lenguajes de programación
Opiniónhace 3 años

La evolución de los Lenguajes de Programación

Fortran
Historiahace 2 años

Fortran, el primer lenguaje de programación de alto nivel y el inicio de los compiladores

Historia de la Informática Personal
Historiahace 5 días

Historia de la Informática Personal: Segunda edición del libro

El Rincón del Vago
Internethace 2 años

El Rincón del Vago, la web de los apuntes

Leyendashace 1 mes

Factor-S, un miniordenador 100% español

Commodore Amiga 500
Leyendashace 1 mes

Commodore Amiga 500, un gran ordenador entre el dominio de la arquitectura PC

IBM PS/2
Leyendashace 1 mes

IBM PS/2, el equipo con el que IBM intentó recuperar el dominio del mundo PC

BASIC
Historiahace 2 años

BASIC, el lenguaje de programación más famoso

Historiahace 3 años

La máquina Z3 de Konrad Zuse

programas de utilidad
Softwarehace 4 meses

Lista de 18 programas de utilidad (y gratuitos) para ordenadores PC

Microsoft
Softwarehace 3 semanas

El importante papel que jugó Microsoft en la década de los setenta

Arrakis
Internethace 1 año

Arrakis, un proveedor de Internet de éxito en los años noventa

TRS-80
Leyendashace 1 mes

Tandy Radio Shack TRS-80

actualizar ordenador
Hardwarehace 1 año

¿Comprar nuevo o actualizar ordenador? Mostramos un caso real

Harbour
Softwarehace 2 años

El compilador Harbour… un renacer para el Clipper

PortalProgramas
Internethace 3 años

PortalProgramas… la mejor web de descarga de software

Historiahace 2 años

DEC, la serie PDP, y el primer miniordenador de la historia de la informática

ordenador personal
Historiahace 2 años

El ordenador personal y su historia

optimizar wordpress
Internethace 1 mes

Consejos para optimizar un sitio web basado en WordPress

Xeros Alto
Historiahace 2 años

Xerox Alto, el primer ordenador con entorno gráfico de la historia

Senderos de Ávalon
Misceláneahace 2 meses

Los Senderos de Ávalon, un libro que rememora los años dorados de la informática

dBASE III Plus
Leyendashace 2 años

El mítico dBASE, y la curiosa historia del dBASE I que nunca existió

LEO
Historiahace 12 meses

LEO I: La curiosa historia del primer ordenador comercial

Personashace 2 años

El «padre» de Internet olvidado por la historia… Joseph Carl Robnett Licklider

Opiniónhace 2 años

Las sorprendentes similitudes entre Apple y Microsoft

Inves Spectrum+
Leyendashace 2 años

Investrónica, la empresa española que lanzó al mercado un «clon» de Spectrum y el primer PC español