Connect with us

Opinión

Imprimiendo con un ordenador a finales de los años ochenta y principios de los noventa

Publicado

en

HP Deskjet 500

En el año 1987 tuve mi primera experiencia con una impresora para ordenador, concretamente con una impresora de marca NewPrint conectada a mi ordenador Amstrad CPC6128. Aquella impresora de matriz de 8 puntos, o también conocida como impresora de aguja, eran capaz de imprimir diferentes tipos de letra e incluso gráficos, pero de baja calidad, bajo una lenta impresión, y haciendo bastante ruido.

De todas formas, en ese mismo año de 1987, era raro encontrar una impresora en un domicilio particular, así que cualquier cosa que pudiera hacer aquella máquina era totalmente «memorable». Existían en aquellas impresoras de aguja diferentes elementos comunes… una cinta que duraba mucho —pero que también parecía estar la tinta gastada nada más estrenar una nueva—, un rodillo del estilo a las máquinas de escribir, y unos conectores como «pinchos» para «enganchar» el papel continuo o papel pijama

El papel continuo tenía a ambos lados el borde con los agujeros por donde la impresora «enganchaba» el papel para ser introducido en el rodillo.

¡Sí! La impresión de los años ochenta y noventa estaba directamente asociada al papel continuo o papel pijama; aquel característico papel que venía en una caja de cartón, se abría por la parte superior, se colocaba en el suelo alineado con el rodillo, y se podía imprimir hojas y hojas sin que aquello pareciera terminar nunca. El papel pijama era un papel continuo que, en vez de venir en blanco, venía con franjas horizontales alternadas por fondo blanco y azul, y que también solía lleva líneas horizontales marcadas. Y el papel continuo tenía a ambos lados el borde con los agujeros por donde la impresora «enganchaba» el papel para ser introducido en el rodillo; todavía recuerdo la habilidad que requería coger un taco de hojas de papel continuo recién impreso, para quitar todo el borde en todas las hojas a la vez sin pasarse de la línea troquelada y sin romper ni una sola hoja en su parte principal.

Pero quizás me esté adelantando… ¿por qué hablar de las impresoras matriciales primero? Antes de existir las impresoras matriciales existieron las impresoras de margarita. Es importante comentar que, en los años ochenta, el uso de la informática para el procesamiento de textos todavía no se había globalizado, hubo un largo periodo de tiempo en el que las empresas se fueron habituando a la informatización ¿Qué era lo más usado en las oficinas? Las máquinas de escribir electrónicas, que llegaron a ser realmente potentes y complejas al incorporar una pantalla LED donde se podía corregir el texto antes de imprimir. Y las máquinas de escribir llevaban una «margarita» con toda la tipografía; aquellas máquinas contaban con mucha calidad de impresión, pero si querías cambiar de letra, debías cambiar la pieza de la margarita por otra con nueva tipografía. De ese tipo de máquinas de escribir electrónicas provienen las impresoras de margarita.

Aún siendo la impresora de margarita más rápida y de mayor calidad de impresión, la posibilidad de imprimir en la misma hoja diferentes tipos de letra, e incluso gráficos, hizo evolucionar a la impresora matricial sobre la impresión de margarita.

Para finales de los años ochenta era muy raro encontrar una impresora de margarita operativa: en las oficinas se podían encontrar impresoras matriciales, o máquinas de escribir electrónicas. No obstante, allá por el año 1989, pude trabajar con una impresora de margarita que estaba conectada a un PC en una academia donde estuve aprendiendo a programar en COBOL. Utilicé la impresora margarita para imprimir los programas en COBOL. Aún siendo la impresora de margarita más rápida y de mayor calidad de impresión, la posibilidad de imprimir en la misma hoja diferentes tipos de letra, e incluso gráficos, hizo evolucionar a la impresora matricial sobre la impresión de margarita, ésta última, en realidad, murió cuando la informatización hizo desaparecer a las máquinas de escribir de las oficinas.

