• Leyendas

La primera vez que utilicé un IBM PC AT en el año 1988

  • por Manuel Llaca
  • 26 ene 2021
  • 373 Visualizaciones
  • ¿Te ha gustado este artículo? Haz clic en el corazón ...  3


En la segunda mitad de los años ochenta los ordenadores personales de futuro eran los basados en el IBM PC, existiendo dos versiones: XT y AT. Acceder a un IBM PC AT era, realmente, complicado.


A finales de los años ochenta el mundo IBM PC y sus compatibles comenzaron a desplazar a los pequeños ordenadores de arquitectura propietaria basados en 8 bits como la serie Amstrad CPC, el modelo ZX Spectrum, el Sistema MSX, o el Commodore 64. Aquellos pequeños equipos comenzaron su declive a finales de los ochenta.


El suceso conocido como La Habitación Limpia abrió las puertas del mundo PC a otros fabricantes que fabricaron bajo esa arquitectura mediante una clonación legal de la BIOS de IBM.


Contar con un equipo IBM PC a finales de los ochenta era realmente caro, y en 1983 el suceso conocido como La Habitación Limpia abrió las puertas del mundo PC a otros fabricantes que fabricaron bajo esa arquitectura mediante una clonación legal de la BIOS de IBM; aquello abarató el precio del PC cuando el mercado se empezó a llenar de ordenadores compatibles con el IBM PC... pero, aun así, seguían siendo muy caros al ser comparados a los microordenadores de 8 bits.


Los equipos PC eran considerados, en los ochenta, ordenadores profesionales... para tareas serias, y los pequeños microordenadores contaban con un carácter mucho más lúdico. Y en 1988, en España, era realmente difícil encontrar ordenadores PC en hogares particulares; lo que abundaban eran los ordenadores de 8 bits. De hecho en 1988 conocía mucha gente con ordenador en casa, pero muy pocos, casi nadie, con un PC en propiedad. Era habitual ver ordenadores PC en pequeñas y medianas empresas, pero no en los hogares.


Quería acceder a un mundo más profesional...


En 1988 todavía no había cumplido catorce años y programaba en BASIC, y dominaba el sistema operativo CP/M. Pero quería acceder a un mundo más profesional... aprender MS-DOS, programar en Lenguaje C, operar con dBASE III, y trabajar con procesadores de texto de éxito como WordStar. Así que quería comprar un compatible PC.


Un ordenador Compatible PC con 640 Kilobytes de RAM, un procesador Intel 8088 de bus externo de 8 bits a 8 Megahercios, con tarjeta gráfica Hércules con monitor monocromo de fósforo verde, disco duro de 20 Megabytes y disquetera de 5,25 pulgadas costaba en torno a las 290.000 pesetas de la época, casi 1.800 euros al cambio. Ese ordenador era conocido en aquellos años bajo el nombre de PC XT. Mucho dinero para el año 1988. Si habláramos de un IBM PC original, aquello se disparaba más todavía.


En aquella época contaba en casa con un Amstrad CPC6128 y otro Amstrad PCW8256, entonces se me ocurrió hablar con el propietario de una de las pocas tiendas de informática abiertas en la ciudad en la que vivía en aquellos años, en Oviedo; vendía ordenadores PC Compatibles de la marca Dynadata, fabricados por la coreana Daewoo. Entonces le ofrecí un canje: mis dos ordenadores Amstrad por un Dynadata PC de las características descritas en el párrafo anterior, que era un equipo muy potente para un domicilio. Después de unos días meditando el asunto, el propietario de la tienda aceptó e hicimos el canje.


Programaba en BASICA primero, y en GW-Basic después...


Cuando llegó el ordenador a casa pude empezar a trabajar con MS-DOS, y programaba en BASICA primero, y en GW-Basic después, pero poco más podía hacer con el equipo porque no tenía software ni conocía a nadie con un PC en propiedad para intercambiar software.


