Páginas personales, libros de visitas, y contadores en los sitios web de los noventa Páginas personales, libros de visitas, y contadores en los sitios web de los noventa
En los primeros años del Internet abierto al público en general —allá al comienzo de la segunda década de los años noventa— el mundo... Páginas personales, libros de visitas, y contadores en los sitios web de los noventa

En los primeros años del Internet abierto al público en general —allá al comienzo de la segunda década de los años noventa— el mundo comercial real no se había abierto hacia ese mundo digital en ciernes, y lo que más abundaba en Internet eran las páginas personales con sus libros de visitas y contadores.

Internet, como cualquier otro avance tecnológico, dispuso de sus etapas de evolución… aunque sufriera una evolución más rápida que en otros sectores. El Internet comercial, abierto al público allá por el año 1993, llevó a la creación de determinados servicios como el World Wide Web. Pero, al principio, el uso de aquel nuevo servicio no alcanzó al apartado comercial… al tan usado eCommerce en la actualidad… existía un Internet de los Libros de Visitas…

El principal uso que se le dio al mundo web fue la página personal.

En la segunda mitad de los años noventa, cuando las redes sociales todavía no habían nacido —ni siquiera habían nacido las conexiones de banda ancha—, el principal uso que se le dio al mundo web fue la página personal.

¿Qué era una página personal? En cierto modo, era una especie de «primeros pasos» en Internet para cualquier usuario… era el paso previo a la red social… era la forma que tenía muca gente de expresar su identidad digital personal… ahora se hace lo mismo con las cuentas en las diferentes redes sociales. Páginas web de los noventa como Geocities, por ejemplo, incentivaron la posibilidad de que cualquiera pudiera tener su propia web basada en un HTML básico.

Así proliferaron las páginas personales, también gracias a los primeros proveedores masivos de Internet, como Arrakis o Jet Internet.

En la segunda mitad de los años noventa el mundo del comercio electrónico estaba por nacer, a las empresas les costaba entrar en la aventura de disponer de su propia página web, así que el mundo web era como una especie de mundo de ocio donde representar una vida digital. Así proliferaron las páginas personales, también gracias a los primeros proveedores masivos de Internet, como Arrakis o Jet Internet, que ofrecieron espacio web gratuito con las cuentas de acceso a Internet que vendían para que, precisamente, los primeros internautas pudieran colgar sus sencillas páginas web personales.

¿De que se componían aquellas páginas personales? Principalmente de pequeñas secciones —o información genérica— de interés para el propietario de la página personal. Se podría decir que el enfoque de una página personal era dirigido hacia una especie de diario personal accesible al público en general. Disponer de una página web personal era como estar en la última onda tecnológica. Y el sentido general de la página personal podía llevar a pensar que unas páginas copiaban de otras por la existencia de algunas características comunes en todas ellas.

Los libros de visitas

El Libro de Visitas, fueron un elemento fundamental de las páginas personales de los años noventa. Toda página personal disponía de una opción donde entraban las personas conocidas del entorno del autor del sitio y dejaban allí sus mensajes… el sello de que habían pasado por allí… una firma de una visita hecha que parecía de obligado cumplimiento entre la gente del entorno del propietario de la página personal.

Existían sitios web gratuitos que nos permitían incorporar un libro de visitas para la web personal.

En los años noventa pocas personas podían disponer de un espacio web donde se pudieran ejecutar CGIs Perl, o donde poder añadir programación al básico HTML, y donde poder almacenar datos… las páginas personales eran totalmente estáticas. Por eso existían sitios web gratuitos que nos permitían incorporar un libro de visitas para la web personal que, en realidad, era gestionado de forma externa.

Los contadores de visitas

Toda página personal debía incorporar un contador de visitas perfectamente visible en la página principal. El contador de visitas era un elemento fundamental, pero de la misma forma que los libros de visitas, al no disponer de ejecución de CGIs Perl, en las páginas personales se incorporaron contadores de terceros sitios web que ofrecían el servicio totalmente gratuito.

Las estadísticas de visitas

Si toda página personal debía disponer de un contador de visitas, las más avanzadas, además, dispusieron de una opción que mostraba al público una estadística detallada del tráfico web que generaba la página personal. Era un extra ofrecido por los mismos sitios web que nos proporcionaban el contador.

Página en construcción

El gif animado de «web en construcción» era el elemento característico en una gran cantidad de páginas web personales. El sello permanente de «web en construcción» era como un elemento imprescindible de añadir para dar a entender que la página era actualizada con total regularidad… el sitio web personal era actualizado periódicamente. En realidad, era una invitación a que el visitante accediera periódicamente la web… allí habría información nueva a exponer regularmente.

El comercio electrónico, aunque con varios años de retraso, hizo de Internet un elemento de vida más en el día a día de la gente.

Internet fue evolucionando, las redes de banda ancha lograron que el acceso a Internet fuera masivo; las empresas fueron entrando al mundo web al ver que era un escaparate «online» de infinitas posibilidades; el comercio electrónico, aunque con varios años de retraso, hizo de Internet un elemento de vida más en el día a día de la gente; y las redes sociales nacieron.

Las redes sociales sustituyeron a las páginas personales —en realidad las páginas personales desaparecieron antes—, y el uso del mundo web dejó su principal definición de «lugar de ocio» para ser un lugar de trabajo, donde vender, donde comprar, donde trabajar, o donde publicitarse; llegaron los profesionales del mundo web que certificaron que disponer en una web de un libro de visitas, o un contador de visitas, no era profesional… era necesario evitar todo aquello., empezando por los libros de visitas.

Manuel Director

Analista informático, desarrolla su labor profesional para importantes clientes en una empresa de Ingeniería de Software. Entre sus logros se encuentra haber ganado un premio internacional, y otro premio a nivel nacional, además de otras dos importantes menciones, todo ello relacionado con el mundo de Internet y la informática. Además es el creador de varios desarrollos de software freeware de gran éxito en varios países. En su tiempo libre fuera de su labor profesional es Director de ParcelaDigital.

Artículos antiguos…