Con mi impresora NewPrint y mi ordenador Amstrad CPC6128 podía hacer poco más que imprimir una decena de tipos de letra, y unos sencillos gráficos que dibujaba con una aplicación Paintbrush. Para finales del año 1987 tenía en casa un Amstrad CPW8256 que era, en realidad, una máquina de escribir informatizada. Aquel equipo se compraba con monitor, teclado, e impresora bajo una unidad indivisible. Y también incorporó un fabuloso procesador de textos llamado LocoScript. Aquella máquina contaba con la circuitería y las unidades de disco integradas en el monitor, y no llevaba el BASIC pregrabado en ROM, como era habitual en las máquinas de 8 bits de la época; se arrancaba mediante las disqueteras y por medio de un disquete de tres pulgadas que contenía al estupendo sistema operativo CP/M. Existían videojuegos desarrollados para el equipo, pero aquel ordenador estaba destinado para ser un procesador de textos informatizado y para ser una máquina de trabajo. Con aquel ordenador descubrí lo que era un procesador de texto, y las diferentes posibilidades… un número elevado de tipos de letras, diferentes tamaños, cursiva, negrilla… etcétera.

Para el año 1988 ya había entrado en el mundo PC —que comenzaba a dominar el mercado europeo de la informática personal—. Con mi Dynadata PC fabricado por Daewoo, ordenador compatible de estética IBM 5150,  compré una impresora matricial de 9 agujas Amstrad DMP-3000… y con ello permanecí en el mismo mundo matricial que no había cambiado en nada… con la salvedad de que aquel modelo de impresora era innovador al no llevar rodillo para recoger el papel. Para aquellas fechas ya se estaban popularizando las impresoras de 24 agujas, de mayor calidad, y las costosas impresoras de carro ancho que poblaban todas las oficinas donde se ejecutaban labores administrativas. El ruido de las impresoras matriciales era tan particular —estridente diría yo— que para las oficinas se compraban campanas acústicas, y las impresoras matriciales se «encerraban» dentro de ellas para minimizar el ruido; se buscaba que el empleado no terminara «desquiciado» por un ruido molesto y continuo en la oficina.

El sistema de impresión matricial en color se basó en una cinta con hasta siete bandas de tinta de diferentes colores.

Posteriormente existieron impresoras matriciales que imprimían hasta en 7 colores como, por ejemplo, algún modelo de impresora Star, que fue una gran marca que fabricó muchos modelos matriciales diferentes en aquellos años ochenta y primeros noventa. Aquel sistema de impresión en color se basó en una cinta con hasta siete bandas de tinta de diferentes colores, y la impresora impactaba las agujas en cada color deseado, utilizando la misma tecnología que las antiguas cintas de dos colores —negro y rojo— utilizadas por las clásicas máquinas de escribir mecánicas.

En el año 1990 la empresa Hewlett-Packard lanzó una campaña en España para promocionar un nuevo tipo de impresora de inyección de tinta o chorro de tinta, y el modelo más popular —que no fue el primero de la tecnología— fue la impresora HP Deskjet 500. Pero antes de hablar de ese modelo, he de comentar que la primera impresora de chorro de tinta que vi funcionar fue una HP PaintJet de color en la Feria de Informática celebrada en la Feria Internacional de Muestras de Asturias en Gijón en el año 1989; presencié en directo el proceso de impresión de una máquina que era capaz de imprimir en una amplía gama de colores bajo una nunca vista resolución de 180 DPI. Aquella impresora era de chorro de tinta, pero mantenía estructuras de la impresión matricial como el rodillo, y el papel continuo. Y, además, era necesario comprar un papel especial para imprimir con aquella impresora. Los gráficos que pude ver impresos en aquella Feria eran, sencillamente, espectaculares… nunca vistos. Pero aquella impresora fue un fracaso comercial, ya que en el año 1989 costaba en torno a las 280.000 pesetas, una cantidad de dinero que no era accesible para la informática personal o de usuario.