Mi padre me puso en contacto con un compañero de trabajo, de unos veinticinco años de edad, que estaba terminando los estudios universitarios de Ingeniería al mismo tiempo que trabajaba, y que tenía un PC en casa que necesitaba para asuntos de CAD/CAM de sus estudios. Quedamos en su domicilio para intercambiar software para el PC.


Cuando llegué a su domicilio me encontré una maravilla, un ordenador IBM PC AT, una auténtica joya. El ordenador conocido como PC XT, como ya he comentado antes, era aquel basado en el microprocesador Intel 8088 con 16 bits de bus interno, y un bus de 8 bits externo. Un ordenador PC AT era el basado en un procesador Intel 80286 de 16 bits de bus interno y externo, y a una velocidad de reloj mayor.


Aquel ordenador era, concretamente, un IBM PC 5170, un ordenador que tenía 1024 Kilobytes de RAM, algo completamente inusual en aquella época, contaba con disco duro de 20 Megabytes, una tarjeta gráfica CGA, y un monitor de color. Aparte de lo que tenía de serie, el propietario le añadió un coprocesador matemático Intel 80287, ya que las aplicaciones de CAD/CAM que utilizaba lo requerían. Era un súper-equipo.


Pulsar aquellas teclas era una sensación que no he vuelto a disfrutar en ningún otro teclado...


Ese equipo no lo había visto en ninguna empresa siquiera, lo habitual era encontrarse siempre con ordenadores PC XT. Lo primero a destacar era su teclado. Para la serie XT y AT la empresa IBM creó el teclado que, a día de hoy, sigo pensando que es el mejor jamás fabricado. Pulsar aquellas teclas era una sensación que no he vuelto a disfrutar en ningún otro teclado.


Lo segundo a destacar del equipo era su tarjeta gráfica CGA y el monitor a color. En 1988 lo más común era encontrar tarjetas gráficas Hércules, de resolución muy buena, pero monocromáticas, o tarjetas CGA, pero en fósforo verde o ámbar. Nada en color. La tarjeta CGA permitía 4 colores simultáneos en baja resolución si se contaba con un monitor a color, pudiendo elegir entre dos paletas diferentes: una de colores fríos, y otra de colores calientes. Aquello era excepcional, porque los pocos que teníamos un PC en casa vivíamos bajo el eterno y único color del fósforo. Cambiar de tarjeta gráfica era costoso porque, además de cambiar el componente mismo, había que cambiar el monitor también. Cada tarjeta gráfica llevaba su monitor con la frecuencia que requería... no habían llegado los monitores multi-frecuencia.


Para que se puedan hacer una idea, estimados lectores, les diré que en el año 1989 instalé una tarjeta gráfica CGA en mi ordenador Dynadata PC XT y compré un monitor de color Philips para aquella tarjeta; la broma me salió por 95.000 pesetas el monitor, y unas 60.000 pesetas la gráfica CGA. En total unas 155.000 pesetas de la época, más de 900 euros en la actualidad; mucho dinero para el momento.


Aquel ordenador era increíble y muy difícil de encontrar en la época...


Así que, en el domicilio de aquel compañero de trabajo de mi padre, pude trabajar con un ordenador que, en 1988, era la bomba de la informática personal, y pude conocer, por primera vez, la sensación del mítico teclado de IBM. Aquel ordenador era increíble y muy difícil de encontrar en la época, y las características eran realmente muy buenas. Debo apuntar que, en el año 1988, ya existía la siguiente generación de ordenadores PC, los basados en el microprocesador Intel 80386, y los primeros de 32 bits de bus interno... pero aquellos ordenadores solo se veían en revistas de informática. Todavía tardaron un par de años en empezar a ser vistos en hogares y empresas.


  • ¿Te ha gustado este artículo? Haz clic en el corazón ...  3

Galería de imágenes del artículo

Vídeos del artículo

Etiquetas del artículo

Artículos relacionados