• Hardware

Experimentos con el hardware de un ordenador PC a finales de los años ochenta

  • por Manuel Llaca
  • 13 dic 2020
  • 467 Visualizaciones
  • ¿Te ha gustado este artículo? Haz clic en el corazón ...  2


Los años ochenta formaron parte de una década dorada donde la informática personal y el ordenador personal comenzaron a llegar a todos los hogares. Y los que vivimos aquellos años, con un ordenador personal entre las manos, disfrutamos del descubrimiento de una nueva ciencia.


Lo habitual en el año 1989, en el caso de los ordenadores PC, era disponer de una tarjeta gráfica Hércules o una tarjeta IBM CGA, que era el estándar (las tarjetas EGA o VGA eran dispositivos que 'solo' se podían ver en revistas de informática). La tarjeta gráfica Hércules contaba con una mejor resolución, pero no podía mostrar colores en pantalla... era una tarjeta monocroma. La CGA contaba con peor resolución, pero era capaz de mostrar en baja resolución 4 colores simultáneamente pudiendo elegir sobre dos paletas de colores diferentes. En alta resoluciónla CGA también era monocroma como la Hércules. Los cuatro colores en baja de la CGA daban mucho juego, así que era la que todo el mundo quería.


Mi ordenador Dynadata PC tenía de serie una tarjeta gráfica Hércules.


En 1989 contaba catorce años de edad y ya programaba en BASIC, lenguaje C, y dominaba el MS-DOS y dBASE III Plus. Mi ordenador Dynadata PC tenía de serie una tarjeta gráfica Hércules, pero era difícil encontrar software que corriera para aquella gráfica. Así que un día de ese año 1989 compré una tarjeta gráfica CGA. En aquellos años los monitores eran mono-frecuencia, así que tuve que comprar, además, un monitor concreto para la nueva tarjeta gráfica.


Entonces monté un engendro que se puede ver en la fotografía que encabeza este artículo... la carcasa de ordenador (que pesaba 30 kilogramos), y dos monitores encima. Como los dos monitores pesaban mucho, tuve que encargar a un carpintero un 'puente' de madera, que también se ve en la foto, para evitar que la carcasa sde dañara.


Mantener ambas gráficas implicaba apagar el ordenador, abrir la carcasa, sacar la tarjeta gráfica que estaba en la ranura ISA, poner la nueva, conectar su monitor monitor, y encender el ordenador nuevo.


Quería utilizar mi nueva CGA, pero no me quería desprender de mi antigua Hércules por la alta resolución. Pero mantener ambas implicaba apagar el ordenador, abrir la carcasa, sacar la tarjeta gráfica que estaba en la ranura ISA, poner la nueva, conectar su monitor concreto, y encender el ordenador nuevo. Muy complicado.


Decidí llevar el ordenador a un taller de electrónica, y pregunté por alguna posible solución. El técnico del taller, que se veía que sabía mucho de electrónica, me habló de poner ambas gráficas a la vez, cada uno en una ranura ISA, y colocar un puente y un interruptor fuera de la carcasa para activar una u otra tarjeta. Aquello me pareció una gran idea.


A los pocos días volví al taller a recoger el ordenador y estaba hecho. Lo mejor de todo, ¡aquello funcionaba! Tenía un interruptor con pulsador en forma de letra 'C' en la parte trasera de la carcasa, y para activar una u otra tarjeta solo tenía que apagar el ordenador, cambiar el interruptor, encender su monitor correspondiente y de nuevo el ordenador. Aquello me ahorraba enchufar/desenchufar los monitores, y abrir la carcasa para quitar una tarjeta y poner la otra en la ranura ISA.


Quedé fascinado con lo que se podía hacer con los ordenadores sabiendo de electrónica.


Quedé maravillado con aquello, y quedé fascinado con lo que se podía hacer con los ordenadores sabiendo de electrónica. Evidentemente, de aquella no sabía nada de electrónica, la estudié muchos años después en la carrera de Ingeniería. Pero empecé a pensar que igual podía yo experimentar con algo similar.


En 1989 estaban en pleno auge los reproductores de vídeo VHS, y en la mayoría de casas ya era habitual la existencia de diferentes televisores repartidos por la vivienda; eso sí, eran televisiones de tubo de las tradicionales 625 líneas. Los reproductores de vídeo eran bastante caros, así que tener más de un reproductor en un domicilio no era habitual.


En aquella época fueron lanzados al mercado unos dispositivos electrónicos llamados Videosender...


En aquella época fueron lanzados al mercado unos dispositivos electrónicos llamados Videosender, que eran unos aparatos electrónicos que conectados al reproductor de vídeo, se podía ver en cualquier televisor de la casa lo que emitiera el VHS ¿Cómo? Emitía la señal por un canal propio de VHF/UHF, y en el resto de televisores se sintonizaba dicho canal en alguno de los huecos libres, y listo.


Mis padres tenían un Videosender, y se me ocurrió hacer un experimento: ver en un televisor de tubo de 625 líneas la imagen generada por un ordenador PC ¿Cómo podía hacerlo? Mi tarjeta CGA tenía salidas de video RCA, y el Videsender disponía de entradas de ese tipo.


Me puse manos a la obra sin saber nada de electrónica y, evidentemente, aquello no funcionó a la primera. De hecho tuve que desmontar el Videosender, y tuve que abrir el ordenador y realizar diferentes cambios en la gráfica CGA (mediante jumpers), e incluso hacer cambios en la carga de drivers de la tarjeta gráfica.


Mis padres no se habían enterado de que les había desmontado el Videosender...


Al principio, mis padres no se habían enterado de que les había desmontado el Videosender, pero cuando lo dije, mi padre me animó por aquello de que practicara con esas cosas y aprendiera de ello.


Finalmente, y después de muchas horas de prueba, conseguí dar con la tecla, y pude ver en el televisor principal de mi casa, un Philips K-12, la imagen de lo que estaba mostrando el sistema operativo MS-DOS generado por la tarjeta gráfica CGA de mi equipo. Lógicamente, con la gráfica Hércules no podía hacer eso ya que no disponía de salidas físicas de imagen.


Aquello no me sirvió de mucho, porque tampoco le dí una utilidad...


Aquello se lo enseñé a mi padre y a un amigo suyo que estaba en ese momento en casa... ver la imagen de un PC en un televisor estándar de 625 líneas. Aquello no me sirvió de mucho, porque tampoco le dí una utilidad; fue el hecho de poner un reto y lograrlo lo que me aportó una gran satisfacción. En la galería de imagenes del artículo acompaño fotos de aquella época con los PC con los que pude operar.


  • ¿Te ha gustado este artículo? Haz clic en el corazón ...  2

Galería de imágenes del artículo

Vídeos del artículo

Etiquetas del artículo

Artículos relacionados