Volvamos a la impresora HP Desket 500; para el año 1990 había nacido un nuevo concepto de impresión de chorro de tinta solo en negro que alcanzó los 300 DPI de resolución… aquello era una gran resolución, y todos los que estábamos acostumbrados a la impresión matricial, aquella nueva tecnología nos dejaba boquiabiertos. Las impresoras de inyección de tinta eran rápidas, silenciosas, y de gran calidad de impresión. La primera impresora de chorro de tinta que tuve fue, precisamente, una HP Deskjet 500 que compré a finales de 1990 en el El Corte Inglés al precio de 99.000 pesetas; en aquellos años una impresora por ese precio era un chollo. Posteriormente, y cuando el color en chorro de tinta todavia no había evolucionado, compré en 1991 una HP Painjet gracias a su caída en el precio provocado por el nulo éxito comercial de la máquina… me costó 90.000 pesetas, y a los tres o cuatro años la vendí de segunda mano por 30.000 pesetas.

La impresión de chorro de tinta evolucionó hacia una gran calidad en color, y a la tecnología que había puesto Hewlett-Packard en el mercado español llegaron otros fabricantes a competir como EPSON, CANON, BROTHER, LexMark…

Al mismo tiempo que las impresoras de chorro de tinta en negro habían proliferado, también lo habían hecho las primeras impresoras láser, pero las segundas eran mucho más caras, aunque contaban con mayor calidad y el coste de mantenimiento era inferior: al tóner se le sacaba más rendimiento que a los cartuchos de tinta. Dos o tres años después de la aparición de la impresora HP DeskJet 500, la familia siguió aumentando al ser lanzadas al mercado impresoras de chorro de tinta de color; primero con un único cartucho de color que simulaba el negro haciendo mezclas, y después con cartucho de negro y de color independientes. La impresión de chorro de tinta evolucionó hacia una gran calidad en color, y a esa tecnología que había puesto Hewlett-Packard en el mercado español llegaron otros fabricantes a competir como EPSON, CANON, BROTHER, LexMark, etcétera. Las impresoras láser a color tardaron mucho tiempo en llegar a los domicilios, y no es hasta el año 2002 o 2003 cuando se empieza a ver un uso destacable de esa gran calidad aportada por el láser a color en la informática personal. Sobre otro tipo de impresoras muy utilizadas actualmente, como las impresoras multifunción, no hablamos porque comienzan a proliferar una vez entrado en el nuevo siglo… a partir del año 2000.

Para el año 1995 el escenario en España era el siguiente: en los hogares dominaban las impresoras chorro de tinta en negro y color, en la oficinas dominaban las impresoras láser de negro, en algunos casos impresoras casi industriales como el modelo HP Laserjet 4Si MX, pero sin renunciar a la eliminación de las impresoras matriciales ya que todavía eran necesarias para la impresión de formularios. Y en ambos casos, Hewlett-Packard dominaba el mercado de la impresión en España con total solvencia, dinámica que fue cambiando en favor de otros fabricantes al finalizar el década de los años noventa.

Nacido en Asturias, y residente en el País Vasco desde el año 2005, soy Arquitecto de Software, y desarrollo mi labor profesional en Ingeniería de Software desde hace más de veinticinco años, tanto en el sector industrial (Ingeniería I+D) como en la administración pública. Hasta la fecha he publicado cinco libros en formato papel entre los años 2009 y 2019, y he ganado varios premios nacionales e internacionales con asuntos relacionados con Internet. También realizo una labor de recuperación de la historia de la informática, y en el año 2018 publiqué el libro Historia de la Informática Personal, donde profundizo en la historia de la informática clásica. En mi web personal se puede encontrar más información sobre mí (https://manuel-llaca.com).

Opinión

Entre los tres mejores blogs de ciencia y tecnología de la blogosfera

Publicado

en

20 Minutos

Estar entre los tres mejores blogs de ciencia y tecnología de la blogosfera en idioma español es un orgullo y un éxito personal.

Llevo más de treinta años revolviendo entre ordenadores, de los cuales casi veintiséis han sido trabajando como profesional de la informática en la industria primero (ingeniería I+D), y en la administración pública después. Y todo ello apoyado en mi titulación oficial que respalda todo eso, elemento fundamental para dar soporte al conocimiento adquirido.

