• Software

Una historia sobre los asistentes virtuales de voz

  • por Manuel Llaca
  • 03 jun 2019
  • 684 Visualizaciones
  • ¿Te ha gustado este artículo? Haz clic en el corazón ...  0


En la actualidad están muy de moda los asistentes virtuales de voz como, por ejemplo, Siri, Alexa, Google Assistant, o Cortana. Pero... ¿cuál es el pasado y futuro de esos dispositivos?


En la actualidad están muy de moda los asistentes virtuales de voz, especialidad muy relacionada, también, con otro servicio muy de moda: los chatbots. La proliferación de la utilización de aplicaciones de comunicación como Whatsapp llevaron a muchas entidades a crear servicios automáticos de preguntas/respuestas a través de los servicios de mensajería instantánea vía telefonía móvil.

Hace tiempo que existen servicios de voz que permiten interactuar con el objeto de obtener información o automatizar diversos procesos.



Pero ese tipo de inteligencia artificial debía dar un paso más, y avanzar hacia los servicios de voz. Hace tiempo que existen servicios de voz que permiten interactuar con el objeto de obtener información o automatizar diversos procesos, algunos de ellos nacidos en la telefonía móvil como, por ejemplo, el asistente virtual Siri de Apple.

En realidad este tipo de servicios de reconocimiento de voz, que son considerados muy modernos, tienen antepasados bastante antiguos. Por ejemplo existió Audrey, desarrollado por los Laboratorios Bell en el año 1952, y que fue capaz de reconocer números por voz. En la famosa entidad IBM crearon en 1962 Shoebox, prototipo capaz de reconocer un total de dieciséis palabras. En el año 1978 la Universidad Carnegie Mellon desarrolló Harpy, un sistema de reconocimiento por voz que era capaz de reconocer mil palabras.

En los años ochenta se logró, mediante el HMM, analizar frases completas.



El gran avance del reconocimiento por voz se inició cuando, a finales de los sesenta y años setenta, fueron descritos por primera vez Los Modelos Ocultos de Markov -HMM- en una serie de artículos estadísticos de Leonard E. Baum y otros autores. Una de las primeras aplicaciones del HMM fue, precisamente, el reconocimiento del habla. En los años ochenta se logró, mediante el HMM, analizar frases completas... un gran y necesario avance...

De todos los asistentes virtuales que existen en el mercado he utilizado dos de ellos: Siri en un iPhone de Apple, y Alexa mediante un dispositivo Amazon Echo. Sobre el primero he de decir que lo he utilizado muy poco, sobre el segundo puedo decir que lo tengo en casa y lo utilizo prácticamente a diario; más abajo comentaré mi opinión basada en mi experiencia personal, aunque ahora les adelanto un enlace a un estupendo artículo que incluye información y comparativa de Amazon Echo en ElReplicante.

En el año 1996 Joseph Weizenbaum creó en el MIT un software llamado ELIZA cuya finalidad era permitir una conversación básica entre máquina y usuarios.



He de insistir que los antecedentes de los asistentes virtuales de voz están directamente relacionados con lo que en la actualidad se conoce como Chatbot... en el año 1996 Joseph Weizenbaum creó en el MIT un software llamado ELIZA cuya finalidad era permitir una conversación básica entre máquina y usuarios. A mediados de los años noventa llegaría, gracias a la Universidad Carnegie Mellon, el prototipo ALICE, y en 1998 Robby Garner crearía Albert One.

En el año 2001 la empresa ActiveBuddy introdujo SmarterChild, un bot conversacional que contó con mucha presencia al ser incluido en el famoso Messenger de Microsoft... y tuvo importante éxito hasta el punto que la empresa de Bill Gates compró la empresa creadora de SmarterChild. Para muchos ese bot conversacional fue el origen de los asistentes virtuales por voz que conoces en la actualidad.

Uso Amazon Echo, aunque he de reconocer que siempre fui escéptico con su utilidad.



¿Mi experiencia con los asistentes virtuales por voz? Siri apenas lo uso, no encuentro el momento adecuado para ello visto desde el punto de vista de un teléfono móvil. Pero en cambio sí uso Amazon Echo, aunque he de reconocer que siempre fui escéptico con su utilidad, pero hace no mucho tiempo me regalaron la versión Amazon Echo de segunda generación y lo utilizo a diario ¿Para qué cosas? Para escuchar los más de dos millones de canciones incluidas de forma gratuita con Amazon Prime, añadir las canciones que me gustan a una lista de reproducción para que después Alexa me reproduzca dicha lista, para escuchar las noticias de cada día, para poner canciones infantiles a mi hijo, para anotar productos necesarios a mi lista de la compra según me doy cuenta que faltan, para añadir avisos y recordatorios en días y horas concretas, para jugar a juegos de preguntas, para saber si va a llover o no, para saber la previsión del tiempo en los próximos días en cualquier ubicación concreta... y otras muchas funciones más...

Los asistentes virtuales de voz tienen un futuro prometedor y, seguramente, con el paso del tiempo las viviendas vendrán más preparadas para realizar determinados procesos, o enlazar servicios del hogar entre sí. En la actualidad dispositivos como Amazon Echo ya cuentan con muchas funcionalidades que van más allá de preguntar a Alexa lo mismo que pondría cualquier usuario en Google, y a corto plazo todo ello evolucionará en el camino de la mejora.

Etiquetas del artículo

Artículos relacionados