Nací en Oviedo (Asturias) y mis primeros años de enfrentamiento con los ordenadores sucedieron allí, en la tierrina, en mi Principado de Asturias… hasta el año 2005 en el que me trasladé a vivir al País Vasco, a Vitoria-Gasteiz, lugar donde pude desarrollar mi carrera profesional con el éxito que siempre soñé.

En el año 2001 construí un servidor de Internet casero… con piezas de desecho…

Paralelo a todo lo profesional nacieron muchos proyectos personales en trabajos ejecutados en momentos de ocio ajenos a mi labor profesional, aplicaciones freeware de éxito internacional, el montaje de un servidor de Internet casero, en el año 2001, con piezas de desecho que llegó a ofrecer servicios de hosting con acceso a base de datos y ejecución de scripts PhP y Perl totalmente gratis cuando nadie lo ofrecía en España, y después llegaron varias páginas web de éxito… así hasta que empecé a escribir y publicar libros en papel. Me metí en el mundo literario persiguiendo otro sueño más y buscando una idea concreta… ser un autor total construyendo la totalidad de mis libros sin ayuda… maquetar, diseñar la portada y tomar sus fotografías, gestionar la distribución y, por supuesto, escribir los libros sin participación externa alguna en su corrección o revisión… y lo conseguí con los tres últimos libros publicados hasta el año 2019.

Entre uno y otro logré con mi servidor de Internet casero, y con diferentes proyectos web, varios premios de importancia, como ganar el Premio iBest en el año 2002 a la mejor web de servicios online… premios de los que guardo un bonito recuerdo. Así publiqué un total de cinco libros hasta el año 2019, una extensa obra bibliográfica relacionada con el mundo de la informática. El tercero de ellos, titulado El Experimento Orwell (2018), fue el germen que me hizo crear una especie de medio digital allá en el año 2016… ese medio digital fue bautizado con el nombre de ParcelaDigital —en el año 2019 transformé a ParcelaDigital en mi blog personal—. Tres años después, en el año 2019, ParcelaDigital contaba con más de un millón de visitas, y más de cinco millones de páginas vistas, con tráfico procedente de 161 países diferentes y con una amplia audiencia en España, México, Estados Unidos, Colombia, y Argentina.

En el año 2018, y gracias a las historias que contaba en mi blog personal, nació mi cuarto libro en papel titulado Historia de la Informática Personal.

Si bien mi tercer libro dio origen a lo que después se transformó en mi blog personal, ese mismo sitio web fue el germen de mi cuarto libro titulado Historia de la Informática Personal, publicado a finales del año 2018. Hasta la fecha es mi libro más vendido, y está a la venta en 13 países diferentes.

En Septiembre de 2019 aparecieron en mi vida los Premios 20 Blogs, creados por un medio de comunicación muy famoso llamado 20 Minutos, el tercero con más lectores en España. Y los Premios 20 Blogs están considerados los más importantes de la blogosfera en habla hispana. El 11 de Septiembre de 2019 se reunió un Jurado de expertos de gran prestigio, y para el caso que nos ocupa destaco a la famosa periodista y presentadora de televisión (Telecinco) Sandra Barneda, que es el rostro más popular —aunque todos los miembros del jurado cuentan con una importante trayectoria—; entre miles de blogs el Jurado fue eligiendo, en reunión privada, a tres finalistas por cada una de las diecinueve categorías.

De golpe y plumazo mi blog pasó a estar entre los tres mejores de ciencia y tecnología de la blogosfera.

Así llegó el Jurado a la categoría de Innovación, Ciencia y Tecnología, donde decidieron que mi blog personal ParcelaDigital merecía una de esas tres plazas en la final del premio. Así, de golpe y plumazo, mi blog pasó a estar entre los tres mejores de ciencia y tecnología de toda la blogosfera, al mismo tiempo que me dieron la oportunidad de ser el primero… de ganar el premio y llevarme una estatuilla valorada en 145 Euros, y también de ser el ganador absoluto del Premio al mejor blog del año en habla hispana del año 2019, premiado con otra estatuilla y 5.000 euros.

La suerte ya estaba echada desde el mismo día en el que mi blog llegó a la final… ya estaban señalados los ganadores para todas las categorías y el ganador absoluto, pero sin hacerse públicos hasta el día 1 de Octubre, día marcado en el calendario para celebrar en el auditorio CaixaForum de Madrid un fabuloso evento de entrega de premios.

Pase lo que pase, ya he ganado; estar entre los tres mejores es un paso de gigante.

¿Ganará mi blog o no? No lo sé, creo que he trabajado duro para lograrlo y creo merecer el premio. Pero pase lo que pase, ya he ganado; estar entre los tres mejores es un paso de gigante, y debo agradecer al Jurado que hayan visto con buenos ojos mi blog, siendo consciente, al mismo tiempo, de que han sabido valorar todo el enorme trabajo que llevo haciendo desde el año 2016 en favor de la temática de mi blog… una dura labor en el sentido de recuperar una historia de la informática personal prácticamente olvidada.

Llevo treinta años persiguiendo sueños, casi siempre sin ayuda ni apoyo, y a veces persiguiendo lo que para algunos eran fantasmas, pero para mí eran objetivos a cumplir por encima de todo y de todos. Y en esta final del Premio 20 Blogs, y con esta —ya confirmada— entrada en el Olimpo de los tres mejores, veo un reconocimiento oficial a miles de horas de trabajo que visualicé entre colores y bits sobre una página web llamada ParcelaDigital.

Gracias a los Premios 20 Blogs por convertir mis quimeras en realidades.

Pase lo que pase el 1 de Octubre de 2019 en el Auditorio CaixaForum de Madrid, gracias a los Premios 20 Blogs por convertir mis quimeras en realidades, y por apoyar con esta final, y la todavía viva posibilidad de ganar, la labor que ejecuto en pos de la recuperación de parte de la historia del ordenador personal.

Continuar leyendo...

Opinión

El desarrollo web y los gestores de contenidos

Publicado

en

Desarrollo Web

En la actualidad los gestores de contenidos son el medio preferido para el desarrollo web, y no solo para el particular, sino también para el profesional. Pero… ¿es el mejor camino?

Cómo artículo de opinión que es, voy a expresar en este texto como veo el desarrollo web en la actualidad. Hice mi primera página web en un básico HTML en el año 1996, cuando muy poca gente se conectaba a Internet, en los primeros meses de vida de la red Infovia de Telefónica. Aquella web no contaba con nada de programación, elemento prohibido en aquellos años, y todo estaba basado en frames y gifs animados.

Con la llegada del nuevo milenio se podían desarrollar páginas web muy complejas con programación y un buen diseño gráfico.

Con el paso de los años llegó la programación Perl, PHP, MySQL, las capas, aplicaciones magníficas como Dreamweaver, los dominios, y hosting más accesibles… se podían desarrollar páginas web muy complejas con programación y un buen diseño gráfico. En el año 2005 hacer una web profesional estaba muy accesible, pero llevaba mucho tiempo crearla de cero.

Entre los años 2001 y 2010 diseñé páginas web profesionales desde cero en mi tiempo libre, pero, como mucho, podía hacer una o dos al año… mucho tiempo a dedicar para crear desde cero la web y su base de datos. Llegaron los gestores de contenidos y, entonces, se abrió un nuevo camino… desarrollar páginas web profesionales basadas en el motor de un gestor de contenidos y sus temas y plugins.

Con los gestores de contenidos se pueden crear páginas web completas y muy profesionales en cuestión de unas pocas horas.

Con el nacimiento de gestores de contenidos como el WordPress se pueden crear páginas web completas y muy profesionales en cuestión de unas pocas horas. Entonces, en vez de hacer una buena web en un año, podía desarrollar muchas y buenas páginas web en un único mes. Aunque por detrás todo está hecho con PHP contra MySQL, la forma de diseñar una web cambió por completo.

La nueva moda fue crear muchas y buenas páginas en cortos espacios de tiempo, pero no hay que obviar que hacer una web sobre un motor de un gestor de contenidos es matar moscas a cañonazos… cualquier web de un gestor de contenidos se sustenta sobre una programación base generalista que, como es lógico pensar, sobrecarga, y aunque se pueda optimizar manualmente, siempre será una web mucho más lenta y pesada que otra hecha de cero específicamente para las necesidades concretas.

Me estoy encontrando nuevos problemas que van más allá de la lentitud o el excesivo peso de una web basada en esos framework… la personalización.

En la actualidad las agencias de diseño web y los programadores web profesionales también se apoyan mucho en los gestores de contenidos, y hay auténticas maravillas desarrolladas con un bajo coste en horas. Pero actualmente, y en mi caso personal, me estoy encontrando nuevos problemas que van más allá de la lentitud o el excesivo peso de una web basada en esos framework… la personalización.

Cuando necesito personalizar mucho una web para poder retocar al máximo nivel del desarrollo, la gestión de contenidos se convierte en un problema si no hay plugins específicos para ello, porque hay que modificar esos plugins mediante snippets, o directamente sobre el código fuente, o hay que programar sobre el framework del gestor de contenidos. En el caso del WordPress eso es un problema, porque cualquiera se puede volver loco… debes adquirir y mantener los vicios del framework.

En WordPress siempre he conseguido ejecutar todas las personalizaciones que me he planteado.

En WordPress siempre he conseguido ejecutar todas las personalizaciones que me he planteado, pero siempre adaptándome al medio, y con ligeras variaciones que suelen conseguir que la personalización no quede tal como deseaba al cien por cien.

¿Y qué se puede hacer para mejorar la personalización? Volver al desarrollo de cero, y dejar un poco de lado a gestores de contenidos y frameworks ¿Volver a crear las páginas web de cero? Lógicamente es la opción que más personalización y más rendimiento otorgará, pero el tiempo es oro.

Las páginas que sé que se adaptaran a un tema concreto y a unos plugins las creo en WordPress.

Últimamente he tomado un nuevo camino: las páginas que sé que se adaptaran a un tema concreto y a unos plugins las construyo en WordPress porque soy consciente de que no voy a entrar en una dura personalización. En cambio las páginas web que tengo constancia que necesitarán una alta personalización, y con ello serán más pesadas y lentas en todos los aspectos en WordPress, las diseño a partir de un script PHP.

En Internet existen infinidad de scripts PHP a la venta diseñados específicamente para resolver una funcionalidad concreta… una web para hacer algo concreto. Gracias a adquirir un script PHP desde el cual partir, consigo quitar de encima el tedioso y largo trabajo de construir algo de cero. Después modifico el script para cambiar las cosas que me interesan, añadir nuevas, o mejorar las que ya tiene. De hecho, y en la mayoría de los casos, los scripts no están depurados en el momento de la compra y contienen errores que se tienen que reparar.

El camino de desarrollar una web es la justa armonía entre el gestor de contenidos cuando interesa, y la programación PHP pura y dura cuando se busca un alto grado de personalización.

Por ello en la actualidad, en cierto modo, he vuelto al pasado y el camino de desarrollar cada web es la justa armonía entre el gestor de contenidos cuando interesa, y la programación PHP pura y dura cuando se busca un alto grado de personalización y agilidad. Con esto no quiero obviar el desarrollo web con otros lenguajes como Python, ASP .Net, o Ruby, simplemente cuento el camino que elegí para mí.

Continuar leyendo...

¡ParcelaDigital Finalista!

ParcelaDigital finalista Premios 20 Blogs

Advertisement

¡Suscríbete!

¡Suscríbete y recibe los artículos en tu email!

Si lo deseas, puedes suscribirte a ParcelaDigital.com y recibir en tu correo electrónico los artículos ¡Es gratis!



Premios Obtenidos



- Blog ganador del Premio Web Internacional OX en dos ocasiones (años 2016 y 2017) a la mejor web de Informática e Internet en Europa
- Ganador del Premio Blog del Día (19 de Octubre 2018)
- Dos veces finalista (3 primeros) en los Premios Buber Sariak a la Mejor Web del País Vasco (ediciones 2017 y 2018).

Advertisement

Historia de la Informática

Historia de la Informática Personal

Premios Web en español

Advertisement
unidad de disco
Historiahace 3 días

La historia de la unidad de disco que revolucionó la informática personal

20 Minutos
Opiniónhace 6 días

Entre los tres mejores blogs de ciencia y tecnología de la blogosfera

Sancho Lerena
Entrevistashace 1 semana

Sancho Lerena, CEO y fundador de Ártica ST

contratar fibra óptica
Internethace 2 semanas

Contratar fibra óptica… ¿una tarea de riesgo?

Apricot
Hardwarehace 2 semanas

Apricot, un fabricante de ordenadores con mucha historia que fracasó

premios web
Internethace 2 meses

Sociedad de Internet, los primeros premios web «atemporales» en español

Hosting WordPress
Internethace 2 meses

Ventajas de la contratación de un hosting WordPress

Desarrollo Web
Opiniónhace 2 meses

El desarrollo web y los gestores de contenidos

comercio electrónico
Internethace 3 meses

Internet y el comercio electrónico… ¿enemigo o aliado?

Ana Nayra Gorrín
Entrevistashace 3 meses

Ana Nayra Gorrin, bloguera y escritora de novela actual.

Zaltair
Misceláneahace 3 meses

Historia de una broma: El ordenador Zaltair-150 y el lenguaje BAZIC de Steve Wozniak

Marta Lobo
Entrevistashace 3 meses

Marta Lobo, autora de romántica y bloguera

industria doméstica
Hardwarehace 3 meses

La industria doméstica de Apple y el mito del nacimiento en un garaje

ordenador para casa
Opiniónhace 4 meses

¿Qué ordenador compro para casa?

Asistentes virtuales
Softwarehace 4 meses

Una historia sobre los asistentes virtuales de voz

Ventamatic
Historiahace 4 meses

Ventamatic, pionera en el desarrollo de la informática personal en España

bromas informáticas
Misceláneahace 4 meses

Aquellas bromas informáticas de los noventa…

Historia de la Informática Personal
Historiahace 4 meses

Historia de la Informática Personal: Segunda edición del libro

tópicos olvidados
Misceláneahace 4 meses

Diez tópicos de la informática clásica en el olvido

Bugaboo
Leyendashace 4 meses

Bugaboo, el primer videojuego español y un hito en la historia del software

lenguajes de programación
Opiniónhace 3 años

La evolución de los Lenguajes de Programación

blogs de informática
Internethace 8 meses

Los mejores blogs de informática (en español)

Datos curiosos sobre informática
Misceláneahace 3 años

Curiosidades de la informática (I)

programas de utilidad
Softwarehace 7 meses

Lista de 18 programas de utilidad (y gratuitos) para ordenadores PC

tópicos olvidados
Misceláneahace 4 meses

Diez tópicos de la informática clásica en el olvido

Fortran
Historiahace 2 años

Fortran, el primer lenguaje de programación de alto nivel y el inicio de los compiladores

bromas informáticas
Misceláneahace 4 meses

Aquellas bromas informáticas de los noventa…

BASIC
Historiahace 2 años

BASIC, el lenguaje de programación más famoso

Arrakis
Internethace 2 años

Arrakis, un proveedor de Internet de éxito en los años noventa

Historiahace 3 años

La máquina Z3 de Konrad Zuse

PortalProgramas
Internethace 3 años

PortalProgramas… la mejor web de descarga de software

actualizar ordenador
Hardwarehace 1 año

¿Comprar nuevo o actualizar ordenador? Mostramos un caso real

Historiahace 2 años

DEC, la serie PDP, y el primer miniordenador de la historia de la informática

Harbour
Softwarehace 2 años

El compilador Harbour… un renacer para el Clipper

El Rincón del Vago
Internethace 2 años

El Rincón del Vago, la web de los apuntes

Bugaboo
Leyendashace 4 meses

Bugaboo, el primer videojuego español y un hito en la historia del software

Zaltair
Misceláneahace 3 meses

Historia de una broma: El ordenador Zaltair-150 y el lenguaje BAZIC de Steve Wozniak

ordenador para casa
Opiniónhace 4 meses

¿Qué ordenador compro para casa?

ordenador personal
Historiahace 3 años

El ordenador personal y su historia

Xeros Alto
Historiahace 2 años

Xerox Alto, el primer ordenador con entorno gráfico de la historia